Blog de Blancafort

08
Aug
2018

El día decisivo de Jack Brabham: La mujer de su amigo dijo no

AmpliarJack Brabham – SoyMotor.comJack Brabham

Jack Brabham vuelve a esta de moda. El único piloto que ha sido campeón del mundo al volante de su propio coche tiene que ser alguien muy especial. Y quizás muchos lo descubren ahora porque sus hijos han conseguido recuperar la marca familiar y se aprestan a lanzar un coche deportivo, el Brabham BT62, que ya ha sido mostrado al público. Lo de BT bien por Brabham y por Tauranac, un gran ingeniero amigo de Jack que fue quien diseño la mayor parte de sus fórmulas y que también tuvo su propia y exitosa empresa de monoplazas: Ralt, que brilló en F3 y en F2 y F3000.  

Brabham está detrás de algunos hechos históricos. Por ejemplo, la llegada de Honda a las competiciones internacionales. Los Brabham-Honda oficiales de F2, cuando esta categoría tenía motores de cuatro cilindros y 1000cc, la misma cilindrada que los F3 –aunque estos estaban alimentados por un solo carburador– eran poco menos que imbatibles en una época en la que los grandes campeones de F1 corrían habitualmente también en F2. Y también está detrás del único motor derivado de la serie ganador en F1; el famoso motor Repco de 3.0 litros estaba realizado en Australia por este fabricante de piezas para motores sobre la base Oldsmobile, siguiendo los requerimientos de Jack. Aunque los motores quizás no eran su fuerte, colaboró y se asoció a John Judd, que había sido el ingeniero de Repco, cuando éste realizó creó su propia empresa de motores.

Y también fue quien entronizó los motores centrales, en cierta forma en la F1 porque trabajó mucho en el Cooper Bobtail, un sport de motor central, que dio paso al primer Cooper F1 de motor central, pese a no ser empleado de la fábrica aunque estaba allí cada día. Fue él quien llevó un Cooper que había modificado con un motor 2.0 litros a las 500 Millas de Indianápolis... provocando hilaridad general porque con menos de 300 caballos parecía imposible superar a los potentes 'roadster' americanos; una hilaridad que acabó cuando fue durante mucho tiempo tercero.

La verdad es que me ha sorprendido ver un Brabham 'super GT' aunque al menos no traiciona por ahora el legado de Jack: es un coche de circuitos y Brabham no fabricó nunca un coche matriculable. Es más, como Brabham, pese a sus 60 modelos fabricados y posiblemente 600 de competición, o incluso más –hubo una época en la que casi monopolizaban las parrillas de la F3– apenas hizo media docena de vehículos Sport... aunque Jack llegó a correr para Ford en una carrera la CAN-AM: piloto un excepcional Ford GT40 MKIV blanco y azul; tenía poca confianza en el coche que había descartado Peter Revson y llegó a un acuerdo para pilotar un coche de Bruce McLaren –su rival en F1– si el Ford no funcionaba. En lugar de ello, el Ford fue en cabeza media carrera en Michigan hasta que perdió una rueda. También corrió en Resistencia para Cooper y Aston Martin e incluso tres veces en Le Mans, la última en 1970, ya con 44 años, enrolado con Matra; fue su última temporada en activo.

Pero volvamos al principio. Jack era apasionado de la mecánica desde niño. A los doce años ya ayudaba a su padre a reparar el camión de la empresa. E hizo estudios de mecánica e ingeniería. Cuando estalló la II Guerra Mundial se enroló en las Reales Fuerzas Aéreas Australianas porque quería ser piloto... pero con su curriculum le destinaron al servicio de mantenimiento de aviones. Al licenciarse, comenzó a trabajar con su tío en un taller mecánico y comenzó a fabricar un Midget -las carreras en óvalos de tierra eran muy populares, lo siguen siendo, en Australia– para su amigo, el americano Johnny Schonberg, que corría en la especialidad.

Cuando se aprestaban a afrontar la tercera carrera, la novia de Schonberg se plantó: "Las carreras o yo". Y éste se decidió por ella. Así que Brabham se encontró en la carrera del Paramatta y sin piloto, por lo que, ya que estaba allí, decidió tomar él mismo el volante. Sorprendió por su habilidad y a la tercera carrera llegó su primera victoria. Más adelante llegarían los títulos y el salto al asfalto con un Cooper-Bristol rebautizado como RedeX Special, porque los lubricantes Redex la apoyaban... pero la publicidad en Australia estaba prohibida, así que debió borrar el nombre de los flancos del coche.

Sus victorias le hicieron dar el salto a Europa. Corrió con un Cooper que compró y pronto destacó, pero pese a su insistencia John Coopper le negaban el volante de uno de sus F1. Tanto insistió que quería conducir para el equipo Cooper de F1 que John Cooper le entregó las llaves... ¡del camión del equipo!. Ahí comenzó una colaboración con Cooper, con el famoso Bobtail, antes de dar el salto a la F1 y conquistar el título.

Brabham siguió corriendo con Cooper en F1 pese a que ya comenzó a fabricar coches de F3 y F2. Y cuando la reglas cambiaron y llegó la categoría 3 litros dio el salto a la F1.

The Black Jack, como le llamaban, era todo una humanidad. En 1962, Jack montó su propio equipo e inicialmente corrió con unLotus cliente, hasta tener listo su propio coche. Tras la primera corona de la categoría de 3.0 litros, en 1966, su tercera corona de F1, no tuvo reparos en que su compañero y empleado Dennis Hulme, ganara la corona de 1967 delante suyo, pese a que en la última carrera el título estaba entre ambos. Curiosamente, ese mismo año McLaren se estableció como constructor de F1; ambos habían sido compañeros en Cooper. Y más tarde, cuando le dijeron que estaba viejo para correr, se presentó en la parrilla con encorvado, con una poblada y larga barba –postiza– y bastón.

Sus tres hijos, Geoff, Gary y David han corrido; estos dos últimos llegaron a correr, sin fortuna, en F1, mientras que Geoff destacó sobre todo en la IMSA. David ganaría más tarde las 24 Horas de Le Mans haciendo equipo con... ¡Marc Gené! Hoy, su nieto Matthew mantiene viva la llama carrerística de la familia como piloto. Quizás David la ilumine de nuevo como constructor si el BT62 puede correr en Le Mans, que Jack había corrido en tres ocasiones.

En una época -finales de los 50 y los 60- en la que los pilotos visitaban frecuentemente los hospitales, Jack puede vanagloriarse de haber tenido que dormir sólo una noche en un hospital... Fue ¡en el 2000!, cuando sufrió un espectacular accidente de Goodwood. Porque pese a retirarse, Jack continuó corriendo en Clásicos o participando en exhibiciones hasta 2004.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
3 comentarios
Imagen de Troy McClure

Gran artículo, Blancfort. Realmente lo de Brabham fue un gran hito, abandonando Cooper para fundar su propio equipo (al igual que su compañero, Bruce McLaren) y logró no solo ganar con su propio coche, sino que también logró que su compañero, Denny Hulme ganará con él.

Imagen de Solenoide

Un artículo muy interesante, enhorabuena! No tenía ni idea de esa anécdota.

Imagen de jordicr

Muy interesante historia sobre un personaje especial y discreto. Realmente el primer Brabham de F1 fue el BT 3 de 1962 que se estrenó nada menos que en Nurburgring ya pintado en azul turquesa. Sir Jack consiguió una victoria en una carrera no puntuable al año siguiente, y el gran Dan Gurney ganaría los dos primeros GP para la marca en 1964.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP