Blog de Blancafort

25
Nov
2017

Misión –casi– imposible para Carlos Sainz

AmpliarMisión –casi– imposible para Carlos SainzMisión –casi– imposible para Carlos Sainz

El verdadero Gran Premio de Abu Dabi no se jugará delante. El verdadero se jugará más atrás. Toro Rosso, Renault y Haas se juegan el quinto puesto del Mundial de Constructores, un lugar al que también podría aspirar McLaren. Y Renault confía en que Carlos Sainz les ayude a conseguirla.

Nos explicaremos. Lewis Hamilton y Mercedes ya tienen el título en el bolsillo. Valtteri Bottas sólo tiene una pequeña posibilidad de hacerse con el subcampeonato en detrimento de Sebastian Vettel: debería ganar y que el alemán no acabara entre los ocho primeros. La batalla entre Daniel Ricciardo y Kimi Räikkönen no tiene glamour y sólo se hablará de ella si no hay otra cosa de la que hablar.

Pero detrás hay un puñado de millones en juego, un dinero que todos precisan para 2018 y cuyo reparto está por decidir. Quizá para los aficionados reste morbo esta lucha por posiciones de la retaguardia, pero para los jefes de equipo y, sobre todo, para sus directores financieros es algo más que clave, vital: son 12 millones de euros los que están en juego. Incluso más, porque sobre el papel los tres equipos inicialmente citados podrían alcanzar y superar a Williams…. Pero ello implicaría que pudieran colocar en el podio sus dos coches y que el Team Martini quedara, como quien dice, fuera de los puntos.

10,2 millones de euros es la diferencia que existe entre el premio FOM al quinto clasificado y el del séptimo clasificado. Significan pasar de cobrar 57 millones de euros –entre premios y fijo– a quedarse con sólo 47. Es decir, perder un entre un 8 y un 12% del presupuesto. Un dinero que faltará para desarrollar el coche, permitir más ensayos aerodinámicos, disponer de más personal técnico o 'huir' de la dependencia de un piloto de pago, aunque en este aspecto todos los equipos involucrados ya tienen sus volantes decididos.

Ésta es una de las razones por las cuales Renault forzó tanto la negociación con Red Bull/Toro Rosso y McLaren-Honda. Estaba convencida de que no podían confiar todas sus opciones del campeonato de constructores a Nico Hülkenberg, ya que Jolyon Palmer no estaba aportando nada pese a que se descolgase a modo de despedida con un sorprendente sexto puesto que valió ocho importantes puntos en Singapur, una excepción porque ya en 2016 sólo pudo aportar un punto, aunque la competitividad del equipo de ese año no es comparable a la de esta temporada.

Tal como están las cosas, la batalla entre estos tres equipos, cuatro si contamos con McLaren, será a cara perro. Y lo peor es que no basta con derrotar a los rivales directos, sino que deben superar a algunos de los equipos/pilotos de cabeza, misión prácticamente imposible.

Repasemos la temporada. Ninguno de los estos equipos ha conseguido ir más allá de una sexta plaza –ocho puntos– con una excepción: el cuarto puesto de Carlos Sainz con Toro Rosso en Singapur, dos puestos por delante de su antecesor en Renault, Palmer.

Sin embargo, Toro Rosso parece haber arrojado la toalla al confiar en los novatos Pierre Gasly y Brandon Hartley en esta parte final del campeonato; pero para ellos 10 'kilos' quizá sea 'peccata minuta' en comparación a lo que les puede aportar Honda. Si Daniil Kvyat hubiera dado a Toro Rosso la mitad de puntos que le dio Sainz, ahora los de Faenza estarían cómodamente situados en esa sexta plaza del Mundial y discutiéndole la quinta a Williams.

Así, Williams parece a salvo de cualquier contingencia y Toro Rosso tiene un pequeño colchón sobre Renault y Haas. Para McLaren, el ganar una sola plaza en la clasificación del campeonato adquiere carácter de epopeya titánica.

Lo vemos en los resultados de los Libres 3 de Abu Dabi. Por un lado, Renault recibiría dos puntos gracias a Sainz, pero insuficientes para superar a Toro Rosso, que no puede casi defenderse por la penalización de Hartley. Por otro lado, McLaren, que recibiría diez puntos entre ambos pilotos, pero aún insuficientes para ganar una plaza.

Por supuesto, todo puede cambiar por roturas o abandonos, especialmente para los de Enstone, que parece la formación mejor colocada en este sentido siempre y cuando sus motores –talón de Aquiles –aguanten, lo que no está claro y tampoco para Toro Rosso, con quien comparten propulsor.

Por ejemplo, Renault necesita sumar cinco puntos que Toro Rosso para superarle. Tal como están las cosas, un octavo y un décimo, o bien un séptimo bastarían si los de Faenza no puntúan. No es imposible, pero tampoco sencillo.

Curiosidades del destino. El hombre que ha dado a Toro Rosso la sexta plaza provisional del Mundial de Constructores es ahora el 'encargado' de arrebatársela.. aunque sea una misión –casi– imposible.

 

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP