Blog de Blancafort

03
Aug
2020

Silverstone, Mónaco 1982 y otros desastres en la última vuelta

AmpliarSilverstone, Mónaco 1982 y otros desastres en la última vuelta - SoyMotor.comPatrese en Mónaco en 1982

Si ha visto la carrera por televisión, Riccardo Patrese habrá recordado su victoria en el Gran Premio de Mónaco de 1982, cuando atravesó la meta sin saber que había ganado, en uno de los finales más caóticos de la historia.

Es cierto. Golpes de teatro en la útima vuelta siempre han existido y si no, que recuerden cuando Jack Brabham, en el GP de Mónaco, estaba preocupado por la remontada de Jochen Rindt y el mirar el retrovisor le hizo irse contras las vallas en La Rascasse a falta de 300 metros para la meta, más o menos.

El mismo Brabham ganó su primer título pese a quedarse sin gasolina justo antes de la meta, pero se bajó del coche y lo empujó para atravesarla… en realidad el esfuerzo fue innecesario porque Tony Brooks hubiera necesitado ganar la carrera, cosa que no logró.

jack-brabham-sebring-1959-soymotor.jpg

Brabham, exhausto tras empujar su coche hasta la meta después de quedarse sin gasolina en Sebring en 1959 - © LAT Images

 

También son de recordar los episodios de Nigel Mansell en Canadá 1991, cuando estaba tan seguro de su victoria que al saludar al público en la horquilla caló el motor –dicen que se olvidó de reducir y el motor bajó de revoluciones por minuto por debajo del régimen de ralentí–, pese a lo que sumó un punto del sexto puesto porque había doblado a todos los demás. O el de Damon Hill en Hungría 1997 cuando dominaba de forma increíble con el Arrows, pero a falta de tres vueltas se quedó sólo con la tercera velocidad y Jacques Villeneuve le adelantó a dos curvas del final.

Pero nada comparado con Mónaco de 1982. Comenzó a llover y Keke Rosberg, líder, se fue contra las vallas a siete vueltas del final. Alain Prost sufrió el mismo problema en Tabac a tres vueltas del final y Patrese quedó como líder… pero hizo un trompo, de forma que Didier Pironi y Andrea de Cesaris le superaron.

Normalmente Riccardo habría acabado la carrera ahí porque caló el motor, pero había pendiente favorable y dejándolo caer logró que arrancase… Pironi se quedó sin combustible en el túnel en la última vuelta y De Cesaris lo hizo también justo después en el tiempo, pero sin haber llegado al túnel. Patrese cruzó así la meta como ganador.

En Silverstone pasó algo similar. Bottas debía entrar en la penúltima vuelta a cambiar neumático. También Sainz. Hamilton intentó llegar como pudo a la meta… recordando aquellos tiempos en los que se veía a algún coche hacer los últimos metros con espectaculares 'S', intentando que la bomba de gasolina pescara los últimos decilitros de combustible que estaban en el depósito.

Golpes de teatro así, inesperados, fortuitos, son recordados por los aficionados. Como cuando Carlos Sainz perdió un título que era suyo en el Rally de Gran Bretaña frente a Timo Mäkinen; el motor de su Toyota 'rindió el alma' a 800 metros de la meta. Seguro que Carlos Sr. pensó en ese día cuando vio a su hijo con el pinchazo. Pero las carreras son así. No puedes cantar victoria hasta que no has superado la meta… y las verificaciones –añado–.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Grant Green

No es lo mismo, pero similar o algo así: la manera en que Fittipaldi cruza la línea de meta en Monza 1993, con Minardi, Eso sí que es recibir el banderazo con estilo... aterrizando.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP