GP de Bélgica F1 2017
Adrian Newey le llamó

Villeneuve desvela que McLaren quiso ficharle tras ser campeón

El equipo de Woking ganó el campeonato los dos años siguientes [1998 y 1999]

Los planes del piloto canadiense con BAR le llevaron a declinar la oferta

AmpliarJacques Villeneuve - SoyMotorJacques Villeneuve

Aunque dos décadas más tarde, ahora se sabe que Jacques Villeneuve pudo estar cerca de ser piloto de McLaren, pero rechazó la oferta debido a su nuevo proyecto con BAR.

El paso de Jacques Villeneuve por la Fórmula 1 fue claramente de más a menos. Llegó a la categoría reina por todo lo alto, logrando la pole en el inaugural Gran Premio de Australia de 1996, en Melbourne. En carrera sería segundo, la misma posición en la que terminaría el mundial, solo por detrás de su compañero Damon Hill. Ambos hijos de leyendas de la Fórmula 1, disponían de una máquina muy superior a la del resto de competidores. Paradójicamente, cuando ambos acabaron dejando el equipo, sus respectivas trayectorias fueron decreciendo en lo relativo a éxitos deportivos.

Williams puso a su disposición uno de sus mejores monoplazas de la historia, el FW18. El diseño corría a cargo de Adrian Newey, que aportaba la creatividad, y Patrick Head, quien hacía valer su larga experiencia. Una dupla que llevó a los británicos a una segunda etapa dorada en los años 90, década en la cual se coronaron campeones con Nigel Mansell, Alain Prost, Damon Hill y el propio Jacques Villeneuve. 

Sin embargo, a principios de la temporada 1997, cuando Villeneuve ganó su único título, el director técnico Adrian Newey abandonó las filas de Williams con destino a McLaren. Precisamente por este motivo, según desvela ahora el propio piloto canadiense, recibió una llamada del ingeniero en la cual le ofrecía un asiento en el monoplaza de Woking. "Adrian Newey me llamó y me dijo que no firmara con BAR. Me dijo: 'te queremos'. Era fácil charlar en aquellos tiempos", ha admitido en una entrevista con Autosport.

A pesar del interés mostrado por McLaren, un nuevo proyecto llamado British American Racing se les había adelantado, más conocido como BAR. De hecho, la mencionada llamada la recibió mientras cenaba junto a Craig Pollock, el mánager con el que mantenía una estrecha amistad. "Cuando me llamó estaba sentado junto a Craig. No pude tener una charla adecuada. Recuerdo donde estábamos. En la vida, tienes algunos recuerdos, como ganar el campeonato, y esa llamada, de alguien como Adrian, es un recuerdo importante", ha confesado el expiloto de Fórmula 1.

Finalmente, Mika Häkkinen fue quien aprovechó el nuevo coche ganador con Newey para proclamarse campeón en las temporadas 1998 y 1999. En cambio, ese podría haber sido el destino de Villeneuve, pero el azar le quiso llevar a otro lugar. A partir de ahí empezó su declive en la Fórmula 1 al haber estado en el momento y el lugar equivocado a la hora de recibir la llamada, tal y como ha asegurado. "Estábamos en un restaurante en Mónaco. Si Craig no hubiera estado allí habría tenido una charla más larga y Adrian habría tenido la oportunidad de convencerme para unirme", se ha resignado a decir Villeneuve.

Su mánager tenía proyectado otro camino para él, así que acabó recalando en las filas de BAR en 1999. En un principio comenzó siendo un desastre: el proyecto era todavía demasiado inmaduro y pasó su peor temporada en la Fórmula 1 con el monoplaza más lento de la parrilla, propulsado por el pobre y poco fiable motor Supertec. "Las cosas en la vida cambian en un segundo. Fue una llamada y no fue más allá de eso. Al final acabaron ganando los campeonatos, eso es difícil de digerir", ha concluido Villeneuve con resignación.

Desde su paso por Williams repleto de buenos resultados, victorias y el mencionado título, Villeneuve no volvió a pisar el primer escalón del podio nunca más. Continuó con BAR cuando el proyecto fue cogiendo forma gracias a la unión con Honda, que invirtió una gran cantidad de dinero y recursos para ofrecer uno de los propulsores más potentes de de la parrilla. A pesar de todo, los resultados de Villeneuve fueron a peor con el paso de las temporadas hasta dejar el equipo en 2003. Paradojas de la vida, una pequeña decisión tomada por factores casuales de un marco temporal y espacial concreto marcan el devenir de la trayectoria deportiva de un piloto. En cualquier caso, la suerte ya le había sonreído sobremanera en sus primeros años.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top