GP Sakhir F1 2020
La columna de Alex Palou

Alex Palou: la carambola (casi) perfecta de St. Petersburg

La temporada termina con una carrera donde pudimos ser quintos

AmpliarAlex Palou: la carambola (casi) perfecta de St. PetersburgAlex Palou: la carambola (casi) perfecta de St. Petersburg

Ha pasado muy rápido, pero mi primer año en la IndyCar ya ha terminado. Este último fue el GP de St. Petersburg, que era mi debut en un circuito urbano, y ahora ya podemos decir que el campeonato de 2020 y el COVID-19 ya es historia. Admito que quería conseguir resultados mejores, porque al final todo el mundo siempre quiere y aspira a más, pero hemos hecho lo que hemos podido y hemos brillado en varios momentos del calendario, de modo que creo que estoy bastante contento.

Es cierto que las cosas no siempre nos han ido bien, pero tampoco podemos perder de vista que hemos conseguido hitos importantes. Ahí queda el podio en Road America, por ejemplo, o las grandes sensaciones que dejamos durante las 500 Millas de Indianápolis, sobre todo durante la clasificación y la primera parte de la carrera. Creo que la familia de la IndyCar ha visto nuestro potencial. Un año después, puedo decir que me han acogido con mucho amor y que están contentos con mi forma de hacer y de pilotar.

Creo que todo el mundo ha visto que somos rápidos, porque siempre hemos estado peleando entre los mejores en algún momento del fin de semana, ya fuera en unos entrenamientos, en la clasificación o la carrera. Sólo nos ha faltado cuajar una actuación perfecta de principio a fin en un mismo evento, que era lo que necesitábamos para obtener los resultados que queríamos. Unas veces ha sido por culpa de nuestras dificultades endémicas para calentar los neumáticos y otras por factores que escapaban a mi control, como los accidentes de Texas o Mid-Ohio, pero también por culpa mía en algún momento, como en la Indy500. Siempre quieres hacerlo mejor, pero he aprendido un montón de cosas que hasta hace unos pocos meses me eran desconocidas.

Es cierto que ya no podré decir más que soy un debutante de la IndyCar, porque oficialmente mi primer año ya es historia, pero no pierdo de vista que no ha sido un año ordinario. Desde casa quizá no se aprecia porque sólo podéis ver las carreras, pero no hemos tenido test privados y nos han recortado mucho los entrenamientos libres, y eso para un 'rookie' es fatal porque necesitas tiempo en pista para aprender y ponerte al día. De hecho, si sigo el año que viene tendré que aprenderme ocho o nueve circuitos en los que aún no he corrido, de modo que mi estatus de recién llegado seguirá siendo válido de algún modo.

alex-palou-columna-st-petersburg-superior-soymotor.jpg

 

St. Petersburg ha sido el punto y final de la temporada 2020. Terminé 13º en la carrera, pero estoy mucho más contento de lo que podríais pensar si os quedarais con el número sin entender el contexto. Ahorramos gasolina como unos locos y estuvimos a un suspiro de dar la campanada con un Top 5 en una carrera que sabíamos comprometida de antemano desde que una bandera amarilla me obligó a levantar en mi vuelta rápida de la sesión de clasificación. Salíamos desde muy atrás, pero picamos piedra y tuvimos destellos para despedir el año con buen sabor de boca.

Puedes tener toda la fuerza de voluntad del mundo, pero cuando sales 16º estás obligado a asumir riesgos e intentar cosas que se salen de lo ordinario. Es cierto que en la salida suele haber un poco de frenesí –yo perdí algunas posiciones inicialmente porque me equivoqué de mapa motor–, pero las cosas se tranquilizan rápidamente y entonces te limitas a seguir al tipo que llevas delante. Si paras pronto, los líderes te doblan y ya estás en vuelta perdidas. Sólo puedes aguantar y rezar porque haya una bandera amarilla que te meta en la carrera… y eso es justo lo que acabó pasando.

Antes, sin embargo, tuve un buen susto. Noté algo raro en mi coche después de mi primera parada. Creía que tenía un pinchazo lento en el neumático trasero derecho, porque el coche no giraba bien en las curvas de izquierdas. Mi equipo me dijo que todo estaba en orden, pero el problema persistía. No entendimos nada durante varios minutos e incluso pensamos que quizá habíamos roto algo de la suspensión, de modo que aprovechamos una bandera amarilla para entrar a boxes e inspeccionar el coche. Me cambiaron las ruedas… y el problema se resolvió sin más.

Resulta que era el problema de siempre: la temperatura de los neumáticos. No sabemos por qué, pero nos ha costado calentarlos todo el año. En la primera parada pusimos el compuesto más duro y no conseguimos levantar la temperatura, de ahí que el comportamiento fuera tan extraño. La parada extra nos costó varias posiciones –llegué a ser 22º–, pero otros pilotos tuvieron menos suerte y sufrieron accidentes, de modo que aún puedo estar satisfecho.

Al final resultó que ese segundo pit-stop fue una bendición, porque me puso en una estrategia distinto al resto y sentó las bases para que diéramos la campanada con la bandera amarilla de la vuelta 70, que llegó poco después de que mis rivales hicieran su cambio de ruedas. Sin quererlo ni beberlo, la estrategia de aguantar en pista nos había puesto de repente en tercera posición y podíamos pelear por un buen resultado.

Fue una auténtica locura. Le pregunté a mi ingeniero cuántas vueltas de combustible tenía que ahorrar para terminar la carrera sin volver a entrar… y me respondió que unas 10. Parecía imposible, pero hubo un montón de neutralizaciones y pudimos apurar el depósito al máximo. Sólo en los coches de seguridad, ahorré cinco vueltas a base de poner el coche en punto muerto y jugar con las inercias. Llegué a ponerme líder en un momento dado, pero mis neumáticos no tenían agarre y no pude mantenerme. Aun así, estuvimos a tan sólo una 'caution' de terminar quintos.

Sabíamos de antemano que St. Petersburg sería un circuito difícil. Por un lado, el historial del equipo en este tipo de pistas no es tan bueno como en los circuitos permanentes de toda la vida. Por otro, mi experiencia en los urbanos es más bien limitada. Es verdad que he estado en Macao en más de una ocasión, pero no he hecho más carreras de ese tipo. Mis rivales en la IndyCar tienen la sartén por el mango porque cada año hacen cinco o seis carreras de este tipo.

Aun así, todo empezó mucho mejor de lo que esperábamos. En los entrenamientos fuimos terceros y teníamos motivos para ser optimistas de cara a la clasificación, porque fue una sesión limpia, sin nada extraordinario que condicionara el resultado. Tristemente, no pudimos materializar nuestra velocidad porque tuvimos problemas para calentar el neumático blando y yo tuve que abortar mi vuelta más rápida por una bandera amarilla.

Me quedé eliminado, 18º, pero cuando ya me habían bajado del coche me pidieron que me volviera a abrochar el casco para salir a pista. Resulta que los comisarios sancionaron a varios pilotos y yo de repente estaba en la siguiente fase de la clasificación. Pensé que el universo nos daba una nueva oportunidad en compensación por todos los problemas de neumáticos que hemos tenido este 2020, pero tampoco fue el caso en tanto que Dirección de Carrera se echó atrás en dos penalizaciones y yo me acabé quedando fuera.

Ahora ya ha terminado la temporada de la IndyCar. Me quedaré en Estados Unidos por un tiempo, pero tengo previsto volver a España más adelante si el coronavirus lo permite. Espero que pueda pasar las fiestas de Navidad con los míos, aunque ahora mismo es demasiado pronto para aventurarnos a decir cuál será la situación entonces. Estaremos pendientes.

alex-palou-columna-st-petersburg-3-soymotor.jpg

 

LA COLUMNA DE ALEX PALOU: TEMPORADA 2020 DE LA INDYCAR

1. Mi llegada a la IndyCar
2.  Los tests de pretemporada
3. Cancelan St. Petersburg por el COVID-19
4. La odisea para entrar en EEUU tras el confinamiento
5. Texas: mi primera carrera en IndyCar
6. Previo: mi debut en Indianápolis
7. IndyGP: un poco de contexto sobre lo ocurrido
8. Road America: mi primer podio en IndyCar
9. Iowa: adaptación acelerada a los óvalos cortos
10. Indy500: preparación de las 500 Millas
11. Indy500: relato de los entrenamientos y clasificación
12. Indy500: balance final de la carrera
13. Gateway: imposible adelantar
14. Mid-Ohio: me echan cuando iba 4º
15. Indy: ahorro de gasolina y sanciones
16. St. Petersburg: casi damos la campanada

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
3 comentarios
Imagen de jumper
Realmente ha hecho una buena temporada Alex, sin dudas merece continuar, la categoría está bastante bien y va para mejor, es una gran oportunidad para la gente de su país interiorizarse de un campeonato muy competitivo, donde el piloto puede determinar mucho más los resultados que en otras especialidades.
  • 0
  • 1
Imagen de jumper
A algunos de sus connacionales para criticar a Vettel, nunca les falta oportunidad y tiempo para hacerlo, ni se fastidian de repetir cien veces lo mismo a un piloto alemán que jamás leerá una sola palabra que se escriba por aquí, ahora para participar de una noticia de un compatriota, redactada por él mismo Palou, ellos que dicen ser tan nacionalistas, no se les cae una idea para apoyarlo ni voluntad para nada.
  • 0
  • 1
Imagen de Fast Driver
Alex, Excepto las 500 millas, que nunca me las pierdo, es la primera vez que veo una temporada completa de la Indy y todo gracias ti Alex...Espero que repitas para la temporada que viene, que seguro que será más emocionante...saludos
  • 2
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP