GP Francia F1 2019 en directo
Artículos SoyMotor.com

GP de Azerbaiyán F1 2019: Bottas no se doblega ante Hamilton

AmpliarGP de Azerbaiyán F1 2019: Bottas no se doblega ante Hamilton – SoyMotor.comValtteri Bottas en el podio de Bakú

Por cuarto año consecutivo, la Formula 1 desembarcaba en el circuito urbano de Bakú para disputar la cuarta carrera de la temporada, en una pista que desde la primera edición dejó muestras de ser de las más divertidas e imprevisibles del calendario, pese a tratarse de un trazado en mitad de la ciudad. En la variedad reside el atractivo y la dificultad de este circuito, que mezcla lo típicamente urbano con una infinita recta de meta.  

Ferrari llegaba con una gran batería de mejoras, en su intento de empezar a tomar el pulso a un campeonato en el que se veía superada con creces por Mercedes. Obviamente, al ir acercándonos a suelo europeo, todos los equipos traían ya algunas evoluciones, mayores o menores, buscando mejorar su rendimiento. Quizás el de Bakú no es el más indicado de los circuitos para valorar evoluciones de cara al resto del año, pero cada carrera cuenta.

Quien la empezaría con malas noticias sería Antonio Giovinazzi, que, al estrenar la tercera centralita electrónica de la temporada, penalizaba con die posiciones en parrilla. Alfa Romeo se convertía así en el primer equipo en sufrir sanciones por el uso de componentes. De hecho, la centralita electrónica debía ser bastante conflictiva en el monoplaza italiano, ya que Kimi Räikkönen también estrenaría la segunda del año, y por lo tanto sin sanción, pero al borde de las mismas.

Por su parte, Max Verstappen y Pierre Gasly estrenaban nuevas unidades de MGU-H, MGU-K y turbo, sin acarrear sanción alguna, si bien el holandés manifestaba su disponibilidad a padecerlas si con ello Honda podía mejorar. En esa labor también colaborarían los Toro Rosso, y, de hecho, tanto Daniil Kvyat como Alexander Albon, estrenaban motor de combustión Honda sin sanción.

Pirelli traía a esta pista los compuestos C4 para el blando, C3 para el medio y C1 para el duro, una gama media en cuanto a dureza. Sin embargo, y salvo contadas excepciones, casi ningún piloto llevaba más de una unidad de duros para esta carrera, siendo el blando el preferido por todos ellos, con el medio como opción. Y es que Bakú, como buen urbano y además con temperaturas no muy calurosas, requería los compuestos que diesen mejor rendimiento inmediato. De hecho, se vería durante el fin de semana que la degradación era bastante baja incluso en el blando, que permitía estirar sus capacidades varias vueltas sin desfallecer.


ENTRENAMIENTOS LIBRES

Los primeros entrenamientos libres se disputaron con 16,7 grados en el ambiente y 39,6 en la pista. Pero en realidad, es más adecuado decir que no hubo sesión de entrenamientos. Cuando se llevaban sólo 17 minutos, la sesión quedó cancelada, debido a que las alcantarillas se levantaban. De hecho, Charles Leclerc pasó por encima de una en la recta que va de la curva 2 a la 3, y poco después, George Russell la pisó de lleno, succionando la pieza metálica que infligió severos daños al fondo plano de su Williams, hasta el punto de que se vio obligado a cambiar el chasis, no pudiendo tomar parte en la segunda sesión de entrenamientos.

También en la zona del castillo se había soltado otra alcantarilla, así que, mientras algunos comisarios saltaban de manera absurda sobre la alcantarilla desprendida –y el camión que llevaba el Williams de vuelta a boxes impactaba con una de las vallas publicitarias que cruzan la pista, rompiendo la pluma de la grúa–, dirección de carrera canceló la sesión de manera irreversible. No había solución inmediata para las alcantarillas, que requerirían de mucho trabajo, y la seguridad no podía verse afectada.

Sólo los Ferrari, con mucha parafina, dieron algunas vueltas. En concreto, Charles Leclerc dio cinco giros marcando un mejor registro de 1'47"497, mientras que Sebastian Vettel dio cuatro, con un 1'49"598 como mejor vuelta. Obviamente, datos insignificantes. Nadie dio más que la vuelta de instalación, y en el caso de los Mercedes, ni siquiera salieron a pista.

Así que la segunda sesión de entrenamientos libres se convertía en imprescindible para todos los equipos. Sin embargo, no iba a ser una sesión tranquila, con la temperatura prácticamente igual que en la sesión anterior, 17 grados ambientales y 35 en pista, y bajando. Una pista que pronto se iba a revelar como muy sucia y fría. Así lo experimentó Valtteri Bottas en las curvas 1 y 2, Hamilton en la octava y finalmente Lance Stroll en la curva 2, provocando un choque con las barreras que provocaba una bandera roja. Los daños en su Racing Point le impedirían volver a pista, pese a que justo antes de finalizar la sesión, el coche estaba reparado.

Todos los equipos habían comenzado a probar con el medio, pero la bandera roja, que no se retiró hasta que quedaba una hora y cinco minutos de sesión, impidió que los equipos pudieran profundizar en el conocimiento del comportamiento de este neumático. Al volver a pista, la opción preferida era el blando. La sesión había quedado reducida a una hora efectiva, así que enseguida comenzaron las simulaciones de vuelta rápida.

accidente-kvyat-soymotor-2019.jpg

norris-baku-2019-soymotor.jpg

alfa-romeo-soymotor-2019.jpg

Charles Leclerc, pese a tocar el muro en la salida de la curva 7 antes de la bandera roja, comenzó marcando el ritmo con un 1'43"598, que Vettel no pudo replicar inicialmente por una salida de pista sin consecuencias. Luego, en un verdadero mano a mano entre los pilotos de Ferrari, con el alemán marcando un 1'43"196 para desbancar a Leclerc en la que era la quinta vuelta de su neumático blando. El monegasco, sin embargo, seguía mejorando sus registros, y marcaba finalmente un 1'42"872 también en su quinta vuelta para colocarse definitivamente primero en lo que restaba de sesión, mejorando en 0,324 segundos el tiempo de Vettel.

Los Mercedes no parecían encontrar el ritmo a una vuelta, con Hamilton tercero a 0,669 segundos y Bottas, muy afectado por la escasa adherencia, en un definitivo quinto lugar a 1’131. Entre medias se les había interpuesto, con una vuelta rápida tardía, Max Verstappen, con un 1'43"793 que le dejaba a 0,921 segundos de Charles Leclerc.

Sin embargo, eran los errores los que marcaban la sesión. Había salidas de pista prácticamente sin descanso, con un Grosjean bastante reiterativo, pero también Gasly, de nuevo Vettel, o Daniel Ricciardo, que, de hecho, tras dañar severamente su juego de neumáticos en una salida a falta de 30 minutos, se vio obligado a no volver a pista para no perjudicar su estrategia con los neumáticos a su disposición. Finalmente, cuando los equipos estaban trabajando en sus simulaciones de carrera, Daniil Kvyat tuvo el mismo incidente que Charles Leclerc en la curva 7, pero en el caso del ruso, el rebote del golpe con la rueda trasera izquierda derivó en que la delantera también impactó con el muro, destrozando la suspensión. La bandera roja volvió a hacer acto de presencia a falta de 25 minutos, y ofreció de nuevo la posibilidad a los comisarios a mostrar su poca experiencia.

Al reanudarse la sesión, los equipos continuaron con sus simulaciones, aunque antes del final, un malentendido entre Kevin Magnussen, que iba a ser superado por Lewis Hamilton, a punto estuvo de causar un accidente en la rápida curva 14, evitando el roce entre ambos por centímetros. Las entrecortadas simulaciones de carrera dejaron un panorama poco clarificador. Nadie probó, obviamente, el neumático duro, y se centraron en el medio y blando. Con ambos compuestos, era Max Verstappen el que dominaba, pero con pocas vueltas con ambos. En el caso de los que sí daban más giros, en el caso del medio, era Lewis Hamilton el que aparecía con mejor ritmo, superando a Vettel –con una tanda similar- en alrededor de siete décimas. En el caso del blando, con un número de vueltas más similar entre los pilotos, Verstappen aventajaba por muy poco a Bottas, pero este a su vez superaba a Leclerc en alrededor de 1,4 segundos. 

En términos globales, los Mercedes mostraban un ritmo de carrera mejor que los demás, con Red Bull supuestamente tras ellos, y los Ferrari incluso por detrás de los monoplazas austríacos. Diferencias en todo caso demasiado amplias como para aceptarlas en su totalidad viendo lo movida que había sido la jornada, uno de los viernes más complicados en condiciones de seco de los últimos tiempos. Aunque en el caso de Pierre Gasly aún hubo más, ya que se saltó el llamamiento de pesaje de la FIA al acabar la sesión, y esta le impuso como sanción empezar la carrera desde el carril de boxes. Durísimo castigo que comprometía todo su fin de semana, aunque esta sanción es la que contempla el reglamento. Nada parece salirle bien al francés esta temporada.

El sábado el sol seguía siendo la tónica dominante, con temperaturas de 16,6 grados en el ambiente y casi 44 grados en el asfalto. George Russell salió de los primeros para probar que los trabajos de reconstrucción de su Williams eran correctos y todo funcionaba como debería. Obviamente, prácticamente toda la parrilla hizo su vuelta de instalación muy pronto para tratar de aprovechar la última hora de entrenamientos libres disponible. 

Pierre Gasly fue el primero en marcar un tiempo con el neumático blando, registrando un 1'49"815 que estaba muy lejos de las vueltas vistas en el día anterior. De hecho, Robert Kubica se quedó a sólo 0,017 segundos poco después, aunque el francés mejoraría ligeramente a un 1'49"605. Lewis Hamilton y Valtteri Bottas comenzaron probando con los medios, con la mirada puesta en la carrera. Fue Bottas quien marcó un primer tiempo de interés, contando con las gomas usadas, con un 1’45’’676 que le colocaba primero. Enseguida Hamilton pasó por meta, pero su 1'46"959 le dejaba a 1,283 segundos de su compañero. Obviamente, la situación iba a variar, especialmente porque el equipo tenía que encontrar un equilibrio mejor en sus monoplazas.

Ferrari optó por comenzar con el blando. Charles Leclerc marcó un 1'44"352 para colocarse en primer lugar. Vettel no lo superó por 0,148 segundos, un 1'44"500 exacto, pese a marcar el mejor tiempo en el segundo sector. Los Ferrari seguían viéndose muy estables en ese sector, donde la tracción es primordial. Aun así, Hamilton mejoraría su ritmo para colocarse primero con un 1'43"929 con el blando, un tiempo bastante interesante en esos momentos, algo que no replicaba Bottas con su mejora al 1'44"600, a 0,671 segundos de su compañero, pero en cuarta posición.

Con neumáticos cruzados, los Ferrari estaban llamados a tomar el liderato. Por esa razón Leclerc marcó un 1'42"638 a los veinte minutos de sesión para colocarse de nuevo primero, lo que relegó a todos a una distancia abultada: Vettel estaba a en ese momento a casi un segundo de distancia, aunque minutos después rebajaría esa diferencia a apenas tres décimas. Pese a todo, la pista seguía sucia, y pilotos como Magnussen, Räikkönen, Giovinazzi o Grosjean probaban las escapatorias sin consecuencias. No era el momento de cometer un error grave e hipotecar no sólo la sesión sino quizás la clasificación.
Max Verstappen tardó en tomar contacto con la pista, y no fue hasta pasados 25 minutos que comenzó a realizar vueltas con regularidad. Su opción inicial fue también el neumático blando. Su vuelta fue limpia, de referencia, pero lenta: 1'44"698 que le colocaba noveno, a 2,060 segundos de Leclerc, una diferencia que se iría recortando con el paso de la sesión hasta colocarse a 1 segundo exacto en quinta posición. Gasly seguía hundido, penúltimo a 5,756 segundos en el momento en el que se llegaba a mitad de la sesión.

Valtteri Bottas tenía una pasada de frenada en la curva uno que salvaba, pasando muy cerca del muro, pero que acabó desembocando en la curva dos en una salida de pista sin consecuencias, más allá del susto. El finlandés no lograba mejorar sus registros, algo que sí hacía con el blando Alexander Albon, un 1'43"651 que le colocaba en una impresionante cuarta posición. Los blandos, pasadas las ocho vueltas, empezaban a mostrar signos de fatiga, aunque mantenían todavía un buen rendimiento. Confirmando la buena forma de Toro Rosso, Daniil Kvyat se colocaba sexto, lo que colocaba a los coches italianos como los mejores del resto. 

Tras ellos estaba Carlos Sainz, ambos McLaren. De hecho, Sainz y Albon tuvieron un encuentro en pista, con el español superando al tailandés en la recta, tras anteriormente haber acortado una curva para reprochar al piloto de Toro Rosso su ritmo. El español llevaba a cabo un cambio de reglajes en las barras de torsión delanteras y traseras, un cambio tardío con la esperanza de mejorar las reacciones del monoplaza, que no se adaptaba a los requerimientos de este trazado.

A falta de 20 minutos, los Mercedes salían a pista con los blandos. Las pruebas de clasificación comenzaban para todos en ese momento. Valtteri Bottas no mejoraba los tiempos de Leclerc en su primer intento, y con un 1'43"233 se colocaba en tercera posición a 0,595 segundos del monegasco. Sí que mejoraba el primer sector Hamilton, pero no el segundo, y al cerrar la vuelta marcaba un 1'43"176 para tomar la posición de su compañero de equipo, pero la distancia era también superior al medio segundo. Distancias todavía largas, aunque algo menores que en la segunda sesión de entrenamientos.

Mientras tanto, Pierre Gasly, tras una salida de pista bastante comprometida en la curva dos, marcaba un 1'48"057 que le mantenía en última posición. El otro Red Bull sí que mejoraba notoriamente: Max Verstappen marcaba un 1'43"852 para colocarse en segunda posición, a sólo 0,214 segundos de Leclerc. Por su parte, Charles Leclerc se encontraba con Alexander Albon que volvía a pista, y eso le obligaba a abortar su vuelta. Su compañero, Vettel, salía a pista a falta de diez minutos tras algunos ajustes en su Ferrari.

Hamilton cometía un error en el segundo sector en su segundo intento, y ni el segundo ni el tercer sector eran competitivos, por lo que la vuelta era inútil. Charles Leclerc, tras las complicadas vueltas previas, decidía juntar los sectores para mejorar a un 1'41"604 con una velocidad punta de 337 kilómetros por hora en la recta. Un tiempo impresionante que sería el mejor de la sesión, y que coincidía con las salidas de pista de Vettel en la curva 1 al iniciar su vuelta, y Hamilton en la dos. De hecho, el inglés se veía superado por Bottas, pero por apenas 0’112 segundos para ser cuarto, a 1,460 segundos del líder. Vettel quizás era el único capaz de replicar a su compañero, pero sus sectores no mejoraban los de Leclerc, aunque por poco, además de encontrar algo de tráfico en zonas críticas. Su vuelta final, 1'41"802, aprovechando el rebufo de Daniil Kvyat para marcar el mejor tercer sector y quedarse a 0,198 segundos de Leclerc, pese a todo.

Los Ferrari mostraban su fortaleza al menos a una vuelta, con diferencias excesivas respecto a los demás, irreales. Pero significativo respecto a la facilidad con la que los monoplazas italianos lograban hacer sus tiempos, especialmente en el caso del monegasco. Los Mercedes no encontraban esa comodidad, pero no estarían tan lejos. El grupo medio se vislumbraba, como de costumbre, apretado, con los Toro Rosso como firmes candidatos –sexto Kvyat, octavo Albon- a pasar a la última ronda de clasificación que en esa zona estaba muy abierta.


CLASIFICACIÓN

George Russell fue el primero en salir en la primera ronda de clasificación, con 16 grados de temperatura ambiente. La pista seguía delicada, como comprobó Lewis Hamilton en su primer intento, al salirse en la curva 3 sin consecuencias. Fue su compañero Bottas el que marcó un primer tiempo de referencia, un 1'42"430 al que Leclerc sólo pudo responder con una diferencia de 0,222 segundos. Mientras tanto, Lance Stroll volvía a tener un golpe con los muros, menos dramático, permitiéndole seguir rodando pero con la consecuencia de perder algo de agresividad.

Las posiciones comenzaron a bailar. Sebastian Vettel superaba a todos con un 1'42"348, 82 décimas mejor que el de Bottas, mientras Hamilton completaba por fin su vuelta con un tiempo discreto para colocarse sexto a 1,149 segundos de Vettel. Esa distancia se amplió aún más cuando Leclerc marcó un 1'41"426 que sería su mejor registro en la sesión, y que dejaba a 6 décimas a Bottas, a casi un segundo a Vettel y a Hamilton, que había caído a decimoquinto, a 2,071 segundos de diferencia. Tampoco Max Verstappen estaba en su posición, con un decimotercer puesto a 1,4 segundos del mejor tiempo.

Sorprendentemente, Pierre Gasly acabó marcando el mejor tiempo de la sesión, un 1'41"335 aprovechando en la recta el rebufo del Racing Point de Lance Stroll que mejoraba en 0,091 segundos a Leclerc. También mejoraba Verstappen para ponerse cuarto, a 0,392 segundos de su compañero de equipo. Las dificultades eran para los Renault, sin ritmo a una vuelta. En el último momento, Daniel Ricciardo se clasificó para la siguiente ronda, echando a Lance Stroll, que sigue sin pasar de la primera ronda este año, todo lo contrario que su compañero de equipo, un Pérez en una cómoda undécima posición. 

Nico Hülkenberg tampoco pudo en su último intento superar el corte, y con él cayeron también Romain Grosjean, ambos Haas sufriendo para pasar el corte, algo que sólo logró en decimocuarto lugar Magnussen. Los Williams cerraron la tabla, con Russell, pese a todo, superando a Robert Kubica por casi cuatro décimas. 

Precisamente el polaco, en su último intento, cometió un error en la curva 8 y 9, la entrada al castillo. Al tomar el ápice de la curva 8, Kubica fue demasiado agresivo y tocó el muro interior, saliendo rebotado hacia el muro de la curva 9, destrozando la parte delantera de su Williams y las barreras de protección. La bandera roja fue inmediata, aunque el reloj ya estaba a cero, y hubo que realizar labores de reparación en las barreras que retrasaron la segunda sesión unos veinte minutos.

Cuando finalmente se encendió el semáforo verde, los Ferrari optaron por el neumático medio con vistas a la carrera, mientras Mercedes y Red Bull optaban por el blando. Fue Bottas quien abrió el contador con un 1'41"522 que Hamilton no pudo superar por apenas 58 centésimas. Charles Leclerc, con el medio, tampoco lo iba a lograr, quedándose finalmente quinto. Por su parte, Vettel no cuajaba una buena vuelta, cometiendo un error en la curva 8 similar al de Kubica, pero pudiendo salvar el choque con el muro. Su tiempo fue de 1'43"355, que le colocaba undécimo. En esa situación, era Max Verstappen el que marcaba un impresionante tiempo de 1'41"388 para colocarse primero.

La situación era complicada, especialmente para los Ferrari, y de ellos, Vettel. Cuando todos iniciaban su segundo intento con los mismos neumáticos, Charles Leclerc cometía un grave error en la curva 8, pasando el punto de frenada, bloqueando la rueda delantera izquierda e impactando frontalmente contra el muro de la curva 9, recién reconstruido. La bandera roja fue inmediata a falta de 7 minutos y 41 segundos, mientras el monegasco mandaba el mensaje a su equipo: "soy estúpido". Y es que, si bien necesitaba mejorar su tiempo, la situación del fin de semana le era muy favorable, demostrando hasta entonces un dominio bastante claro, a la espera de la última sesión. En ella no estaría ya Leclerc.

La temperatura en pista caía, con 29 grados. El sol, también, lo que era cada vez más preocupante. Vettel era ahora la única esperanza de Ferrari en un circuito que parecía favorable para ellos, pero estaba en duodécimo lugar. Los McLaren estaban en octavo y noveno lugar, Sainz delante de Norris, mientras Giovinazzi, que había dado su rebufo a Räikkönen –sexto en ese momento- estaba decimocuarto. Tras él, sólo estaba Pierre Gasly, que aunque iniciaría la carrera desde boxes, podría ser una gran ayuda para Verstappen en la última ronda, si pasaba. Pero sorprendentemente, el equipo tomaba la decisión de que no saliera en lo que quedaba de sesión. Así conservaban sus neumáticos y también no cargaban con más kilómetros al motor.

Tras un nuevo parón que rondó de nuevo los veinte minutos, Vettel fue el primero en salir con el neumático blando. La pista estaba mucho más fría, y difícilmente se mejoraron los tiempos. Vettel lo hizo por partida doble hasta colocarse en quinta posición con un tiempo de 1'41"889, salvando la situación para el equipo. También Bottas mejoró, pero sin superar a Verstappen, quedándose a 0,112 segundos del holandés. Brillante estuvo Sergio Pérez, demostrando en su circuito fetiche que el Racing Point tenía mucho más que ofrecer que el decimosexto lugar de Stroll, con un cuarto lugar esperanzador.

Los eliminados fueron Gasly, Magnussen, Albon, Ricciardo y Sainz, que fue expulsado por su compañero de equipo –si bien una bandera amarilla provocada por Magnussen en su último intento le privó de poder completar la vuelta-, un Lando Norris que por tercera vez en cuatro carreras se clasifica para la última sesión, confirmando un debut en la categoría difícilmente mejorable. Giovinazzi se colocó décimo, mientras que Daniil Kvyat, golpe con el muro incluido, logró también pasar con brillantez en noveno lugar. Charles Leclerc no fue eliminado, por lo que partiría décimo en la carrera.

bottas-hamilton-soymotor-2019.jpg

accidente-leclerc-soymotor-2019.jpg

accidente-kubica-soymotor-2019.jpg

La última sesión veía el circuito invadido por las sombras. Ya no había nada que ocultar. Max Verstappen marcó el primer tiempo, un 1'41"447 que fue superado primero por Bottas, pero sobre todo por Lewis Hamilton con un magnífico 1'40"703, primero en bajar del 1'41". Vettel sólo podía quedarse en segundo lugar a 0’421 segundos del Mercedes, pero eso fue antes de que Verstappen, que hizo dos vueltas seguidas con las mismas gomas, rebajase su tiempo a 1'41"069. Sin embargo, el holandés no volvería a salir a pista en lo que quedaba de sesión: no tenía más neumáticos blandos nuevos, por lo que prefirieron intentar dos vueltas.

El último intento vio cómo Sebastian Vettel hacía su vuelta abriendo el grupo, en solitario –con Antonio Giovinazzi cerca suyo-. El alemán marcó el mejor primer sector, mejoraba en el segundo, pero en el tercero no pudo mejorar. El resultado fue un 1'40"797 que le dejaba segundo en ese momento, a sólo 0,094 de Hamilton. Precisamente el inglés venía detrás de su compañero Bottas, que llegando a meta pudo tomar un rebufo. Así que marcó el récord del circuito, un 1'40"495 que le entregó su octava pole position. Porque Hamilton mejoró también, pero su 1'40"554 no fue suficiente para doblegar a su compañero. Era el tercer doblete en parrilla del año para Mercedes. No, el equipo no engaña a nadie. Su W10 es tan bueno que, sin introducir notables mejoras –caso contrario al de Ferrari- sigue siendo muy bueno. Hamilton dudaba que pudieran encontrar las siete décimas de diferencia con Ferrari el viernes. Pero ese equipo trabaja con calma, sin presiones absurdas e innecesarias como en Ferrari, y los resultados salen. Simplemente, es el mejor coche y el mejor equipo.

Cuarto fue finalmente Max Verstappen. Tras él, Sergio Pérez confirmó lo visto en la segunda ronda de la clasificación. Perfecto el mexicano, que da a Racing Point su mejor resultado en parrilla hasta ahora. No menos impresionante Daniil Kvyat, con el sexto lugar en parrilla. Y séptimo, Lando Norris, logrando su mejor clasificación hasta ahora. Tras ellos, los dos Alfa Romeo, con Antonio Giovinazzi cuajando una buena sesión con el octavo lugar, superando a Kimi Räikkönen –que sería descalificado-. Por desgracia, la penalización sobre el italiano le privaría de salir en esa buena posición, cayendo al decimoséptimo. Charles Leclerc era décimo, pero partiría noveno, que sería octavo después de la descalificación de Räikkönen: no era el resultado esperado, pero era mejor de lo que podría haber sido, y desde esa posición y en este circuito, el monegasco tenía la opción de competir y enmendar su error.

Como decíamos, tras la clasificación, el Alfa Romeo de Kimi Räikkönen no superó las pruebas de flexión del alerón delantero, superior a los cinco milímetros permitido, por lo que fue descalificado de la sesión de clasificación el domingo por la mañana, y tomaría la salida desde la calle de boxes. También fue descalificado Pierre Gasly, en este caso por superar el flujo máximo de combustible permitido -100 kilogramos por hora-, lo que se unía a su sanción por saltarse el pesaje de la FIA. Por último, Robert Kubica también partiría desde el carril de boxes, en este caso como elección del equipo para poder realizar trabajos en su coche.

La parrilla de salida quedaba finalmente conformada con Valtteri Bottas en la pole, seguido de Lewis Hamilton, Sebastian Vettel, Max Verstappen, Sergio Pérez, Daniil Kvyat, Lando Norris, Charles Leclerc, Carlos Sainz, Daniel Ricciardo, Alexander Albon, Kevin Magnussen, Lance Stroll, Romain Grosjean, Nico Hülkenberg, George Russell y Antonio Giovinazzi, y desde la calle de boxes, por este orden, Robert Kubica, Kimi Räikkönen y Pierre Gasly.


CARRERA

Siguiendo la tónica del fin de semana, el sol lucía en la ciudad de Bakú para la disputa del Gran Premio. La pista seguía delicada en algunas zonas, como comprobó Lewis Hamilton camino de la parrilla de salida, con una ligera salida de pista. Nada de qué preocuparse: su único objetivo era su compañero de equipo, que el sábado le había arrebatado la posición de privilegio y la zona limpia para la salida. Calentando los neumáticos en la vuelta de formación, preparándose para lanzar el ataque desde el inicio.

Al apagarse las luces rojas, Lewis Hamilton se lanzó al interior de la curva 1, ganando el impulso inicial. Pero a su derecha, Valtteri Bottas no cedía, encerrado entre su compañero y el muro. Camino de la curva 2 tuvo mejor aceleración y superaba a Lewis por apenas el morro. Pero el Mercedes número 44 seguía ahí, en el interior, dispuesto a ganarle definitivamente la posición. Otro Bottas se hubiera rendido, pero el de este año volvió a aguantar por el exterior, el muro a su derecha demasiado acerca. En la carrera de aceleración por la recta hacia la curva 3, Valtteri tomó ventaja y enseguida se dirigió a la izquierda para proteger el interior de la siguiente curva: ya no más paralelos, ya no más muros, ya no más rendirse ante Lewis. Al salir de esa tercera curva, Valtteri Bottas era el líder de la carrera. 

Por detrás, Sergio Pérez hizo una buena salida y atacó a Max Verstappen por fuera en la curva 1. El holandés también resistía por el interior, pero el mexicano mantuvo su empuje, y también por el exterior, completó el adelantamiento en la curva 2. Derrocar a Max Verstappen nunca es fácil, de ahí el enorme mérito del piloto de Racing Point. Por su parte, Charles Leclerc perdía posiciones desde el arranque, en concreto dos, perjudicado por iniciar la carrera con el neumático medio, una elección que quizás en carrera podría favorecerle.

Al paso por meta, Bottas lideraba con 2,3 segundos sobre Hamilton, y éste con 4,8 sobre Vettel. Tras ellos, Pérez, Verstappen, Norris, Kvyat, Sainz, Ricciardo, Leclerc, Stroll, Albon, Magnussen, Hülkenberg, Grosjean, Räikkönen, Russell, Gasly y Kubica. A partir de ese momento, empezó a sobresalir la figura de Charles Leclerc. En la tercera vuelta pasaba a Ricciardo para ser noveno, en la cuarta a Kvyat, que había sido también adelantado por Sainz. El español no pudo retener mucho al monegasco, y en la siguiente vuelta, siempre en la primera curva y con el uso del DRS, el piloto de Ferrari se colocaba séptimo. En la sexta vuelta, la víctima era Norris. La siguiente víctima era Pérez, que en esa misma vuelta se había visto superado por Verstappen. En la séptima vuelta, Leclerc completaba su remontada y se colocaba quinto.

Justo en esa vuelta, Kimi Räikkönen iniciaba los pasos por boxes para colocar los neumáticos medios. Una parada anticipada motivada por la presencia de tráfico: el finlandés volvía a pista último, pero con una remontada que completar. También Magnussen y Giovinazzi siguieron la misma estrategia en la octava vuelta, mientras Carlos Sainz superaba a su compañero de equipo, colocándose séptimo. Mientras tanto, Valtteri Bottas tenía una ventaja de 3,4 segundos con Hamilton al iniciarse la décima vuelta, mientras que Vettel estaba descolgado a 7,1 segundos de Hamilton. Pero el foco de atención era Charles Leclerc, con un ritmo notablemente superior a toda la parrilla. Se fue acercando progresivamente a Verstappen, que en esa misma décima vuelta no pudo ni siquiera defenderse del ataque en la curva 1, ayudado por el DRS, viendo cómo el monegasco se colocaba cuarto y continuaba su ascenso, recortando tiempo a pasos agigantados.

De manera sorprendente, McLaren llamaba a Lando Norris en la vuelta 10 a boxes –medios para él- en vez de a quien estaba delante, Carlos Sainz. Eso movió a Sergio Pérez a replicar en la siguiente vuelta, junto con Ricciardo y Stroll, todos montando medios. Ese movimiento acabaría dando buenos frutos a Pérez. Sebastian Vettel era incapaz de acercarse a los Mercedes, pero quien le presionaba era su compañero de equipo: estaba a 0,6 segundos al iniciar la larga recta de meta al final de la vuelta 11. El ataque era inminente, pero en ese momento, el Ferrari número 5 tomó el carril de boxes para colocar los neumáticos medios. Bottas fue llamado en la vuelta siguiente, cayendo a cuarta posición, pero por delante de Vettel, que realmente no era una amenaza. Quien salió por detrás de su compañero de equipo fue Carlos Sainz, que se detuvo en esa vuelta. Peor aún, salieron detrás de Sergio Pérez.

bottas-trofeo-soymotor-2019.jpg

salida-baku-soymotor-2019.jpg

perez-soymotor-2019.jpg

Mientras Sebastian Vettel marcaba la vuelta rápida hasta ese momento, Hamilton veía crecer en sus retrovisores una mancha roja: era Charles Leclerc, que le recortaba hasta 3 segundos por vuelta. Los blandos habían desfallecido: Hamilton paró en la vuelta 14, cedió el liderato a Leclerc y volvió a pista detrás de Bottas. Ahora, la presión era de Vettel, pero pronto se liberaría de ella en cuanto sus gomas tomasen la temperatura adecuada. Leclerc tenía una ventaja de casi 14 segundos, pero esa distancia se fue reduciendo paulatinamente, vuelta tras vuelta. La estrategia no acababa de funcionar, porque era muy pronto para colocar los blandos, y pasar a dos paradas arruinaría la carrera definitivamente. Sólo quedaba esperar. En la vuelta 32, Bottas acabaría pasando al monegasco para retomar el liderato de la carrera.

En esa vuelta se vivió uno de los incidentes más extraños de la carrera. Daniel Ricciardo se lanzó a por Daniil Kvyat en la curva 3. El australiano se pasaba el punto de frenada, y con ello bloqueaba toda maniobra para el ruso, que tenía que alargar su frenada. En la escapatoria, mientras ambos intentaban volver a pista, el piloto de Renault puso marcha atrás e impactó contra el Toro Rosso, dañando el fondo plano de éste. Ambos se retirarían en la vuelta 33 y 35, respectivamente.

Mientras tanto, Hamilton había adelantado también a Leclerc, y Vettel hizo lo propio en la vuelta 34. Ya no tenía sentido aguantar mucho más: en la vuelta 35, Leclerc pasaba por boxes y colocaba los blandos, volviendo en sexto lugar, detrás de Gasly. Se esperaba un ritmo fulgurante del piloto de Ferrari, que tardó una vuelta en deshacerse del francés, pero estaba a 20 segundos del quinto, Verstappen, y muy lejos de la cabeza de carrera. Además, no fue capaz de tener un ritmo notablemente superior como para remontar: el neumático blando perdía eficacia demasiado pronto, y tenía que aguantar hasta el final.
En cabeza de carrera, Bottas empezaba a sentir la presión de Hamilton, a 1’6 segundos por detrás. En realidad, los tres primeros estaban bastante cerca, con Vettel con un ritmo parejo a los Mercedes, a 2’1 segundos de Hamilton.

 La cuestión era si alguno de ellos iba a poder atacar a quien le precedía. Quien no iba a poder seguir en pista, pese a su buena remontada, fue Pierre Gasly, cuyo motor perdió potencia en la vuelta 40, y tuvo que abandonar. El francés tomó una escapatoria y aparcó bien el Red Bull, pero dirección de carrera decidió desplegar el régimen de coche de seguridad virtual. Norris y Magnussen pasaron por boxes, ambos montando blandos, mientras Grosjean se retiraba. Las dos vueltas que duró la suspensión de la carrera fue una bendición para conservar los neumáticos, de modo que cuando se reanudó en la vuelta 42, las expectativas de que los medios llegasen al final eran sólidas.

Valtteri Bottas tenía 3’5 segundos sobre Hamilton. Pero el inglés no se iba rendir. Pese a que el finlandés hiciera la vuelta rápida, era el Mercedes nº 44 quien tenía mejor ritmo. Se acercó hasta tener posibilidad de activar el DRS en la vuelta 49. Una antes, un Charles Leclerc en zona de nadie –a 29 segundos de Verstappen y con distancia muy amplia sobre Pérez por detrás- paraba en boxes, colocaba blandos nuevos y se lanzaba a por la vuelta rápida. Pero de momento, esa la marcaba Hamilton en la 48. Su ataque a Bottas comenzaba. El finlandés respondía y aguantaba la presión. Al tomar la curva 16 en la vuelta 49, la que da acceso a la larga zona de aceleración de meta, Lewis Hamilton cometió un ligero error, un pequeño sobreviraje lo suficientemente acusado como para perder algo más de seis décimas, y con ellos el DRS. Quien lo podía activar gracias al Williams de Robert Kubica era precisamente Bottas: con ello se escapaba marcando la vuelta rápida hasta el momento.

Sin embargo, en la vuelta 50, sería Charles Leclerc quien acabaría marcando la vuelta rápida definitiva de carrera, un 1’43’’009 que le daba el punto extra, pero poca satisfacción más. La bandera a cuadros recibió en primer lugar a Valtteri Bottas, que exorcizaba sus fantasmas de 2018 –aquél pinchazo siendo líder a poco del final- y lograba la quinta victoria de su carrera deportiva. Una victoria soberbia en un mano a mano con el piloto más fuerte del campeonato, además de su compañero de equipo. El Bottas que se mostró en Australia, pero que en Baréin sobre todo, pero también en China, no fue tan rotundo. En esas carreras supo maximizar sus opciones con dos segundas posiciones. Pero ahora retoma el liderato del mundial, sólo por un punto. Más que eso, es la actitud agresiva, la voluntad férrea y la velocidad, lo que está definiendo a este finlandés que es el único que planta cara a Hamilton.

Un Hamilton que anunció que quizás en un futuro no sería tan respetuoso en la salida, y al que el segundo puesto le escocía. Es el problema de subestimar a un piloto que el año pasado era un peón a su servicio, pero que se está mostrando más rocoso en 2019. Claro, que estas son las cosas que motivan a Lewis, que a partir de ahora empezará a sacar un poco más, si cabe, de su talento. No va a permitir que se repita un 2016, o al menos va a intentarlo. Pero en esta carrera, tuvo que asumir la derrota ante quien, desde el inicio, se lo puso muy difícil. Al menos sabe que cuenta con un soberbio monoplaza y que, salvo sorpresa, tendrá que centrarse únicamente en un rival: el de al lado del box.

Porque Vettel, que llegó tercero, o Leclerc, que acabó quinto, no tuvieron el ritmo para luchar contra los Mercedes. En el caso del alemán, mejoró con el medio, justo como el monegasco al inicio de carrera, pero con el blando, ninguno de los dos pudo estar con los monoplazas alemanes. Las mejoras introducidas, bastante notables, no han acabado con el dominio de Mercedes, y siguen perdiendo puntos frente a ellos. Toca trabajar mucho en Maranello para revertir un inicio de temporada bastante mediocre ante las expectativas creadas. Y no, el SF90 no es un mal monoplaza, de hecho es netamente el segundo mejor. Sólo que ese Mercedes que parecía doblegado en pretemporada es mejor en todos los aspectos, y aún tiene que introducir mejoras. Por su parte, Charles Leclerc tuvo un baño de humildad el sábado con un error que hipotecó su fin de semana, cuando se esperaba que estuvieran por delante. Al menos, saliendo en posiciones más delanteras, el monegasco podría haber tenido otra carrera. Un error de juventud que en carrera, especialmente en la primera mitad, quedó superado.

En cuarta posición llegó Max Verstappen, en zona de nadie durante toda la carrera e incapaz de luchar. Fue sencillo para Leclerc superarle, DRS mediante, pero el holandés no pudo hacer nada. Sigue sumando, no comete errores, pero el Red Bull necesita un paso adelante para poder estar realmente en el grupo de cabeza. Llega Europa, y esa suele ser la época en que el equipo tiene una mejora de rendimiento. Lástima para Pierre Gasly, con una carrera excelente saliendo último desde boxes. Estaba en los puntos, pero el coche falló. Esta vez poco o nada que reprochar al francés, que enmienda ligeramente su mal inicio de año.

Brillante, no cabe otro calificativo, Sergio Pérez en sexta posición. De acuerdo que es un circuito que siempre se le ha dado muy bien, pero es que su actuación no tuvo puntos débiles. Incisivo en la salida, tuvo que acabar cediendo al mejor ritmo de los Ferrari y Red Bull, pero a partir de ahí fue el mejor del resto. Tampoco fue mala la carrera de su compañero Lance Stroll, en la pista que le ha dado su único podio. Acabar noveno desde la decimotercera posición es una buena remontada que da un respiro al canadiense ante un año complicado hasta ahora.

Gran resultado conjunto de McLaren, con Sainz séptimo y Norris octavo. El español se vio perjudicado por una bandera amarilla en clasificación, pero en carrera demostró un ritmo mejor que el de su compañero, el McLaren respondió y obtuvo por fin un resultado positivo que se veía vislumbrando en anteriores carreras. El español necesitaba esta actuación para frenar la tendencia al alza de Lando Norris, cuyo debut mundialista está siendo impecable, y que volvió a puntuar aquí. Al menos parece que el McLaren se comporta de una manera más decente que en años precedentes, pero hay que desarrollar el coche para mantener este nivel.

Cerró la zona de puntos, en décima posición, un casi desapercibido Kimi Räikkönen, pero que por cuarta carrera consecutiva puntúa. Y esta vez el finlandés no lo tenía fácil, partiendo penúltimo desde boxes y con una estrategia muy agresiva, parando muy pronto. Llevó con solidez al Alfa Romeo donde al menos merecía, en zona de puntos, vista la velocidad mostrada en clasificación. Lástima de la descalificación. Antonio Giovinazzi terminó duodécimo con una carrera correcta, pero sin brillo. Debería haber logrado algo más, visto lo que hizo su compañero.

Alexander Albon fue el primero fuera de los puntos, y acabó donde empezó. Perdió la posición de puntos ante la progresiva remontada de Räikkönen. Sus actuaciones siguen siendo motivo de seguimiento, algo que quizás muchos no esperaban, pero se empieza a postular como candidato a Red Bull si Gasly sigue sin despuntar. Por desgracia, Daniil Kvyat tuvo una carrera demasiado movida que comenzó bien, pero que se fue desinflando hasta la retirada por el curioso incidente con Ricciardo.

Los Haas no estuvieron durante todo el fin de semana. Magnussen acabó la carrera en decimotercera posición y Grosjean se retiró. Ni siquiera la potencia del motor Ferrari les sirvió para estar más adelante, en un fin de semana para olvidar. Lo mismo para Renault, con Hülkenberg decimocuarto y Ricciardo retirado, al que le impusieron una sanción de tres posiciones en la parrilla del próximo Gran Premio de España. Por supuesto, cerraron la tabla los Williams, con George Russell muy por delante de Robert Kubica, si bien el polaco padeció una penalización de 'drive through' porque su equipo le colocó en el carril de boxes antes de que se cerrase. Fallo de un equipo sin rumbo que se lleva unas costosas facturas de este fin de semana. Al menos una de ellas será asumida por la organización por su fallo con las tapas de alcantarilla.

Cuatro carreras, cuatro dobletes. Dos victorias para Bottas y dos para Hamilton. La balanza la hace ceder aquella vuelta rápida de Australia. Pero con una superioridad evidente sobre sus rivales, lo que se plasma en la clasificación de ambos mundiales, más notoria en la de constructores con 74 puntos de ventaja ya. Y no, Mercedes no nos engaña los viernes ni los sábados por la mañana. Sólo trabaja, como ha hace siempre, prepara un monoplaza superior para dar a sus pilotos un coche excelente. Los titulares que importan son los de los lunes. 

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de LEcarrera4s
Peparense que Bottas ya se dejó la barba de maloso.
  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP