GP de Brasil - Entrenamientos Libres 2

Rosberg el más rápido, igualdad en el Top 10 y barbacoa en McLaren

A Nico le falló el cambio y se salió de pista, pero superó a Hamilton por cuatro décimas

Ferrari a 0.4 de Mercedes, segundo equipo mejor con Vettel por delante de Räikkönen

Del tercero, Sebastian, al décimo puesto de Massa solo hay medio segundo de diferencia

El motor Honda de Alonso se rompió a la media hora de sesión y provocó una bandera roja

Los Toro Rosso acabaron demasiado retrasados: Verstappen 14º y Sainz 15º

AmpliarRosberg tuvo un par de sustos, pero nada que le impidiera marcar el mejor tiempo del viernes - LaF1Rosberg tuvo un par de sustos, pero nada que le impidiera marcar el mejor tiempo del viernes

Resulta raro. Aquí se han vivido tantos momentos mágicos, se ha desatado tanta emoción y tensión en el pasado que llegar ahora, sin nada más en juego que el brindar un buen show a sus fieles aficionados, sabe a poco a muy poco. Interlagos ha estado siempre acostumbrado a bailar samba con la más guapa, pero este año tendrá que conformarse con la simpática. A ver cómo sale la fiesta, nunca se sabe.


Quien tendrá que dejar las celebraciones aparcadas a un lado, y mejor que a su pobre Pagani Zonda, es Hamilton. Sí, es cierto, comenzó la mañana siendo el más rápido. Pero en la segunda sesión de libres, la que más importa los viernes, finalizó a cuatro décimas de Rosberg. Un margen más amplio de lo que sería normal en la lucha entre los Mercedes y que puede tener explicación en el rendimiento que obtuvieron ambos con los compuestos blandos.



Según se pudo ver tomando como referencia los tiempos de los pilotos más rápidos, la mejora de un neumático a otro supera el segundo. Una norma que cumplió Nico, pero no Lewis, que solo rebajó su tiempo en ocho décimas. Por ahora, primer asalto para el alemán, que intentará lograr su quinta Pole seguida y que tuvo un pequeño susto a la salida del pit lane cuando le costó engranar la primera marcha. Lo solventó rápido antes de darse un paseo por la hierba.



Tras los campeones de todo, hay un bache de cinco décimas hasta el primer Ferrari, el de Vettel como no, y luego medio segundo de distancia hasta el décimo clasificado, Massa. Ocho coches en un reducido margen que hace muy difícil vaticinar hacia qué lado se decantará la balanza, aunque, si han de apostar por hagánlo por el de la Scuderia. Han sido el segundo mejor equipo en prácticamente todas las citas y en Brasil, aunque por poco, también lo son.



bra-fp2-laf1.pngDespués de los de Maranello hay un baile de escuderías en el que no predomina ninguno. Red Bull y Williams tienen más presencia en el Top 10 al colar a sus dos coches y, por tanto, más garantías de que su ritmo será más elevado. Lotus y Force India, que se colaron en él con Grosjean y Hülkenberg, parecen estar un paso por detrás. Importante señalar las tres décimas de distancia entre el motor evolucionado de Ricciardo y el antiguo de Kvyat.



A partir del undécimo puesto, el de Sergio Pérez, los tiempos ascienden al 1:14. Y todavía hay que bajar unas cuantas plazas más para encontrar a los Toro Rosso. Ya avisaba Sainz de que sufrirían entre las pendientes del trazado carioca por la débil potencia característica de su propulsor Renault, pero ver a Verstappen 14º y a Carlos 15º es un bagaje mucho peor del que se podía esperar. Veremos si queda en tropiezo o en golpe de realidad.



Hablando de golpes, tanto se ha dado Alonso desde que regresó a Woking que ya ni le duelen. No vamos a decir que sea inmune a los fallos de su MP4-30, pero han sido tantos y tantos que la herida, aunque siga abierta, ha dejado de sangrar. Esta vez, fue el motor de combustión del McLaren el que dejó la sesión de Fernando en solo 30 minutos. Empezó con el típico humo blanco y acabó en barbacoa. La acción se paró diez minutos hasta que retiraron el bólido negro.



Ya no es que preocupe 2015, sino que también empiezan a temblar los cimientos de 2016… Lo que toca ahora es solventar el problema del coche del asturiano, cosa que harán cambiando el propulsor que utilizó en Austin por el que estrenó en México para intentar evitar una nueva sanción. Al monoplaza de Button no le pasó nada, por el momento, pero solo pudo terminar dos puestos por delante de su compañero español.



El resto de incidencias se tradujeron en trompos, tres: de Rossi, Verstappen y Bottas. Todos ellos sin consecuencias. Y eso que el asfalto no era la pista de hielo a la que tuvieron que sobrevivir el viernes de México, a pesar de las pocas gotas que cayeron durante la sesión. La verdadera amenaza de agua llega mañana, no tanto para la carrera. A falta de emociones en el Mundial, la lluvia parece que no faltará a su cita con Interlagos.

Si te interesa esta noticia
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top