GP de Bélgica F1 2017
Hablamos con María Serrat, presentadora y reportera de Movistar F1

Serrat: "No lamento haber hecho Farmacia, pero necesitaba un reto"

"Hay gente que ve la Fórmula 1 pase lo que pase, pero también hay una parte del público que la sigue como sigue cualquier deporte, porque hay una opción de victoria final"

"La MotoGP y la Fórmula 1 son dos mundos muy diferentes, tienen características propias. Son muy diferentes"

AmpliarMaría Serrat - LaF1María Serrat

Cursó una carrera de ciencias, pero pronto se dio cuenta de que necesitaba algo más y estudió Periodismo para hacer de su pasión por el motor su forma de vida. Ha trabajado en equipos de MotoGP como Repsol o Kawasaki, ha pasado por Epsilon Euskadi e incluso Hispania Racing, donde estuvo al cargo del departamento de comunicación de la escudería. El paddock es segundo hogar y ahora María Serrat (Barcelona, 1979) lo habita en calidad de presentadora y reportera de Movistar F1.

Pregunta: ¿Cómo han notado que ha cambiado la percepción que el público tiene de Movistar F1 ahora que están en la segunda temporada del proyecto?
María SERRAT: Desde el principio la recepción ha sido muy buena, y más ahora que todavía coinciden televisión en abierto con televisión de pago. Que la gente aprecie nuestro trabajo es de agradecer, porque hay otras televisiones que llevan muchísimo más tiempo que nosotros, aunque tienen un producto diferente.

P: Movistar supuso la llegada de un nuevo modelo, pero en las televisiones en abierto las audiencias están cayendo bastante. ¿Es porque la gente pierde el interés en la Fórmula 1? 
M. SERRAT: No creo que la gente esté perdiendo interés en la Fórmula 1, creo que son varias cosas que confluyen, como el hecho que a lo mejor evidentemente el hecho que ahora mismo los pilotos españoles no estén para disputar un Campeonato. Hay gente que es seguidora de la Fórmula 1 del 'sector duro', son personas que ven la Fórmula 1 pase lo que pase, y luego hay un grupo de gente que sigue la Fórmula 1 como sigue cualquier deporte, porque hay una opción de victoria final. Eso también influye. También influye una dominación como la de Mercedes, que a lo mejor las televisiones en abierto no ofrecen tanto previo, tanto postcarrera... A la gente también le interesa conocer un poco más la Fórmula 1. Confluyen varios factores, pero no es algo que ocurra solo en España, porque las audiencias de la Fórmula 1 están sufriendo bastante en todos los países.

P: Cuando las televisiones de MotoGP pasaron al modelo de pago, hubo patrocinadores que se quejaron porque ahora no tenían tanta exposición. ¿No es contradictorio que la Fórmula 1 tienda a un modelo de pago cuando tiene tanta dependencia del telespectador casual?
M. SERRAT: No creo que la Fórmula 1 en el caso de los patrocinadores sea tan casual como lo podía ser en su momento la MotoGP, porque evidentemente un patrocinador se basa en función de los modelos que ofrezca esta competición, y el patrocinador de Fórmula 1 creo que es muy específico. Va dirigido al sector, al tipo de público que lo ve, y yo creo que el modelo de televisión es el que determina el patrocinador. No creo que sea un modelo equivocado. La televisión de pago hay que verla como la oferta de un producto mejor porque el cliente que está viendo eso quiere ver algo más, no solo la carrera,  quiere ver el producto en general con muchísima más calidad y entonces el patrocinio ya va dirigido en eso.

 

 

P: Usted trabajó en MotoGP antes de dar el salto a la Fórmula 1. ¿Qué lecciones podría aprender la Fórmula 1 de la MotoGP?
M. SERRAT: Muchas veces me preguntan qué me gusta más y al final es como que te pregunten a quién quieres más, si a mamá o a papá. La MotoGP y la Fórmula 1 son dos mundos muy diferentes, tienen características propias. La Fórmula 1 es tecnología, I+D. Prácticamente todo lo que ocurre no lo ves a simple ojo, es la tecnología de los monoplazas.  La MotoGP es un mundo mucho más accesible, es la moto, el piloto, ver quién consigue tocar el asfalto con el codo o la rodilla. Son mundos muy diferentes y es complicado establecer lecciones entre ambos, porque la MotoGP tiene un accesibilidad del paddock impensable para la Fórmula 1, pero luego la exclusividad de la Fórmula 1 también hace que ésta sea un producto tan ansiado. Unas cosas actúan en beneficio y en perjuicio a la vez. 

P: Pero antes de entrar en MotoGP estudió Farmacia. ¿Qué le hizo decantarse por la gasolina?
M. SERRAT: A mí la gasolina siempre me ha gustado mucho, desde muy pequeña siempre iba a ver carreras de motos y de coches con mi padre, iba a los circuitos. De bien jovencita me levantaba y veía carreras de madrugada en Australia, China, Japón... Donde fuera. La gasolina siempre me ha gustado muchísimo. Pero cuando fui a la universidad y me puse a estudiar, no estudié para gasolina, estudié para lo que se me daba bien en la escuela y me gustaba, que era la ciencia. No me arrepiento para nada de haber hecho Farmacia, aprendí muchísimas cosas que me han servido en la vida. Cuando acabé la carrera decidí que me había gustado mucho, pero necesitaba algo que me desafiara un poco más. Empecé a estudiar periodismo para hacer periodismo deportivo y periodismo de motor, y acabé en Moto GP.

P: ¿Cómo hizo el salto a las motos?
M. SERRAT: Empecé a trabajar como becaria en El Periódico de Catalunya, en Deportes, y ahí hacía un poco de todo, como cualquier becaria. Hice cosas de motor, en el Circuit, con motos. Al enviado de MotoGP le dijeron que necesitaban a alguien para el departamento de prensa y comunicación de Repsol en competición y él dijo que tenía a una persona que trabajaba con él, y de ahí surgió la oportunidad. Fueron seis años en MotoGP y de ahí a HRT en la Fórmula 1.

P: ¿Se acuerda del momento en que le propusieron trabajar para HRT?
M. SERRAT: Sí, y tanto que me acuerdo. Fue incluso antes, porque antes estuve en Epsilon Euskadi, que también tenía su candidatura para la Fórmula 1. Ambos hablaron conmigo, y de hecho yo empecé a trabajar con Epsilon Euskadi, estuve un año, porque conocía a Joan Villadelprat y el proyecto me parecía muy interesante. Pero cuando el proyecto de Fórmula 1 no cuajó, los de HRT me siguieron llamando y evidentemente la categoría reina tira mucho, así que empecé a trabajar con ellos.

P: Desde fuera siempre pareció que HRT hizo mucho con muy poco. ¿Cómo era trabajar ahí?
M. SERRAT: Tanto en la primera como en la segunda etapa de HRT, el día a día era muy diverso. Yo entré cuando todavía estaba Colin Kolles al frente, con la familia Carabante que era un sponsor increíble pero que igual tenía menos conocimiento del necesario en un mundo como la Fórmula 1. Esa fue una etapa particular, una etapa de supervivencia del proyecto. Luego Thesan Capital hizo un trabajo increíble para renovar el proyecto, con Luis Pérez Sala, Pedro de la Rosa, Toni Cuquerella, Albert Fabrega... Una gente increíble detrás de un proyecto que no empezaba de cero. Fue muy difícil volver a decir 'olvidaos de todo lo que ha pasado, empezamos de cero'. El proyecto empezó con muchísimo poco y quizá con no muchas cosas a favor y muchísimas en contra. Fue una pena que HRT terminara desapareciendo cuando finalmente parecía algo realmente serio, con un futuro.

P: ¿Con qué momento se queda de HRT?
M. SERRAT: No sé si te sabría decir un momento en particular, pero tengo varios. Por ejemplo, un Gran Premio de Canadá en el que mejoramos el mejor resultado y recuerdo la alegría de los mecánicos y de todo el mundo, fue un momento fantástico. Recuerdo la mudanza a la Caja Mágica, que ya era un proyecto sólido con cara y ojos, trabajar con Luis Pérez-Sala, con Pedro de la Rosa... Pero a pesar de las dificultades, hubo muchos momentos muy buenos.

P: ¿Los coches cliente hubieran salvado HRT?
M. SERRAT: No lo sé, porque dentro de los coches cliente hay que ver lo que implican, los costes que tienen para un equipo y luego los beneficios. Al final la Fórmula 1 es un negocio para los equipos, hay que comparar los ingresos y los gastos. El proyecto de coche cliente está muy bien para que la parrilla sea más grande y mejorar el espectáculo, pero también hay que ver en qué condiciones se darían esos coches cliente. ¿Serían para ver un coche como el de Manor, al final de la parrilla doblado cuatro veces en carrera y a quien sabe cuántos segundos de la cabeza? Como concepto ideal están bien, pero luego hay que leer la letra pequeña. 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top