La F1 repasa la historia del descubrimiento del efecto suelo

¿Será equiparable el impacto del efecto suelo a los cambios de 2017?

Lotus y Brabham fueron los grandes innovadores de los '80 en F1

Se esperan grandes cambios en 2017, casi tanto como en la llegada del efecto suelo

AmpliarEl ventilador trasero del Brabham BT49 - SoyMotorEl ventilador trasero del Brabham BT49

Días antes de que podamos finalmente ver la materialización de los ya famosos grandes cambios técnicos de la Fórmula 1 en 2017, la página web oficial de la F1 ha querido recordar algunas grandes invenciones aerodinámicas de los años '80, que han dado paso de forma más o menos directa a los actuales monoplazas.

De los cambios más sonados, por supuesto, nos quedamos con la tecnología del efecto suelo que pudimos ver en los Lotus de Colin Chapman. Esa fue la maniobra que posibilitó el dominio del equipo inglés a finales de los '70 e inicios de la década de los '80, gracias al sustancial aumento de agarre en curvas.

La clave del principio aerodinámico fue explotar el efecto Venturi, así que la parte inferior del coche fue diseñada para que todo el chasis se comportara como un gran alerón que pegaba el coche al suelo. El Lotus 78 de la temporada de 1977 dio la primera indicación de lo que se podía lograr, pero no fue hasta el Lotus 79 cuando pudimos ver la ventaja completa de este principio físico con los difusores del coche.

Mientras Lotus marcaba la pauta en el Mundial de 1978, otros equipos intentaron seguir su diseño y coches como el Brabham BT46 aparecieron en escena con su efecto suelo que incluía en su diseño un ventilador para reducir la presión sobre el coche. Sí, literalmente un ventilador (imagen principal).

Finalmente se prohibió el diseño dadas las protestas, pero otros diseños extremos siguieron apareciendo al año siguiente en la parrilla, incluyendo al Lotus 80 y al Arrows A2, que incluían túneles de escapatoria del viento inferiores al coche más complejos y más detallados. Pero aunque el incremento del efecto suelo con los nuevos diseños parecía adecuado sobre el papel y en el túnel de viento, los coches demostraron ser impredecibles en pista, y no podían garantizar niveles constantes de carga aerodinámica.

La poca presión recibida demostró ser difícil de controlar y muchas veces movía el coche, lo que provocó un increíble fenómeno conocido como 'porpoising', donde el coche caía y se levantaba, o en algunos casos rompía algunas piezas del chasis.

Para limitar los daños, incluyendo velocidades excesivas en curvas y en fuerzas G, la normativa de F1 optó por limitar los beneficios del efecto suelo en 1981 al prohibir apéndices aerodinámicos laterales e introduciendo una obligación de separar al coche del suelo en al menos 6 centímetros. Pero los equipos diseñaron ingeniosas soluciones para mantener la ventaja con las nuevas normas. 

Entre ellas, estuvo el modelo 88 de Lotus que contaba con dos chasis. Literalmente, uno dentro del otro. El chasis interior era esencialmente un coche convencional independiente de la cara exterior, y esta actuaba como una larga ala que bajaba al coche al suelo pero lo levantaba a la altura legal en el pit-lane.

El 88 fue prohibido antes de que pudiese competir, pero la solución de Brabham en el BT49 incluía faldones que automáticamente se rebajaban de altura en pista, cosa que funcionó a la perfección y sin disimulo ninguno fue copiado por todos los rivales. Fue en 1983, de hecho, después de un año lleno de accidentes, cuando los diseñadores supieron que era el fin del efecto suelo por un nuevo requisito de la Fórmula 1 en el que se debía tener espacios vacíos entre las tangentes de las ruedas y sin los famosos faldones.

La revolución de las nuevas normas fue enorme, con una gran reducción de velocidad en el paso por curva. Nelson Piquet fue el primer campeón de esta era, con su Brabham BT52, que era una continuación de su sucesor, aunque sin ninguna innovación técnica.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Oldriver

[#1 Perán] El BT46B que ves solo participó en una carrera, el GP de Suecia de 1978, y ganó cpn NikinLauda a los mandos, el de Watson abandono en la vuelta 19 por fallos en el notor Alfa Romeo

Imagen de Perán

Madre mía, menuda spiradora lleva ese coche de la foto jaja.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top