6 Horas de Silverstone

Webber debuta con podio en el WEC ante el doblete de Toyota y el cataclismo de Audi

Buemi, Davidson y Lapierre conquistan la primera cita del Mundial de Resistencia

Toyota aún no había conseguido ningún doblete en su paso por el WEC

Webber completa el trabajo de Bernhard y Hartley para subirse al podio en tercer lugar

Los dos Audi acabaron estrellados contra el muro en dos accidentes inexplicables

AmpliarLos tres primeros clasificados de las 6 Horas de Silverstone - LaF1Los tres primeros clasificados de las 6 Horas de Silverstone

El primer paso de la senda hasta las 24 Horas de Le Mans se ha dado en suelo británico, en Silverstone, donde se ha estrenado la nueva temporada de un World Endurance Championship (WEC) en el que Audi y Toyota han dado la bienvenida a otro fabricante a la categoría LMP1, Porsche, que retorna a la primera fila del motor después de 16 años en las sombras.

Las 6 Horas de Silverstone se antojaban emocionantes desde antes de la salida, con un TS040 que arrancaba desde de la Pole Position tras batir por escasas cinco milésimas de segundo al R18 de los cuatro aros. El primero de los Porsche se clasificó a tan sólo tres décimas de las escuderías más veteranas de la especialidad.

Las diferencias de reglajes entre los tres prototipos han sido sido mayúsculas. Audi y Toyota han optado por correr con la máxima carga aerodinámica posible, Porsche ha hecho todo lo contrario. La decisión de los primeros ha sido estratégica, meditada con las previsiones de lluvia existentes en mente, y es que sabían que si el piso estaba mojado contarían con más capacidad de frenado, mejor agarre y mejor tracción, hecho que les reportaría una indudable ventaja. Finalmente así ha sido, aunque su ganancia no ha resultado tan dramática como se auguraba en un primer momento, sólo han ganado un par de segundos por vuelta en momentos puntuales de la prueba.

Puede parecer que el nuevo equipo de Mark Webber escogió un camino ilógico. Silverstone es un circuito de curvas rápidas y largas que exigen downforce a quienes las doman, pero los alemanes no han trabajado pensando en la carrera de ayer, sino en la de Le Mans. Se han valido de prácticamente la misma especificación aerodinámica que usarán La Sarthe, la más extrema. Eso explica las endiabladas velocidades que el 919 ha alcanzado en la recta del Hangar, donde ha superado los 305 km/h cuando el TS040 se quedaba en 290 km/h y el R18 no pasaba si quiera de 280 km/h. Esa ventaja en línea recta no ha sido tan positiva en el paso por curva, donde sus rivales han recuperado todo el terreno perdido.

Audi y Toyota han hecho valer su veteranía para dominar con mano de hierro la primera hora de la carrera. Alex Wurz partía desde la Pole y sofocaba como podía las embestidas de Lucas di Grassi, el sustituto del retirado Allan McNish. Por detrás, André Lotterer hacía sucumbir el Porsche de Neel Jani, que caía a la cuarta posición y se alejaba poco a poco de los puestos de honor. Lotterer superaría finalmente a Wurz por el liderato, pero entonces el destino se impuso en su camino en forma de llovizna. Con el asfalto mojado, los nervios y las dudas se adueñaron de pilotos e ingenieros, que no sabían si era mejor calzar neumáticos intermedios o jugársela con los slicks, conscientes de que el agua aminoraría en escasos minutos. La retrospectiva ha dado la razón a los valientes que desafiaron el elemento mojado con compuestos de seco, como el mismo Sébastien Buemi, que efectuó una conducción magistral que nada tuvo que ver con el caos que poco a poco se generaba en sus retrovisores.

 

Toyota se viste de Audi y marca el tempo de la carrera

No es ningún secreto que la mala suerte ha perseguido a Toyota en todo momento desde su entrada al WEC, como también les atizó en su día cuando corrían en Fórmula 1. Victorias perdidas en el último instante por problemas mecánicos o errores de pilotaje del pasado hacían ser precavidos a los de Colonia, que ante el doble abandono de Audi se erigían como los máximos favoritos.

Pero la historia no ha seguido su curso habitual y los infortunios han sido respetuosos con los TS040, que se han mantenido ajenos y superiores a los trompos de sus rivales para conquistar con autoridad la primera victoria de la temporada, a cargo de su unidad número 8, gobernada por Anthony Davidson, Nicolas Lapierre y Sébastien Buemi. El otro bólido japonés ha cruzado la línea de meta en segundo puesto, con Alex Wurz, Stéphane Sarrazin y Kazuki Nakajima al volante.

El de ayer fue un triunfo trabajado por parte de los nipones, que aprovecharon las desgracias de sus rivales para tomar las riendas de la carrera y limitarse a controlarla en todo momento. Optaron por doblar los stints de sus neumáticos siempre que fue posible, sabedores de que los Porsche aún eran incapaces de hacerlo por la juventud de su proyecto. Toyota no tiene el coche más rápido de la parrilla ni tampoco el más innovador (equipa un V8 atmosférico cuando Audi y Porsche van con un V6 y un V4 respectivamente, ambos turbo), pero sí que dispone de un conjunto equilibrado y sorprendentemente fiable, si bien es cierto que el viernes les falló el supercapacitador de su tren motriz.

toyota.jpg

 

El retorno de Porsche, el retorno de Webber

Mark Webber ya se ha estrenado en su nuevo trabajo como piloto oficial de Porsche, y lo cierto es que lo ha hecho de la mejor forma posible: con un podio. Con serenidad y experiencia, pero también con grandes dosis de ambición y valentía, se convirtió en el piloto más destacado de un dorsal 20 que este año comparte con Timo Bernhard y Brendon Harthley.

El de Queanbeyan fue el último piloto de su coche en tomar el volante. Lo hizo a falta de poco menos de dos horas para la bandera cuadriculada, en tercera posición, a un mundo de los líderes. Sólo tuvo a tiro al Toyota de Sarrazin en una ocasión, pero la aprovechó para superarlo por velocidad punta en la recta del Hangar y escalar hasta una segunda posición a la que renunció al enfilar el camino de boxes para un cambio de neumáticos.

El adelantamiento de Mark tiene un peso más psicológico que deportivo, toda una declaración de intenciones de Porsche para el Campeonato que se avecina. Desde la primera carrera han sido capaces de seguir de cerca el ritmo de los veteranos, aunque en realidad el objetivo de los teutones para su debut no era otro que sobrevivir, acumular kilómetros y amasar experiencia con la vista puesta en las 24 Horas de Le Mans, previstas para mediados de junio. Parte de ese proceso de preparación es conseguir que los pilotos de la escudería se conozcan entre sí y confíen en ellos, pues es la primera vez que todos ellos comparten box. 

web.jpg

 

Cataclismo de Audi

El cataclismo de Audi ha estado concentrado en la corta recta que une la curva de Leafield con la mítica Copse. Ahí, en ese tramo, sus dos prototipos acabarían contra el muro en diferentes momentos de la carrera.

El primero en catar la puzolana fue el brasileño Di Grassi, que se disponía a trazar la rápida Woodcote cuando su prototipo le pegó un coletazo en plena recta que lo envió directo contra las protecciones de neumáticos del lateral de la pista. Aún se desconocen las causas del accidente.

Los problemas se cebarían vueltas después con la segunda unidad del Dr Wolfgang Ullrich. André Lotterer viviría un trompo en Stowe que sería el prólogo de lo que le esperaría instantes después a BenoîtTréluyer en la entrada de Copse. El francés se abrió y situó su bólido sobre el piano exterior, hecho que condenó su carrera. El R18 se descontroló e impactó frontalmente contra el guardarraíl interior de Copse antes de salir rebotado contra la barrera de neumáticos de la escapatoria exterior. La dirección del coche quedó destrozada por completo, al igual que también el frontal del teóricamente indestructible monocasco.

audi.jpg

 

Las 6 Horas de Spa-Francorchamps son la próxima cita del WEC. Audi, Toyota y Porsche someterán ahí a examen su tecnología híbrida a las vísperas de la carrera de Le Mans, y lo harán con una parrilla de prototipos que  se antoja mayor que la vista en Inglaterra. La carrera se podrá seguir en director por Eurosport y por Motors TV en el dial 65 de Digital +, con la narración de Cristian Mestres, columnista de LaF1.es, y un servidor.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top