Aún no saben cuándo se centrarán en las nuevas reglas

Toro Rosso ve "difícil" el reto de adelantarse a las normas de 2017

Los cambios del próximo año obligarán a abortar los esfuerzos en los coches actuales

James Key cree que fijar el límite a la evolución del STR11 supondrá una gran dificultad

Pese a la falta de mejoras en su motor, apuestan por mejorar con la aerodinámica en 2016

AmpliarJames Key, escéptico ante los cambios de 2017 - LaF1James Key, escéptico ante los cambios de 2017

El director técnico de Toro Rosso, James Key, ha confesado que la evolución del STR11 podría verse trastocada ante la necesidad de invertir sus esfuerzos en el próximo reglamento de la temporada 2017. Aunque los equipos no hayan podido probar sus nuevas piezas en el túnel del viento debido a una disputa administrativa entre la FIA y Pirelli, los ingenieros ya estarían operando sobre una hoja de ruta que incluye la entrada de neumáticos más anchos y una filosofía aerodinámica más agresiva.


La incertidumbre sobre el éxito de las nuevas normas sigue latente en el paddock, aunque el consenso unánime que habrían adoptado los jefes de equipo para modificar las directrices de la categoría reina obligará a que el desarrollo de los coches de 2016 se vea parcialmente abortado a partir de la gira europea. Mientras que algunas fuerzas como Renault se adelantarán a los retos del próximo año, otras como Toro Rosso deberán cuadrar el límite entre su competitividad de 2016 y el trabajo en base al 2017.



Además de prepararse para el nuevo reglamento, la formación de Faenza deberá tratar de compensar la falta de mejoras en su motor Ferrari de 2015 con la llegada de nuevas piezas aerodinámicas para intentar asaltar el quinto puesto del Campeonato de Constructores en 2016. El equilibrio entre la ganancia económica que supondría convertirse en una de las mejores escuderías de la parrilla y la necesidad imperiosa de acertar con su coche del 2017 ha supuesto un reto de grandes dimensiones para toda la división técnica del equipo, según explica Key.



Lo más difícil vendrá cuando tengamos que pasar del coche actual al reglamento del 2017



"Ahí no podemos hacer mucho para compensar la falta de mejoras con la aerodinámica, pero evolucionaremos el coche de la mejor forma posible. No podemos hacer más. Para nosotros es muy importante que todas las piezas de desarrollo ofrezcan las ganancias previstas. Lo más difícil vendrá cuando en algún momento de esta temporada tengamos que pasar del coche actual al reglamento del 2017", apunta el director técnico de Toro Rosso en una entrevista a Auto Motor und Sport.



Por el momento, todas las ganancias incorporadas en la unidad de potencia de Ferrari han contribuido a mejorar la competitividad de Toro Rosso. Tras un 2015 marcado por la falta de fiabilidad de Renault, tanto Max Verstappen como Carlos Sainz gozan ahora de una buena mecánica acompañada de un propulsor capaz de situarles en disposición de luchar por posiciones competitivas. Preguntado sobre las diferencias más tangibles respecto a la marca francesa, Key matiza que la falta de tiempo para trabajar en la nueva temporada no ha destapado todas las fortalezas de Ferrari en el STR11.



"Todo el sistema de refrigeración es completamente diferente. Sólo tuvimos unas semanas disponibles para trabajar en la refrigeración, mientras que normalmente dura meses. Tuvimos que asumir algunos compromisos y los datos no parecían demasiado malos. El rendimiento del motor se ha impulsado a través del sistema de refrigeración, y también en el peso tuvimos que ceder algo. Con un poco más de tiempo, seguro que podríamos habernos ahorrado un par de kilos. También la instalación y los detalles en la suspensión trasera no son óptimos", añade.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top