El alemán nunca ha ganado en este mes, lo que incluye su país

Vettel, ante la maldición de julio

"Me doy cuenta, pero no me dejaré influir por ello", dice el de Red Bull

AmpliarSebastian Vettel durante la conferencia de prensa en NürburgringSebastian Vettel durante la conferencia de prensa en Nürburgring

Todo el mundo suele tener una espinita clavada, una cosa que le encantaría hacer pero que no ha podido conseguir, y ni el tricampeón del mundo de Fórmula 1 se salva de ella. Y es que Sebastian Vettel no sabe lo que es ganar una carrera del Mundial en Alemania, delante de sus compatriotas. En las cinco veces que ha tomado la salida en una prueba de su país natal no ha sido capaz de abrir la botella de champán en el escalón más alto del podio, aunque sí ha subido a él en dos ocasiones -2º en 2009 y 3º en 2010-. Y eso, para un piloto que ha ganado en tantos países y circuitos es una extraña maldición.

"Hay más de una ventaja cuando corres en casa, así que lo voy a intentar de nuevo"

"Hay más de una ventaja cuando corres en casa, así que lo voy a intentar de nuevo", dice Vettel ante la nueva oportunidad que se le presenta este año. Pero esta no es la única cuenta pendiente que tiene el piloto de Red Bull, hay otra con más carreras y oportunidades de por medio: jamás ha ganado un gran premio en el mes de julio. Aunque ha rozado la victoria en tres ocasiones -2º en Alemania 2009, Gran Bretaña 2011 y Bélgica 2011- de las 12 carreras en las que ha participado en tan fatídico mes para él. Así, muchos hablan de la maldición de julio, aunque para Sebastian no existe tal cosa: "No hay ninguna maldición en julio".

Vettel no quiere ni escuchar esas voces que le recuerdan su espinita clavada con el único fin, piensa él, de intentar desestabilizarle: "Por supuesto que me doy cuenta, pero no me dejaré influir por ello. No es decisivo para el campeonato del mundo si alguien dice algo que me gusta o no me gusta. Tal vez ellos creen que ganan una ventaja, pero yo no quiero entrar en ese juego, prefiero contestar en la pista". Este año parece que tiene todo de cara para romper con esa maldición de una vez por todas por el gran monoplaza que tiene entre sus manos, aunque nunca se sabe, es lo que tienen las maldiciones.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top