Medidas diferentes para su futuro en la F1

Silverstone bajará sus precios; Nürburgring, en el aire

El trazado británico desea premiar la fidelidad de sus aficionados reduciendo los precios

Nürburgring desmiente que vaya a albergar la F1 bajo cualquier condición económica

A día de hoy, el 'Infierno Verde' no figura oficialmente como sede del GP de Alemania 2015

AmpliarEl circuito de Silverstone albergó el GP de Gran Bretaña en 2014 - LaF1.esEl circuito de Silverstone albergó el GP de Gran Bretaña en 2014

Silverstone y Nürburgring piensan en tomar diferentes decisiones que afectarán directamente su futuro en la Fórmula 1. Apenas unos días después de que Estados Unidos manifestara públicamente su voluntad de albergar tres Grandes Premios sobre su territorio, y Bahréin viera “contraproducente” la celebración de otra carrera en el Medio Este, ambos circuitos europeos analizan el impacto de su economía desde dos perspectivas bien diferenciadas: Mientras que Silverstone tratará de bajar los precios de las entradas para el Gran Premio de Gran Bretaña , desde Nürburgring no descartan que el elevado coste de acoger una cita de la categoría reina pueda apartarles del calendario con efecto inmediato.


En primer lugar, las dudas más recientes ofrecidas por el entorno de Nürburgring casarían con la incertidumbre creada durante los últimos meses sobre la posibilidad de que su empresa propietaria, Capricorn Developement, no fuera capaz de pagar el canon de 14 millones de euros requerido por Bernie Ecclestone para figurar entre las diecinueve citas puntuables del campeonato. En este sentido, los problemas administrativos que aún arrastraría la dirección del trazado podrían ir acompañados nuevamente de una rebaja en el precio por acoger la carrera, o incluso la evasión total de los gastos estipulados por el contrato, tal y como podría haber ocurrido en la temporada 2013.



De hecho, el documento oficial publicado recientemente por la FIA no específica el lugar donde tendrá lugar el Gran Premio de Alemania en 2015, si bien todo apunta a que se cumplirá la tradicional alternancia con el trazado de Hockenheim, testigo reciente de la menor afluencia de público a la F1 en un circuito germano desde el inicio de la presente década. Por su parte, Carsten Schumacher, directora ejecutiva del circuito de Nürburgring, ha confirmado que aún no existe un contrato oficial para acoger la carrera en el ‘Infierno Verde’, ya que la dirección se ha visto obligada a analizar cautelosamente si serán capaces de afrontar los gastos que conllevará el aterrizaje de la Fórmula 1 en el año 2015.



“La Fórmula 1 es bienvenida en Nürburgring. Proporciona tomas de televisión a todo el mundo, una imagen positiva y traería grandes ventas a la región. No obstante, la Fórmula 1 debe mantenerse alcanzable económicamente. No comentamos las conversaciones en curso. Lo comunicaremos si hay un resultado concreto”, ha manifestado Schumacher.



Por otro lado, Silverstone parece manejar con más tranquilidad su panorama económico a corto plazo, hasta el punto de que su director de gestión, Patrick Allen, se haya mostrado dispuesto a proponer una reducción del precio de las entradas para la oleada de aficionados que acudan a presenciar la carrera en 2015. Al contrario de lo que ocurrió en Alemania, la llegada de la Fórmula 1 a territorio británico en 2014 atrajo a un total de 122.000 espectadores únicos el día de la carrera, una señal de que la fidelidad del público nacional a la categoría reina del automovilismo podría verse reconocida a través de un listado de precios más económicos respecto a los últimos años.



"Lo que me gustaría hacer es ver los precios caer para el Gran Premio de Gran Bretaña. Tengo en mente un punto de referencia de 99 libras (128 euros aproximadamente). Creo que eso es lo que se merecen los clientes. Preferiría ver mejores ofertas de tickets y una vez que la gente está aquí, hacer más por ellos. Si quieres que venga más gente aquí cada año, no lo haces subiendo los precios. Vamos a intentar de forma desesperada reducir los precios de las entradas”, destaca.



Allen confía en que el hecho de bajar los precios de las entradas no termine por convertirse en una amenaza para la estabilidad financiera del circuito. Sin embargo, lo cierto es que este llamamiento de Silverstone a la solidaridad con el bolsillo de los aficionados bien puede terminar convirtiéndose en un objetivo truncado por la falta de capacidad en las gradas del circuito, así como por la posibilidad de no contar con los recursos necesarios para pagar la tasa que vincula al circuito con el calendario de la Fórmula 1.



Según Allen, desde el circuito ya saben cómo sobreponerse a todas las variables que amenazarían el éxito de su propuesta: “Tenemos un margen de capacidad, así que el aspecto del volumen cubrirá el aspecto inflacionario de la tasa del Gran Premio. Tenemos otras partes del negocio cuando el Gran Premio no está activo de los que podemos sacar dinero. Miro al negocio en toda su integridad, no solo un evento al año, y es la integridad lo que ayuda a proporcionar el valor al consumidor. Eso es en lo que necesitamos pensar, no en un evento discreto”, indica.

Si te interesa esta noticia
Magnussen con su McLaren en el GP de Bélgica 2014 - LaF1.es
Circuito de Sochi - LaF1
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top