GP Arabia Saudí F1 2021
La columna de Alex Palou

Alex Palou: tuve en mis manos las 500 Millas de Indianápolis

Un grupo de doblados me impidió alargar la pelea con Castroneves hasta el final

AmpliarAlex Palou: tuve en mis manos las 500 Millas de IndianápolisAlex Palou: tuve en mis manos las 500 Millas de Indianápolis

Al final fuimos tan rápidos en las 500 Millas de Indianápolis que estuvimos a un suspiro de terminar el domingo con una buena botella de leche y el trofeo Borg Warner. El único consuelo aquí es que perdí contra Helio Castroneves, que es uno de los mejores pilotos de la parrilla y que ha hecho algo muy grande al conseguir su cuarta victoria. Estoy convencido de que tendré más oportunidades en los próximos años, aunque una parte de mí sabe que no siempre llegaré a Indianápolis con un coche tan rápido como el de esta temporada.

La sensación general que tienen las personas a mi alrededor y la que tengo yo también es que el coche era realmente competitivo y que podíamos ganar. Me sentía un poco más fuerte que Helio y tenía mucha confianza, porque veía que él tenía que trabajarse el adelantamiento durante varias vueltas mientras que yo se le podía devolver en tan sólo un par de curvas. Por eso el resultado final me da un poco de rabia, pero es lo que hay y así son las 500 Millas.

Estos días he estado repasando las últimas vueltas y pensando qué podría haber hecho distinto, pero sinceramente si volviera atrás no cambiaría nada. Se dio la circunstancia de que, cuando él me pasó por última vez en la primera curva de la vuelta 198, nos echamos encima de un grupo de doblados en apenas unos metros. Él cogió un rebufo en la contrarrecta que le permitió protegerse de mi ataque, pero no puedes saber que llegarás a estos coches tan rápido.

Es difícil decir qué hubiera pasado de no ser por esos coches doblados. Yo estoy seguro de que habría podido adelantar a Helio, seguramente en esa misma curva tres como ya había hecho en otras ocasiones. No sé qué hubiese pasado después, pero me da rabia que se nos escapara la oportunidad de pelear por una última vez. A la que cogió la aspiración de los doblados, fuimos en un trenecito y yo ya no me pude acercar.

Ese mismo domingo por la tarde me puse la repetición de las últimas vueltas y me dolió ver las imágenes, porque se nos veía más superiores de lo que yo pensaba. Desde dentro del coche tienes una perspectiva muy particular, pero por televisión se nos veía realmente bien y estaba claro que teníamos muchas posibilidades de ganar, aunque obviamente no había ninguna garantía.

Aquí también debo romper una lanza y admitir que el tráfico me vino muy bien en algún momento, como cuando Pato se puso detrás de mí. Ahí yo tuve un buen rebufo y pude escaparme de él, de modo que el tráfico te da y te quita. En las últimas vueltas jugó a favor de Helio, pero así son las 500 Millas y por eso son tan complicadas.

Yo era el primero que estaba un poco de bajón esa tarde, porque en las 500 Millas sólo importa ganar. La sensación era compartida en el equipo, porque todos teníamos la sensación de que se nos había escapado la victoria. Chip en el fondo estaba contento, como los mecánicos, los ingenieros y yo mismo, porque habíamos hecho una gran carrera y un segundo puesto es mejor que un tercero, pero esa sensación no nos la quitaba nadie.

En las 500 Millas hay tantas variables en juego que lo último que quieres es que se te escape la victoria cuando la tienes en tus manos. Nunca sabes si el año que viene tendrás un coche tan bueno, porque es difícil tener uno tan perfecto. Nunca sabes si cuando vuelvas aquí te ocurrirá alguna cosa, como que las paradas en boxes no sean tan buenas. Por eso la sensación final es un poco extraña.

Pero esto son cosas que pasan y no podemos estar quejándonos eternamente. Hemos sido segundos en la Indy 500, peleando con Helio Castroneves hasta el final. Puestos a perder con alguien, que este alguien sea un piloto grande y un piloto que ha ganado cuatro veces. Está claro que era su momento y que todavía no era el mío, pero volveré y volveré con más experiencia.

Yo le doy la vuelta a la situación: ¿Quién se esperaba que estuviéramos ahí e hiciéramos eso? Mucha gente sabía que éramos rápidos y que podíamos estar arriba, pero no creo que muchos esperasen que peleásemos por la victoria hasta la última vuelta. Seguro que más de uno se ha quedado sorprendido. Ahora yo sé que puedo hacerlo y en la mente del piloto es una locura cuando pasas de creer que eres capaz a cuando sabes que lo eres.

alex-palou-indianapolis-indy500-parrilla-soymotor.jpg

alex-palou-parrilla-indianapolis-500-soymotor.jpg

alex-palou-indianapolis-indy500-8-soymotor.jpg

 

Indianápolis es una carrera más difícil de lo que puede parecer en los entrenamientos. Es como una prueba de resistencia. Durante las dos primeras paradas en boxes el objetivo era mantenernos ahí delante e ir poniendo a punto el coche, y luego ya estar bien posicionados para el final.

Aun así, casi lo pierdo todo en el primer pit-stop, porque hubo una bandera amarilla justo cuando tenía que entrar a boxes. Iba muy, muy apurado de gasolina. Una vuelta más y no llego. Me hubiera pasado lo mismo que a mis compañeros, porque íbamos con la misma estrategia. Ellos tuvieron que parar y recibieron una sanción porque el Pit-Lane estaba cerrado, pero como yo había podido ahorrar combustible durante el primer stint esta vez tuve suerte.

El accidente de Graham Rahal tampoco me gustó nada. Perdió una rueda al salir de boxes y chocó contra el muro justo delante de mí. Más allá de un posible accidente, ahí tuve la suerte de que no me lo llevé por delante. Estábamos tan cerca que podríamos haber chocado y entonces sí que podría haber pasado algo realmente peligroso.

Luego llegó el momento de atacar. Me sentía realmente cómodo. Era uno de esos días en los que todo sale bien. El coche volaba cuando ponía los mapas motor más potentes. Sabía que podía gestionar la carrera si iba primero o segundo, pero que las cosas se podían poner feas si caía a la tercera o la cuarta posición. Por eso cuando me puse líder por primera vez empecé a tirar, porque había llegado el momento de atacar y de posicionarnos para el final.

Aun así, esta carrera es tan distinta a todas las demás que hasta la última parada en boxes no vi claro que podía gana. Hasta ese momento sabía que tenía que estar ahí arriba y estaba bastante contento con cómo estaban yendo las cosas, pero hasta el último pit-stop no sabes si puede haber una bandera amarilla o puede ocurrir cualquier cosa.

Hubo momentos en los que ni siquiera estábamos en cabeza, porque Sato y Rosenqvist iban a otra estrategia y trataban de ahorrarse un repostaje. Si llega a haber una bandera amarilla con cinco vueltas de neutralización, ellos habrían terminado delante y nosotros nos habríamos quedado con cara de pena tras haberlo hecho todo perfecto.

Al final todo nos salió bien. La estrategia era la correcta y no hubo bandera amarilla. Sólo nos fallaron los doblados y esas últimas vueltas.

alex-palou-indianapolis-indy500-7-soymotor.jpg

alex-palou-indianapolis-indy500-6-soymotor.jpg

alex-palou-indianapolis-indy500-4-soymotor.jpg

 

Me marcho de Indianápolis como nuevo líder del campeonato. Lo curioso de las 500 Millas es que se reparten tantos puntos que puedes dar un salto importante en la clasificación, como nos ha pasado ahora a nosotros por el resultado de Scott Dixon, que tuvo mala suerte con la primera parada en boxes. El objetivo inicial era no perder demasiados puntos con él, de modo que en ese sentido estamos más que contentos.

Me gustaría decir que Indianápolis supondrá un punto y aparte, pero aquí tengo que ser sincero y admitir que todavía me falta experiencia. Ahora viene Detroit, por ejemplo, que son dos carreras en un fin de semana en un urbano que yo nunca he pisado. Sólo tendré una sesión de entrenamientos antes de la clasificación y me enfrento a gente que lleva corriendo ahí 10 o 15 años. No puedo comprar experiencia ni inventarme lo que no sé, de modo que ahí estaré en desventaja.

Sí es cierto que las 500 Millas me ayudarán un montón para el resto de ovales, porque he ganado mucha confianza. Ahora sé que puedo ahorrar gasolina y que puedo moverme en el tráfico, que puedo adelantar y defenderme. Creo que aún no he terminado mi aprendizaje en IndyCar, aunque como os digo para mí como piloto es muy importante ver que soy capaz de ser competitivo, porque me reafirma en lo que ya pensaba.

Mi familia estuvo aquí este fin de semana, pero el lunes ya volvieron a casa. Me da un poco de rabia haber estado tan ocupado cuando ellos estaban aquí, aunque por suerte tuve algunos días libres entre la clasificación y las 500 Millas, y todavía pudimos hacer alguna cosa y pasárnoslo bien. Antes de que se marcharan al aeropuerto fuimos a desayunar y estuvimos hablando de que había mucha gente en el circuito. En principio sólo había 150.000 personas en las tribunas, pero se veía realmente lleno.

Ésa es un poco la sensación después de las 500 Millas. Por un lado, estoy muy contento, porque estuve peleando hasta el final. El coche iba fantástico, la estrategia era correcta y yo ejecuté bien en cada momento de la prueba, ya fuera para conservar posición o para liderar y abrir hueco. Creía ue podía ganar las 500 Millas y ahora sé que soy capaz de hacerlo, aunque esta vez se me haya escapado. Naturalmente duele bastante que todo terminara como terminó, pero tengo clarísimo que tendré más oportunidades de pelear por la victoria. Cada vez me siento mejor y esto sólo acaba de empezar.

 

 

LA COLUMNA DE ALEX PALOU: TEMPORADA 2021 DE INDYCAR

1. Previo de la temporada
2.  Barber, la primera victoria en IndyCar
3. Las dificultades de St. Petersburg
4. Rodando con los líderes en Texas 
5. Indy 500: empieza la aventura
6. Indy 500: un nuevo Fast Nine
7. Indy 500: la victoria, a un suspiro
8. Podio entre los muros de Detroit
9. Nueva victoria en Road America
10. Podio en Mid-Ohio
11. Del podio de Mid-Ohio a la fase decisiva de la temporada
12. Sobreviviendo al caos de la carrera en Nashville
13. Rotura de motor en Indianápolis
14. Un accidente en Gateway que iguala el campeonato
15. Victoria en Portland en el momento más crítico
16. Podio en Laguna Seca y más líder del campeonato
17. Campeón de la IndyCar en Long Beach

 

 

 

 

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
25 comentarios
Imagen de jumper
Otra curiosidad, bastante llamativa, NUNCA fue campeón en nada, en ninguna categoría, en su dilatada campaña internacional.
  • 0
  • 0
Imagen de jumper
Una curiosidad, Helio Castro Neves, se cambio el apellido cuando fue a Estado Unidos por razones políticas, se transformó en Castroneves.
  • 0
  • 0
Imagen de macyh
#24 nadie ha dicho eso, pero en esa carrera le birló la cartera. 4 triunfos en la indy500 digo yo que no serán casualidad ¿No?
  • 0
  • 0
Imagen de Hellowis
#18 Castroneves es el mejor del mundo mundial claro que yes
  • 0
  • 1
Imagen de Pachulara
#19 Me alegra que digas eso, entonces qué felices estaremos ambos viendo ganar a un piloto español en la Indy500. Aunque antes podría caer en sus manos el campeonato... mmmm, que bueno sería eso.
  • 0
  • 0
Imagen de juanCa
Digo no sea que Dixon haga la gran Hamilton en la indycar
  • 0
  • 1
Imagen de juanCa
Tranquilo Alex, hiciste un trabajo sensacional y tendrás tu revancha el año siguiente. Ahora toda la concentración en pelear por el titulo de la categoría
  • 2
  • 0
Imagen de macyh
#15 quizá te leí mal... No se
  • 0
  • 0
Imagen de jumper
#16 Yo estaría contento con la victoria del valiente catalán.
  • 2
  • 1
Imagen de macyh
#15 No. La victoria la merecio Castroneves. Palou estuvo cerca y le falto muy poco, pero ese poco lo puso Castroneves con experiencia. Es mi humilde opinion y no quito un ápice de mérito a Palou. Pero al Cesar lo que es del Cesar.
  • 1
  • 0

Páginas

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP