Blog de BoxThisLap

13
Jan
2020

Dakar: aquellos chalados en sus locos cacharros

AmpliarDakar: aquellos chalados en sus locos cacharros - SoyMotor.comCitroën Dyane de Christian Sandron y Philippe Alberto con el dorsal 167 en la primera edición del Paris-Dakar

La primera edición del París-Dakar vio varios vehículos poco preparados para pelear en las duras pistas de rally africanas. Entre ellos, varios vehículos personales. El cuentakilómetros de uno ellos había superado hacía tiempo los 100.000 kilómetros. Ésta es su historia.

En el último texto publicado en este blog os contaba la historia de Jean-Claude Bertrand. Fue ni más ni menos en una de las pruebas del famoso 5x5, aquella idea de Bertrand de organizar cada año una prueba legendaria en cada uno de los cinco continentes, donde de alguna manera se fragua esta historia, cuyos protagonistas son Philippe Alberto, Christian Sandron y su Citroën Dyane con 100.000 kilómetros en el contador.

Todo empieza con la idea de Sandron y Alberto de participar en la Nueva Orleans-Caracas, una de las pruebas que formaban parte de aquella idea de Bertrand del 5x5. Inscripción, por cierto, bastante costosa económicamente incluso para la época. El evento no tuvo el éxito que Bertrand esperaba, así que tuvo que cancelarlo por falta de participantes. Es conocido lo que sucedió a continuación con la decisión de Thierry Sabine de organizar un rally-raid en la África que había abandonado su antiguo jefe. Recordemos que Sabine se perdió en el desierto en una de las pruebas de Bertrand, el Rally Abidjan-Niza, conocido también como el Côte-Côte y que aquello fue lo que le inspiró a crear el París-Dakar.

El primer París-Dakar veía la luz y Christian Sandron y Philippe Alberto, igual que otros muchos, decidieron, tras la cancelación del rally de Bertrand, participar en el Dakar.

 

dyane_dakar_03.jpg

 

Pero había un problema: Sandron y Alberto estaban sin blanca y a la espera de que Bertrand les reembolsase el dinero de la inscripción del Nueva Orleans-Caracas, algo que este se tomaba con bastante calma. El tiempo apremiaba si querían participar en el París-Dakar, así que vendieron su Peugeot 504 que con tanto esfuerzo habían preparado para la aventura cancelada por Bertrand y con el dinero obtenido, deciden inscribirse en el París-Dakar con el coche personal de Christian Sandron, que no era otro que un Citroën Dyane con 100.000 kilómetros en su cuentakilómetros.

Sabine, que necesitaba cuantos más participantes mejor, incluso les hizo un descuento en la inscripción.

 

dyane_dakar_00.jpg

 

EL DYANE 

El Citroën Dyane era un vehículo del segmento B que se fabricó desde el año 1967 hasta 1983. Del mismo modo que el 2CV, el Dyane también tenía capota de lona enrollable, aunque disponía opcionalmente de un techo rígido de fibra de vidrio. Habitualmente se le suele considerar el sustituto fallido del Citroën 2CV.

Estaba equipado con un motor delantero de dos cilindros bóxer y era de tracción delantera. Su peso no superaba los 625 kilos, disponía de cuatro velocidades y en su última versión, la Dyane 6 llego a obtener 32 caballos de potencia a 5.750 revoluciones por minuto de su motor de 602 centímetros cúbicos con los que alcanzaba una velocidad máxima de 120 kilómetros/hora.

 

ANDA DESPACIO SI QUIERES LLEGAR LEJOS

Christian y Philippe eran realistas en sus aspiraciones en este primer Dakar. Durante la etapa prólogo completamente embarrada de Monthléry, el pequeño coche con tracción a las dos ruedas salió del apuro incluso mucho mejor que algunos 4x4 más pesados y con neumáticos mal adaptados, de hecho, el comienzo del rally les fue bastante bien.

Ambos, piloto y copiloto, sabían que era necesario disputar este rally prestando atención a muchas cosas si esperaban llegar al final. El vehículo es liviano y atraviesa las pistas de Argelia sin dificultad, pese a que lo hacen a un ritmo que tiene en cuenta las limitaciones del coche y con cautela de no romper el automóvil.

No cuentan con ningún tipo de apoyo, así que están obligados a llevar con ellos todo lo necesario para reparar cualquier avería y también provisiones para comer. A pesar de esto, la pista es benévola con Dyane.

 

dyane_dakar_05.jpg

 

C'EST FINI 

Llegaron a Bamako tras una etapa nefasta, no sólo para ellos, sino también para una buena cantidad de vehículos con tracción de dos ruedas, que causó muchos daños en la caravana. Sandron y Alberto tuvieron que asumir el darse por vencidos. Thierry Sabine llego a discutir con Philippe Alberto y Christian Sandron al tratar de hacerles entender que el automóvil nunca podría afrontar las siguientes etapas dado su estado en ese momento, por los daños en sus suspensiones.

 

dyane_dakar_08_l.jpg

 

No queriendo correr más riesgos como romper aún más el automóvil, Christian Sandron decidió venderlo en el garaje Citroën en Bamako ...

No les quedaba más remedio, de hecho... ¡era la única forma de pagar el viaje de regreso a casa!

Christian Sandron no participó en ningún Dakar más, a diferencia de Philippe Alberto, que repitió en 1981 y 1982. Pese a todo, esta experiencia fue muy enriquecedora. Una experiencia más cercana a la aventura que a la carrera. Según Christian Sandron, "¡el espíritu no es para nada así ahora, el Dakar se ha convertido en una carrera y punto!".

Quizá no sea del todo así. Si preguntásemos a alguno de los pilotos que participan en la edición 2020 del Dakar, no opinarían como Christian Sandron, pese a que participen respaldados por una gran marca y tengan, con ello, un gran número de personal a su disposición a cada llegada al vivac al final de cada etapa. El Dakar sigue siendo, quizá suavizada si lo comparamos con los primeros años, una gran aventura, con aquellos chalados en sus locos cacharros. Y es que, en el fondo, hay que estar al menos un poco chalado para recorrerlo.

Saludos

Javi C.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Citroen
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP