Blog de Blancafort

15
Aug
2019

La lista de pilotos 'sacrificados' a media temporada es larga

AmpliarPedro de la Rosa celebra el podio conseguido en el GP de Hungría F1 2006 - SoyMotorPedro de la Rosa celebra el podio conseguido en el GP de Hungría F1 2006

La noticia de este verano en Fórmula 1 es sin duda el ‘cambio de cromos’ que ha ordenado el Dr. Marko entre sus dos equipos, Red Bull y Toro Rosso. Esto de cambiar pilotos a media temporada es ya casi ‘normal’ en Red Bull, como se ha visto. Y no siempre el ‘sacrificado’ tiene una segunda oportunidad: la posibilidad de seguir.

Pero, ¿es algo nuevo en la F1? No, desde luego que no. En Red Bull han seguido la lógica de quien no rinde se va. Se puede tener paciencia, un tiempo de climatización, pero se debe demostrar continuidad en el progreso. La lista de pilotos es larga y la que aquí presentamos es sólo una muestra amplia de ello… o de que otros mánagers no han tenido nada que envidiar al durísimo Dr. Marko, con Flavio Briatore al frente.

Es cierto que hasta los 70 por lo menos no podemos hablar de ello. Eran muchos los pilotos que alquilaban el segundo o tercer coche de un equipo para una determinada o algunas carreras, o escuderías que recurrían a especialistas locales. Hay que esperar a los años en los que las formaciones comenzaron a ser fijas, de tan solo dos pilotos.

Incluso el mismísimo Niki Lauda no acabó la temporada 1979 con Brabham. No fue apeado, desde luego, pero sí ‘ayudado’ por Bernie Ecclestone cuando Niki le confensó en el GP de Canadá que no iba a continuar corriendo el año siguiente, que estaba cansado. Y Bernie le animó a bajar del coche… y a aceptar la llegada de Ricardo Zunino.

Pero también Alain Prost fue despedido ipsofacto por Ferrari poco después de haber declarado que su coche "parecía un camión". Fue en 1991, y Japón fue el último GP que Alain corrió para los rojos. Jean Alesi fue ascendido a ‘primer piloto’ y Gianni Morbidelli se vio de repente al volante del segundo coche.

También Roberto Moreno sabe lo que es eso… aunque en su caso fue un trueque con Michael Schumacher y fue Bertrand Gachot quien se quedó sin volante en 1991. Gachot fue detenido en Gran Bretaña por una pelea con un taxista y Willy Webber, el mánager del Kaiser, consiguió que Mercedes financiase al alemán para que ocupara el volante libre en Jordan.

Causó tanta sensación que Flavio Briatore lo fichó y ‘licenció’ de malos modos a Roberto Moreno. Acabó en los tribunales, pero no había vuelta de hoja, aunque Moreno encontró la forma de seguir en F1 el resto del año a los mandos del Jordan.

Hay un caso curioso, que la F1 casi no recuerda. Michael Andretti fue despedido por Ron Dennis en 1993 tras el GP de Monza, donde curiosoamente había conseguido su primer y único podio de F1. A Michael le costó integrase en la F1 y mucho más cuando a su lado estaba un ‘depredador’ como Ayrton Senna. Pero sólo había sumado 7 puntos para el equipo mientras que Senna estaba batallando por el título. Su sustituto: Mika Häkkinen. Dennis sabía que necesitaba pilotos nuevos para 1994, porque Senna se iba a Williams, así que mejor integrarlo antes de que acabara el año.

No es la única vez que Ron Dennis tomó una decisión así. También lo hizo en 2006. Pedro Martínez de la Rosa, entonces probador del equipo –y con muchos kilómetros encima, porque de verdad se hacían test– fue llamado urgentemente para reemplazar a Juan Pablo Montoya al volante del McLaren. Éste sólo pensaba en volver a Estados Unidos y en Indianápolis se anunció su fichaje para el año siguiente con Chip Ganassi para correr en la Nascar… en la misma carrera en la que chocó contra su compañero de equipo.

Pedro de la Rosa también fue ‘víctima’ de estos cambios. En 2010, tras el GP de Italia, Nick Heidfeld le sutituyó en Sauber al lado de Kamui Kobayashi.

Heidfeld gustó dos años después de la misma suerte. Éric Bouiller lo llamó a Renault para reemplazar a Robert Kubica, que estaba convalenciente tras su grave accidente en rallies. Era un contrato de sustitución hasta que el polaco estuviera recuperado, pero esto último no sucedió. Y Bouiller decidió sustituirlo por Bruno Senna para las últimas carreras de 2013.

Ya hemos visto que a Flavio Briatore –ahora en política– le tembló el pulso a la hora de tomar la decisión, para tener a Schumacher, pero el mánager italiano no dudaba en recurrir a ello. Jarno Trulli lo sabe muy bien, cuando en 2004 era compañero de Fernando Alonso en Renault hasta el GP de Italia.

Jarno estaba con la mosca tras la oreja porque Flavio, que era también su mánager, favorecía a Fernando. Se juntaron varias cosas: Fisichella negociaba por su cuenta con Toyota y quería romper con Flavio. Y por si fuera poco en el GP de Francia, Barrichello lo adelantó en la última vuelta. Un decepcionante Jacques Villeneuve le sustituyó en los últimos tres grandes premios.

No fue la única pieza cazada por Flavio. En 1994 fue JJ. Lehto quien fue despedido por Flavio. Había tenido un grave accidente en Silverstone durante los test y no parecía en la mejor forma, así que sus resultados fueron decepcionantes comparados con los de Schumacher, que iba camino de su primer título. Flavio llamó a Jos Verstappen para acabar la temporada a partir del GP de Francia.

Volviendo a Jacques Villeneuve, el canadiense sería más adelante despedido por Sauber. Fue en 2006, cuando sus prestaciones comenzaron a caer y el piloto probador del equipo, Robert Kubica, se mostraba cada vez más incisivo en los test. En Alemania, Villeneuve se tocó con su compañero Heidfeld y dijo al equipo que no estaba en condiciones de correr el domingo siguiente en Hungría. Peter Sauber aprovechó para decirle que ni en Hungría ni en los restantes GP.

Otro ejemplo es Luca Badoer. El accidente de Felipe Massa en Hungría 2009 hizo que Ferrari confiara en él. Se mostró tan decepcionante que Ferrari negoció con Force India el ‘traspaso’ de Giancarlo Fisichella para acabar la temporada.

Es cierto. Ha habido otros casos sobre todo en equipos pequeños. Pero en este caso no se trataba tanto de decisiones deportivas si no de imperativos económicos. Si llegaba un piloto con dinero suficiente, te bajabas del equipo.

El equipo español HRT es un buen ejemplo: 8 pilotos empleados en sus tres temporadas de vida. Daniel Ricciardo entró en la F1 así. Cuando Red Bull decidió prepararlo para subir a Toro Rosso y disputó la segunda parte de temporada junto al ex de Red Bull Vittantonio Liuzzi, sustituyendo a Narain Karthikeyan.

Así que si antes de que acabe el año alguno de los pilotos de Haas pierde el volante, no se sorprendan. El chocar contra el compañero es una de las causas recurrentes de despido.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP