Artículos SoyMotor.com

GP de Baréin F1 2019: Mercedes no falla

AmpliarLewis Hamilton gana el GP de Baréin F1 2019 - SoyMotorLewis Hamilton gana el GP de Baréin F1 2019

Segunda prueba de la temporada, llamada a desvelar las dudas generadas por la carrera de Australia. El circuito de Sakhir, con cuatro largas rectas, con curvas más variadas y una tipología que se centra en la tracción, debería dar una idea más ajustada del nivel de todos los equipos. Y eso teniendo presente lo atípico de un trazado en el que se corre de noche, en el que la temperatura suele ser alta y con la arena del desierto omnipresente sobre el asfalto.

Para Carlos Sainz, la semana llegaba con la mala noticia del cambio de su MGU-K, lo que significa usar la segunda unidad permitida en la segunda carrera, pero junto a ello también cambió el motor de combustión, el MGU-H y el turbo. Tampoco Daniel Ricciardo empezaba con buenas noticias, teniendo que cambiar el chasis de su Renault RS19 tras el abrupto inicio de la carrera en Albert Park. Por último, Williams anunciaba el regreso de Patrick Head como asesor al equipo. Head, figura histórica y clave en la época de éxitos de Williams, quizás no pueda aportar soluciones técnicas, pero sí convertirse en una figura con autoridad que devuelva el rumbo al equipo.

 

VIERNES

Con la luz del día y 28 grados en una pista llena de polvo, los primeros libres en esta pista sólo sirven para tomar contacto con el trazado, ajustar ciertos reglajes, y prepararse para el que era el único entrenamiento válido del fin de semana, los segundos. Pirelli había traído la gama más dura de compuestos, los C1 –duro–, C2 –medio– y C3 –blando–. Tras la vuelta de instalación, el silencio y la espera.

Los Ferrari comenzaron con los blandos, lo que les dio unos tiempos mejores de inicio, con Vettel marcando una serie de registros hasta bajar al 1'31"747, lo que dejaba a su compañero Leclerc a sólo 0"074 segundos. Por su parte, los Mercedes preferían los medios para iniciar el trabajo del fin de semana, y eso les dejaba más retrasados en los tiempos, con Hamilton con un 1'32"947 que lo colocaba cuarto, y con Bottas con un mejor 1'32"340 en tercer lugar.

Los Red Bull dividieron sus opciones. Verstappen usó el blando, pero no pudo superar a los Mercedes, mientras que Pierre Gasly, con el medio, se quedaba preocupantemente lejos de su compañero de equipo: a 2"1 segundos, diferencia que no se justificaba por el compuesto usado por ambos. Mientras tanto, Lance Stroll sufría un aparatoso trompo en la curva 4, cruzando la pista y chocando con las barreras, lo que dañó su alerón delantero. Y aunque no parecía grave, tardaría en volver a pista.

Sólo cuando todos hicieron uso del blando se definieron mejor las posiciones, aunque con dudas. Por ejemplo, Lewis Hamilton cometía un error en su intento, yendo largo en la última curva, y con eso era incapaz de superar a su compañero. El 1'31"601 de Lewis se quedaba a dos décimas del tiempo de finlandés. Pero lo sorprendente era la distancia de 1"247 segundos respecto al 1'30"354 marcado por Charles Leclerc, que superaba en 0"263 segundos un Vettel cuya vuelta no había sido del todo redonda. ¿Los Mercedes a un segundo dos semanas después? No era real.

Los Red Bull tampoco marcaron mejores tiempos, aunque quedaron cerca de los Mercedes. Verstappen fue quinto con un 1'31"673, y Gasly mejoró sus prestaciones con un 1'31"815 que era todo un balón de oxígeno para el francés. Justo detrás de los tres mejores equipos, que ocupaban ordenados las posiciones, estaba el McLaren de Carlos Sainz, apoco más de una décima de Gasly, lo que dejaba buenas sensaciones, sobre todo por superar a los Renault y demás equipos del grupo medio que, en Melbourne, les habían superado. Pero era demasiado pronto para sacar conclusiones. El final de la sesión fue movido, con trompos de George Russell con el Williams, Grosjean dañando su alerón delantero o Giovinazzi y Hülkenberg teniendo un encuentro en pista tenso. Igual que Kimi Räikkönen con Albon. Era hora de pasar página a la sesión importante.

Con los focos encendidos, la segunda sesión se disputaba con 24 grados en el ambiente, pero con la pista mucho más fría. La noche había llegado, y era hora de obtener importantes datos. Kimi Räikkönen comenzaba con un trompo en la curva 2, pero sin consecuencias. A partir de ahí, los monoplazas ocuparon la pista.

articulo-gp-barein-2019-10-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-11-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-12-f1-soymotor.jpg

Todos comenzaron con el neumático medio, y con ellos, los Mercedes marcaron mejores tiempos, pero por muy poco. El 1'30"124 de Bottas fue sólo 0"079 segundos mejor que el tiempo de Charles Leclerc. Hamilton se colocaba tercero, e incluso Max Verstappen superaba a Vettel para ser cuarto. Pero todavía no eran simulacros de vuelta rápida. Esos los abrió Ferrari, a falta de una hora para el fin de la sesión.

Vettel marcó un 1'28"942 que sólo Charles Leclerc pudo replicar, pero a más de una décima. Curiosamente, Vettel mejoró su tiempo después, pero con un fallo en la última curva, lo que hacía de su 1'28"846 un tiempo mejorable. Pero nadie, ni él mismo, lo hizo. De hecho, Leclerc se acercó a 0"035 segundos, pero nadie más se quedó tan cerca. Los Ferrari, a una vuelta, habían sacado a relucir una velocidad muy superior, en principio. Y más porque los Ferrari usaron dos juegos nuevos de blandos.

Porque los Mercedes, usando un solo juego, estaban a 0"603 segundos en el caso de Hamilton, y a 0"711 Bottas. De hecho, más cerca estaban de los Mercedes un sorprendente Nico Hülkenberg en quinta posición, y Max Verstappen sexto, a apenas dos décimas de Hamilton. En realidad, a partir del quinto lugar, el orden de la parrilla era confuso. Norris, por ejemplo, estaba en un magnífico octavo lugar mientras Sainz estaba decimoprimero. Daniel Ricciardo era decimoquinto, diez puestos por detrás de su compañero. Los Alfa Romeo estaban hundidos en la clasificación, con Kimi Räikkönen decimosexto y Antonio Giovinazzi decimoctavo, superando sólo a los Williams, notoriamente lentos y además advertidos de no subir a determinados pianos para evitar posibles daños en piezas de las que no tenían recambios. Demasiado por resolver a una vuelta.

Mientras las vueltas rápidas indicaban la superioridad de Ferrari –que era rebajada por Mattia Binotto considerando diferentes usos de mapas de motor–, en ritmo de carrera la Scuderia también era mejor, lo que parecía indicar que todos los problemas vividos en Australia se debían más al tipo de circuito que a un problema serio en el SF90. Así, con el neumático blando, Sebastian Vettel tenía un mejor ritmo medio superior en 4 décimas a su compañero de equipo. Con ese neumático, los Mercedes no estaban lejos, con Hamilton, Bottas y también Max Verstappen en apenas 1 décima entre ellos, y a sólo dos décimas como máximo respecto a Leclerc, con Gasly más retrasado.

Sin embargo, con el neumático medio, era Charles Leclerc el que despuntaba, con los Mercedes en una posición más positiva, superando Bottas a Vettel, mientras que Hamilton sufría más para extraer el ritmo de este tipo de compuesto, viéndose superado incluso por Verstappen, aunque muy ligeramente. La imagen general era la de que Ferrari estaba un poco por delante tanto a una vuelta como en ritmo, pero eran tan sólo simulaciones. De hecho, los pilotos de Mercedes se mostraron más contentos con el balance del coche en la segunda sesión, indicando una progresiva mejora, mientras que Vettel indicaba que, si bien el coche respondía mejor que en Albert Park, todavía estaba lejos de las sensaciones de pretemporada. Binotto lo resumía con que los tiempos podían resultar "engañosos". La lucha por la pole y por la victoria se anunciaba más cerrada que en Australia.

La tercera sesión de entrenamientos libres devolvió la luz del día al circuito, con la diferencia que eso supone para la clasificación. Ferrari y Mercedes se centraron en el neumático blando para toda la sesión, aunque los Mercedes tardaron casi veinte minutos en salir a pista. Mientras tanto, los Ferrari tomaron el mando, con Vettel por delante de Leclerc, ambos con neumático usado. Cuando Bottas hizo su vuelta, se colocó primero con un 1'31"111, medio segundo mejor que el tiempo de Vettel. Por poco, pero suficiente, Lewis Hamilton batió a su compañero por 0"095 milésimas.

Pero era circunstancial. En los últimos intentos, Charles Leclerc se desmarcó de todos con un 1'29"569 que su compañero sólo pudo replicar a 0"169 segundos. Luego, un enorme hueco con los Mercedes, tercero Hamilton a 0"765 y cuarto Bottas a 0"820, diferencias bastante escandalosas, pero que no acababan de convencer en su fundamento. Más cuando los Red Bull estaban muy atrás, con Max Verstappen que no rodaba en la primera mitad de la sesión, pero acababa octavo a 1"390 segundos, y Pierre Gasly en duodécima posición.

Gran sesión para los McLaren, con Norris séptimo y Sainz noveno, a sólo 0"010 segundos de distancia entre ambos, y metidos de lleno en la zona media alta de la parrilla, dejando muy buenas sensaciones y perspectivas. Por delante de ellos, sólo Romain Grosjean y un nuevamente sólido Nico Hülkenberg. La lucha por la pole y por la zona media estaba dispuesta.

 

CLASIFICACIÓN

La primera sesión de clasificación no fue preocupante para los equipos punteros. Charles Leclerc siguió con su dominio hasta ese momento, con un tiempo de 1'28"495, con Sebastian Vettel a su zaga, con una vuelta mejorable al irse largo en una de las curvas en su intento, lo que le dejó a 0"238. Los Mercedes enseguida estuvieron tras ellos, pero es cierto que lejos, con Hamilton a 0"767 segundos, y Bottas finalmente quinto a 1"003 segundos. La distancia seguía siendo enorme.

Espectacular la vuelta de Lando Norris con el McLaren, cuarto colocado entre los Mercedes tras mejorar en el último intento tras un susto con Grosjean en su primera vuelta, y para redondear una primera ronda fantástica para el equipo inglés, Carlos Sainz esta vez sí le seguía en séptima posición, un gran resultado ya en ese momento para el equipo. Más preocupante el ritmo de los Red Bull, con Verstappen finalmente noveno y Gasly en decimocuarto lugar, sin acabar de encontrar el ritmo con el Red Bull.

Pero la gran sorpresa fue la eliminación, por un lado, de Nico Hülkenberg en decimosexta posición, que llevaba un buen fin de semana hasta ese momento. Se vio incapaz de igualar el ritmo de Daniel Ricciardo, undécimo. También cayeron Antonio Giovinazzi –los Alfa Romeo con un balance complicado en esta pista–, Lance Stroll con un rendimiento muy mejorable, y los dos Williams, casi en otra categoría. El dato, eso sí, era que del quinto, Bottas, al primer eliminado, Giovinazzi, había sólo medio segundo.

Así que la segunda sesión iba a ser una batalla intensa para los pilotos de la zona media para pasar a la última sesión. Sin embargo, hubo algunas sorpresas, como la de Daniel Ricciardo, undécimo y eliminado por sólo 0"017 segundos respecto al décimo, un Kimi Räikkönen que en el último momento puso su experiencia y oficio para colocar al Alfa Romeo en la última ronda. La otra sorpresa fue Pierre Gasly, de nuevo decepcionante en clasificación respecto a su compañero de equipo, un Verstappen que estaba séptimo. Junto a ellos cayeron Alexander Albon, con un buen resultado superando no sólo a Daniil Kvyat, último de los eliminados, sino también a Pierre Gasly, colocándose así por delante de un monoplaza del primer equipo de la estructura Red Bull. Tampoco Sergio Pérez pudo esta vez colocar su monoplaza en mejor posición que la decimocuarta.

Así que el espectáculo dela zona media entregó las alegrías a los McLaren, con un gran rendimiento, esta vez Carlos Sainz delante de Lando Norris, y también para los dos Haas. Delante de todos ellos, los Ferrari y los Mercedes. Sin embargo, Sebastian Vettel vio complicada innecesariamente su clasificación al encontrarse con tráfico y malgastar su primer intento, que debería haber dado un tiempo suficiente, lo que le obligó a usar un nuevo juego de neumáticos para asegurar su pase, en segunda posición, a 0"310 segundos de un intocable Charles Leclerc, de nuevo dominador con un 1'28"046. Los Mercedes, más cerca, Hamilton a 0"532 segundos y Bottas a 0"784. Las distancias se empezaban a acortar.

articulo-gp-barein-2019-8-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-7-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-9-f1-soymotor.jpg

La tercera y definitiva sesión fue un espectáculo de velocidad y precisión de Charles Leclerc, que logró la primera pole position de su carrera deportiva en F1, y se convierte en el segundo piloto más joven en lograrlo. Su primer intento ya le hubiera dado la pole position, pero cuando nadie podía superarlo, y siendo el último piloto en el segundo intento en acabar su vuelta, el monegasco no levantó, sino que aún rebajó su registro para batir definitivamente el récord que ostentaba Sebastian Vettel, marcando un 1'27"866 inalcanzable en todos los sentidos. La sonrisa era amplia, la demostración de fuerza, implacable.

Sebastian Vettel le felicitó, pero tenía poco que celebrar. Por sus errores, se vio limitado a una única vuelta. No fue mala, pero estaba dentro del rango de seguridad al no poder permitirse un fallo. Estaba a apenas una décima tras el segundo sector, que subió a los 0"294 segundos en meta. Se puede decir que salvó la situación al colocar al Ferrari en primera línea en un día en que estaba listo para la pole. Pudo ser peor, porque una queja de Grosjean y Norris pudo acarrearle una sanción por molestarles en su vuelta, que quedó en nada. Eso sí, Ferrari anunció que Leclerc podía estar delante.

Detrás, los Mercedes, pero mucho más cerca de lo visto durante el fin de semana. Incapaces de igualar la velocidad de los Ferrari, Hamilton quedó tercero a 0"324 segundos, casi superando a Vettel, mientras que Bottas estaba cuarto a 0"390 segundos, cerca de Lewis. Ambos cuajaron dos buenas vueltas, pero insuficientes, aunque anunciando una lucha más cerrada para la carrera.

Max Verstappen finalmente se colocó donde se le esperaba como mínimo, en quinta posición, pero muy lejos de cualquier opción, a 0"886 segundos del líder, y a medio segundo de los Mercedes. El Red Bull estaba en zona de nadie, y sólo Max fue capaz de extraer lo mejor del monoplaza para colocarlo lo más arriba posible, a la espera de la carrera. Kevin Magnussen volvió a firmar una gran clasificación, con una sólida sexta posición poniendo en serios aprietos a Verstappen, con sólo 5 milésimas de diferencia.

Carlos Sainz rubricó una gran clasificación con su séptimo lugar, cerca del Haas. El McLaren se comportaba mucho mejor en Baréin, y eso lo demostró el tener a dos coches entre los diez primeros, aunque el último fuese Lando Norris, a dos décimas de Sainz. El español superó netamente al otro Haas, el de Grosjean, que al menos partía en una posición que le permitía poder luchar en la zona alta de la clasificación. El noveno puesto de Kimi Räikkönen fue más producto del pundonor que del rendimiento del Alfa Romeo, pero el finlandés se mantiene entre los diez primeros en clasificación, a la espera de la evolución de un coche con buena base.

Romain Grosjean recibió una penalización de tres posiciones en parrilla por entorpecer a Lando Norris, por lo que la parrilla de salida definitiva quedaba liderada por Charles Leclerc, seguido de Vettel, Hamilton, Bottas, Verstappen, Magnussen, Sainz, Räikkönen, Norris, Ricciardo, Grosjean, Albon, Gasly, Pérez, Kvyat, Giovinazzi, Hülkenberg, Stroll, Russell y Kubica.

 

CARRERA

Los focos traían la luz del día al circuito, con los Ferrari colocados en una posición inmejorable para iniciar el Gran Premio, uno de esos días en los que hay que recoger el máximo de puntos posibles en un circuito que parecía más favorable a los italianos que a los Mercedes, aunque estos no estaban lejos. Dirigiéndose a la primera posición, Charles Leclerc, nuevo en estas lides en un Gran Premio. Tras él, nueve campeonatos del mundo entre Vettel y Hamilton dispuestos a no dejarle llegar antes que ellos a la primera curva.

Leclerc reaccionó a la perfección, pero justo cuando la tracción tenía que ser perfecta, las ruedas patinaron lo justo para retrasar su avance mientras Sebastian Vettel, desde la zona supuestamente sucia, partía a la perfección y se emparejaba con su compañero de equipo. Llegando a la primera curva, el Ferrari número 5 estaba primero y en el interior, pero Leclerc aún intentó recuperar su posición por el exterior. No fue posible, y tuvo que defenderse de un excelente Valtteri Bottas que había superado a Hamilton.

Camino a la cuarta curva, Bottas no dudó en atacar a Leclerc, con menos velocidad, y aunque nuevamente se mostró correoso, con ambos en paralelo hacia las eses. Finalmente, el sueño de Leclerc se desvaneció: había caído de primero a tercero, y tenía a Hamilton detrás dispuesto a pasarlo. Pero hasta ahí llegó el momento de flaqueza del monegasco, que mantuvo la tercera posición. Por detrás, Carlos Sainz realizó una gran salida, y era quinto llegando a la primera curva, pero Magnussen se lanzó al interior en la primera curva, y eso hizo que el español tuviera que dejar cierto espacio. Por el exterior, Max Verstappen recuperó lo perdido superando al McLaren por fuera, que pudo sin embargo mantener la sexta posición. Un poco más atrás, Lance Stroll tocó a Romain Grosjean, pinchándole el neumático con el alerón, que quedó dañado. No hubo sanción para ninguno de ellos, más allá de tener que pasar por boxes en la primera vuelta.

Al paso por meta, Vettel lideraba con 1'5 segundos sobre Bottas, que se veía atacado por Leclerc, y tras ellos, Hamilton, Verstappen con Carlos Sainz a su rebufo, Magnussen, Räikkönen, Ricciardo, Pérez, Hülkenberg, Gasly, Albon, Norris, Giovinazzi, Kvyat, Kubica, Russell, Stroll y Grosjean. El ataque de Leclerc surtió efecto, porque en la primera curva, el finlandés sucumbió pasándose de frenada, y el Ferrari recuperó la segunda posición. Ahora el problema para Bottas era Hamilton, que camino de la cuarta curva se emparejó con él por el exterior. Cedió para tener mejor tracción, y al llegar a las eses, Lewis ya era tercero. Todo estaba en relativo orden de nuevo, salvo que Vettel estaba en primer lugar con dos segundos de ventaja.

Eso no significaba que Leclerc se fuese a rendir. Todo lo contrario. Comenzó a recortar la distancia con facilidad, con Vettel incapaz de sostener el ritmo de vuelta rápida de su compañero de equipo. Mientras tanto, en la tercera vuelta, Carlos Sainz aprovechó un error de Max Verstappen y se pegó a la zaga del Red Bull. Decidido a atacar, activó el DRS en la recta de meta al comienzo de la cuarta vuelta. Camino de la cuarta curva, el español se fue al exterior y parecía tener ganada la posición, pero eso, con Max Verstappen, nunca se puede dar por sentado. Porque el holandés frenó tarde y mantuvo el interior. Un leve roce, y el neumático delantero derecho del McLaren quedó pinchado, acabando con una hipotética buena carrera para el español, que pasó por boxes y cayó a último lugar.

En la quinta vuelta, Charles Leclerc ya estaba a rebufo de Vettel, y mostrando su presencia en los espejos de su compañero de equipo. Avisó que era más rápido. Y en la vuelta 6, en la primera curva, el monegasco se lanzó por el exterior y pasó con facilidad al alemán. Este intentó devolver el golpe en la curva 4, pero por el exterior era imposible. Charles Leclerc había sacado todo su potencial y restaurado la mala salida.

articulo-gp-barein-2019-5-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-6-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-2-f1-soymotor.jpg

La carrera se estabilizó en ese momento, a la espera de las primeras paradas. Salvo por Ricciardo y Hülkenberg que remontaban hasta la sexta y séptima posición. En el caso del alemán, una gran recuperación desde su mala posición de salida. Max Verstappen, con una pérdida de presión en un neumático, paró en la vuelta 12 y colocó los neumáticos medios, sabedor de ir a dos paradas, lo que le permitió poner en ciertos aprietos a Bottas, que había perdido el ritmo de los líderes. Mientras tanto, Charles Leclerc abrió un hueco que llegó a algo más de los tres segundos. El problema para Vettel era otro: Lewis Hamilton se había acercado a menos de un segundo, y estaba en riesgo de ser adelantado en boxes.

Valtteri Bottas paró en la vuelta 13, volviendo tras Verstappen, aunque poco después recuperaría su posición en la curva 4. En esa misma vuelta era en la que Hamilton atacaba ya sin reservas a Vettel, que se defendía. La opción era lógica: parar en boxes. Lo hicieron en la 14 tanto Leclerc como Hamilton, pero el primero colocó neumático medio y Hamilton el blando. Cuando en la vuelta siguiente se detuvo Vettel –neumático medio para él– perdió la segunda posición con Hamilton. Desde ese momento, el ritmo de Charles Leclerc fue magnífico, abriendo progresivamente una ventaja que le permitía controlar con maestría su primera carrera en el liderato. Intocable. En la vuelta 20, 5"3 segundos, y seguiría creciendo.

Más aún cuando en esa vuelta, Hamilton se fue algo largo en la última curva, y Vettel se acercó al Mercedes. Comenzaba el ataque sobre su gran rival, que padecía con los neumáticos blandos. El ataque llegó en la vuelta 23, superando al Mercedes con ayuda del DRS por el exterior de la curva 4. El orden de la parrilla de salida quedaba totalmente restaurado, con Leclerc a 7"3 segundos de Vettel, que pronto abrió un hueco de 3 segundos con Hamilton, lo que le permitía estar con cierta comodidad en la segunda posición.

La cuestión era el momento de la segunda parada, necesaria para todos. Quien lo comenzó fue Max Verstappen en la vuelta 33. Antes de eso, Romain Grosjean se retiraba definitivamente. Verstappen y colocó de nuevo los medios, pero con una nueva mala parada. En la 35, lo hizo Lewis Hamilton colocando obligatoriamente el medio. Le replicó Vettel en la 36, manteniendo la posición. Y en la 37, Leclerc hizo lo propio, manteniendo el liderato sobre Bottas en ese momento. Todo parecía tranquilo, con Leclerc a 5"2 segundos de Vettel. Pero la tormenta estaba a punto de desencadenarse.

Comenzó con Sebastian Vettel, que se encontró con Bottas en la vuelta 38, justo cuando el finlandés entraba para hacer su última parada –medios para él–. El Ferrari empezó a ver presionado por Hamilton. Tanto que en esa misma vuelta, al llegar a la curva 4, Vettel tuvo que proteger el interior, con el Mercedes lanzándose al exterior y ganando la posición. El de Ferrari quería resistir, pero al aplicar el acelerador con demasiada precipitación, acabó en un estrepitoso trompo. Su alerón recibió algún daño por las vibraciones, porque en la contrarecta voló por los aires, empeorando todavía más la situación. Pasó por boxes, colocó el neumático blando, y volvió a pista noveno. La carrera se había complicad. En ese mismo instante, Hülkenberg superaba a su compañero Daniel Ricciardo, toque incluido, en la vuelta 1.

Vettel remontó hasta la quinta posición en la vuelta 44, a 26 segundos de desventaja sobre Verstappen, que estaba en cuarta posición. Charles Leclerc dominaba con mano de hierro el Gran Premio, con casi diez segundos sobre Hamilton. Y entonces, en la 45, a Leclerc se le encendió un mensaje en el volante: 'Engine'. Era un cilindro, aunque en un primer momento se pensó en el MGU-H, el que había fallado. Charles Leclerc perdió una notable cantidad de potencia además de no poder recargar la parte híbrida del motor, y vio enjugada su ventaja con rapidez: en la vuelta 48, Hamilton pasó con facilidad al Ferrari antes de la última curva, incluso disculpándose. El siguiente en tratar de llegar era Valtteri Bottas, que lo hizo ante la desesperación de Leclerc en la vuelta 54. Max Verstappen, a sólo 5 segundos, iba a ser el siguiente.

Pero entonces, en la primera curva, los dos Renault estaban parados. Justo a la vez. En el caso del alemán, una humareda indicaba rotura, mientras que para el australiano, el coche simplemente se apagó, perdiendo toda energía por un fallo en el MGU-K. Eso motivó la aparición del coche de seguridad, y la clasificación quedó congelada hasta la meta.

articulo-gp-barein-2019-1-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-4-f1-soymotor.jpgarticulo-gp-barein-2019-3-f1-soymotor.jpg

Y así, Lewis Hamilton logró otra victoria, la número 74 de su carrera, y Mercedes un nuevo doblete absolutamente inesperado. Lo mejor iba a ser un muy buen segundo puesto de Hamilton, pero ante la debacle ferrarista, el inglés aprovechó la oportunidad. Lewis reconoció la superioridad de Leclerc, pero eso no cambiaba nada. Con esta victoria, Lewis se coloca segundo del mundial, sólo superado por Bottas por el punto de la vuelta rápida lograda en Australia. Valtteri no estuvo como en Albert Park, pero encontró un excelente segundo lugar a la espera de días que le sean más favorables. No encontró el ritmo durante la carrera

Ferrari se llevó un duro golpe en un circuito en el que todo parecía favorable. Por un lado, Sebastian Vettel volvió a cometer un error inaceptable, otro trompo como en la última parte de la temporada pasada. La precipitación, y más a comienzos del año, es innecesaria, y la pérdida de puntos es demasiada en un día en el que incluso pudo pensar en ganar tras su excelente salida. Así no se ganan los mundiales, con un quinto lugar inaceptable, por más que el se escudara en un coche difícil de conducir. Por otro lado, el coche falló con el líder de la carrera, un Charles Leclerc que demostró estar listo para luchar con los mejores, que mereció una victoria que llegará, pero cuando se escapa en un día así, la decepción es mayor todavía. Porque uno nunca sabe ni cómo se desarrollará el campeonato ni si habrá una oportunidad cercana. Toda la Scuderia estaba abatida. El único consuelo, su primer podio y el punto de la vuelta rápida, lograda en la vuelta 38 con un 1'33"411.

En cuarto lugar llegó Max Verstappen, que a punto estuvo de repetir podio si la carrera no se detiene. Sin embargo, el Red Bull estuvo fuera de toda lucha durante el fin de semana, con un ritmo lento. Sólo el holandés salvó la cara del equipo, porque Pierre Gasly, aunque acabó octavo, volvió a tener un fin de semana opaco que empieza a convertir en preocupante su situación. Debería haber estado quinto o sexto. Se vio incluso superado en algunos momentos por los Toro Rosso, y eso en Red Bull es algo imperdonable. Aumenta la presión para el francés.

Lando Norris firmó un Gran Premio muy positivo con su sexta posición final, cierto que ayudada por el abandono de los dos Renault. Pero es que el McLaren fue el mejor de los demás, no en pista, pero sí en meta. Su lucha y adelantamiento sobre Kimi Räikkönen despejó las dudas que había generado en Australia, retenido precisamente por el Alfa Romeo de Giovinazzi. Suma sus primeros puntos, algo que con McLaren aún no ha podido hacer Carlos Sainz. Dos carreras, dos problemas. Una lástima porque en este Gran Premio, el madrileño hubiera estado como poco con Norris, habiendo sido más rápido que él durante el fin de semana, aunque se encontró con un problema en la caja de cambios que hizo más dura aún su carrera, que finalizó en el último lugar pero tras abandonar el Gran Premio en la vuelta 53.

En séptima posición, Kimi Räikkönen, que vuelve a dar puntos a Alfa Romeo. Aunque pasó bastante desapercibido en la carrera, el finlandés sigue tirando de oficio y sacando el rendimiento del monoplaza italosuizo, algo que su prometedor compañero no logra hacer. Antonio Giovinazzi se quedó a las puertas de los puntos en undécima posición, pero sin haber dado muestras todavía del talento que se le supone. Pasa demasiado desapercibido.

Magnífica novena posición para Alexander Albon, que puntúa por primera vez en la F1. Su adaptación está siendo positiva, no se mete en problemas y es rápido, como demostró en clasificación. Beneficios por abandonos aparte, es un premio a un buen inicio de año. Esta vez, Daniil Kvyat no pudo llevar puntos al equipo, y terminó en duodécima posición. Tuvo un incidente que le dejó sin muchas posibilidades.

El último punto lo logró Sergio Pérez. Los Racing Point no estaban en ningún lugar en el Gran Premio de Baréin, pero ese punto vuelve a ser importante. Lance Stroll tuvo un fin de semana mediocre, y acabó en decimocuarto lugar. El equipo no parece el mismo que había asombrado otros años. Para olvidar el Gran Premio de Haas, con Grosjean abandonando por daños y Magnussen, que suele ser fiable, en decimotercera posición. Los Williams cerraron la fila de coches que cruzó la meta, Russell por delante de Kubica.

Segunda carrera, segundo doblete. Como si nada hubiese cambiado, como si la competitividad de Ferrari en este Gran Premio hubiese sido un espejismo del desierto que se olvidará con el paso de los años. Mercedes gana donde otros desaprovechan sus oportunidades. Y es así como se pierden los títulos mundiales, dejando escapar aquellas victorias o podios en los circuitos más favorables. Cuando nos dirigimos al Gran Premio 1000 desde la creación del campeonato, al menos nos quedamos con que puede haber pelea entre Mercedes y Ferrari.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de guses
Efectivamente tal y como dice el titular del artículo del excelentísimo José Vinuesa ......."Mercedes NO falla". Esta es la diferencia de un equipo ganador más NO superior. En Mercedes hacen todo bien, desde la fiabilidad hasta las acertadas órdenes de equipo, viene sucediendo desde hace 2 temporadas atrás, donde un equipo Ferrari que le dio alcance en prestaciones, sigue cometiendo errores truncando sus posibilidades. En conclusión, el auto Mercedes no es superior al Ferrari, el equipo Mercedes es mejor en todo su conjunto, por eso son los justos campeones.
  • 4
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP