Éxito tremendo del Top Gear Festival en Durban

'The Stig' de Top Gear se sube al Red Bull RB7 en Sudáfrica

António Félix da Costa también ha pilotado el RB7

Se construyó 'ex profeso' un circuito urbano

AmpliarThe Stig en el Red Bull RB7The Stig en el Red Bull RB7

Han pasado exactamente dos décadas desde el último Gran Premio de Sudáfrica y un total de 12 años desde que los coches de Fórmula 1 tronaron por última vez en el circuito de Kyalami en Johannesburgo, en una prueba de invierno. Por tanto, no es de extrañar que la aparición del RB7 de Red Bull Racing en Durban el pasado fin de semana, con motivo del Top Gear Festival, causara gran excitación. António Félix da Costa, que ha pilotado el RB7 en este evento, lo ha calificado de "increíble".

António Félix da Costa, estrella del programa Red Bull Junior, ha sido el encargado de poner el RB7 en el circuito urbano creado junto al Estadio Moses Mabhida para el Top Gear Festival. "Fue un evento increíble", ha asegurado el joven piloto. Y añadió: "La gente estaba loca y nos recibió de la mejor manera posible. Creo que hemos dado un muy buen espectáculo para los aficionados".

"Todo el mundo estaba muy animando con nosotros", agregó. "Lo bueno de venir aquí es que, debido a que no tienen una carrera de F1, al público sudafricano en general le encanta el ruido, así que cualquier cosa con un motor fuerte, salen a por ella", continuó el portugués.

Todo el mundo estaba muy animando con nosotros

Con enormes atascos de tráfico para llegar al circuito y una multitud dentro del estadio tan fuerte que casi ahogaba el sonido del piloto de la BBC The Stig haciendo donuts con el coche ganador del Mundial 2011 de Fórmula 1, ha sido uno de los eventos más espectaculares que el equipo ha protagonizado en mucho tiempo.

No obstante, Da Costa y The Stig hicieron todo lo posible para ahogar los vítores del público. Este último ha estado haciendo donuts en un segundo RB7 alrededor del estadio. Los presentadores de Top Gear alentaron a la multitud entusiasta para tratar de ahogar el increíble rugido de un Renault RS27 V8 acostumbrado a enfurecer, y los aficionados casi ganan. Ha sido entonces cuando The Stig ha apretado el pedal hasta el fondo para un final espectacular con el RB7.

"Fue una recepción fantástica", dijo Da Costa. "Un coche de F1 es tan difícil de ver hoy en día que si tenemos la oportunidad de llevar un coche de F1 a los países que no tienen una carrera de F1, se vuelven locos. ¡Y eso es lo que pasó!"

La mayor parte de la exhibición de Da Costa en el RB7 ha tenido lugar en el circuito urbano de 2,8 kilómetros construido especialmente para esta ocasión alrededor del estadio. Luego, el joven piloto ha admitido que la pista ha sido todo un reto, pero gratificante.

"La pista estaba muy fría, muy rápida y estrecha, y eso requiere un poco de atención, que no se obtiene normalmente en espectáculos de coches", explica. Y añade: "Tuvimos que centrar nuestras cabezas un poco y asegurarnos de no cometer errores, pero al mismo tiempo nos aseguramos de que todo el mundo lo disfrutaba. El equipo hizo un gran trabajo".

"Fue una verdadera pista de carreras y fue fantástico sentir el RB7 en condiciones de carrera", agregó. "Pudimos forzar realmente y yo solo tenía una gran sensación en el coche. Este coche ganó carreras, ganó el Campeonato del Mundo con una ventaja increíble, 2011 fue un gran año para el equipo. Ahora he tenido la oportunidad de probarlo por mí mismo y empujar un poco y fue una sensación increíble", insistió el piloto.

El viernes por la noche nos fuimos a algunos clubes y arrancamos el coche y la gente se volvió loca

 

Una noche a todo gas

Antes del espectáculo, Da Costa también tuvo la oportunidad de dar a los aficionados sin entradas para el evento una muestra de la acción de la Fórmula 1. El piloto y todos los mecánicos se marcaron una ruta por los centros comerciales y los locales nocturnos de Durban, donde arrancaron sin previo aviso el RB7 y dieron acelerones por doquier, para deleite de los desprevenidos lugareños.

"El viernes por la noche nos fuimos a algunos clubes y arrancamos el coche y la gente se volvió loca", sonríe. "Hubo un gran ambiente por toda la ciudad. Al más puro estilo de Red Bull, nos movimos, sin anunciar nada, llevamos el coche y lo pusimos en marcha. Fue muy, muy guay" ha dicho el portugués.

Después del evento, los presentadores de Top Gear dijeron que habían esperado 10 años para conseguir un coche de Fórmula 1 en manos del Stig en un festival y que la aparición del RB7 fue un verdadero punto culminante para el fin de semana.

Después de su primera experiencia a los mandos de un F1 Campeón del Mundo –ya pilotó un Renault R24 hace años–, The Stig dijo: "..."

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top