Su prioridad es el desarrollo, no los resultados

Renault avisa: "Luchar por los puntos será secundario en 2016"

Bob Bell quita importancia al rendimiento del RS16 y fija su objetivo en mejorar la fiabilidad

De esta forma, pretenden construir una "base competitiva" para avanzar a partir de 2017

Mercedes y Ferrari, fuera de órbita: "Un podio sólo será posible con circunstancias locas"

AmpliarRenault no quiere marcarse objetivos fijos en 2016 - LaF1Renault no quiere marcarse objetivos fijos en 2016

A falta de diez días para el arranque de los test invernales, en el equipo Renault no dejan de alertar sobre la posibilidad de que su retorno a la Fórmula 1 en 2016 se convierta en un período de constante sufrimiento en las últimas posiciones de la parrilla. Pese a que la antigua estructura de Lotus fuera capaz de aspirar regularmente a la batalla por los puntos gracias a la potencia del motor Mercedes, la nueva aventura comandada por la marca francesa persigue el objetivo de transformar los persistentes problemas de fiabilidad que aún acechan el rendimiento de su unidad de potencia en una aventura capaz de aspirar al Campeonato del Mundo a partir del año 2019. 


No obstante, el camino hacia el éxito podría recoger capítulos francamente dolorosos para la estructura de Renault, y es que todos sus máximos responsables ya han insistido en que su objetivo para esta temporada 2016 pasa por acreditar una "buena base de desarrollo" con la que logren aspirar a posiciones más competitivas en 2017 antes de intentar codearse con las escuderías de referencia en la parrilla actual. El problema, sin embargo, es que no sólo Mercedes y Ferrari parecen fuera de su alcance a día de hoy, sino también el resto de equipos que han ocupado recientemente la zona media del Campeonato, entre los cuales figuran los nombres de Red Bull, Toro Rosso o McLaren.



Además, la previsible progresión de Manor con la unidad de potencia de Mercedes y las altas expectativas en torno al debut del equipo Haas sitúan a Renault frente al peligro de ser la última fuerza competitiva en la parrilla del Gran Premio de Australia. Por el momento, nadie en la marca del rombo se ha atrevido a sugerir que semejante hipótesis pueda convertirse en una realidad, aunque los testimonios pesimistas para el 2016 invitan a pensar que la lucha por los puntos no será un objetivo alcanzable a corto plazo. A raíz de este asunto, el director técnico de la escudería, Bob Bell, insiste en que la prioridad no es otra que centrarse en el desarrollo del RS16 sin pensar en los resultados.



No es tan importante lo que cambias aparentemente en el coche, sino desarrollar nuevos conceptos que establezcan una base de éxito a largo plazo



"Para nosotros, el 2016 significa aprender con un coche fiable y dar pasos hacia adelante durante la temporada. Conseguir puntos está en un segundo plano. Renault se ha comprometido a largo plazo con la F1 y no podemos poner en peligro este plan queriendo traer mejoras a corto plazo que nos conduzcan a un éxito demasiado rápido. Avanzaremos con cautela y nos aseguraremos de que cada mejora nos proporciona la ganancia de tiempo que prometen los datos. No es tan importante lo que cambias aparentemente en el coche, sino desarrollar nuevos conceptos y métodos de trabajo que establezcan una base de éxito a largo plazo", indica el británico a Auto Motor und Sport.



Bell confiesa que el punto de partida para solucionar los problemas en el motor ya se ha establecido antes de la pretemporada, si bien destaca la necesidad de no comprometer la fiabilidad con un posible aumento de potencia. "Debemos dar grandes pasos hacia adelante, pero al menos sabemos dónde están nuestros déficits y qué partes debemos desarrollar. Para ello, nos vamos a tomar el tiempo necesario. El desarrollo del motor no se cambia de la noche a la mañana. Siempre hay una línea muy delgada entre la mejora en el rendimiento y la fiabilidad. Con el chasis es más sencillo. Cuando desarrollas un nuevo alerón delantero, es improbable que abandones por él", apunta.



Los retrasos en la compra definitiva sobre Lotus han comprometido la preparación de Renault de cara al 2016 a la hora de construir el monoplaza en base a la naturaleza de su nuevo motor, según Bell. "El cambio de motor llegó muy tarde y Enstone tuvo que aparcar el desarrollo por motivos financieros durante un periodo significativo. Tendremos que vivir con estos compromisos en nuestro primer año", explica el ingeniero, prediciendo así un largo periodo de desarrollo hasta convertirse en aspirantes a la lucha por la victoria con todas las averías ya solventadas. "Es casi imposible solucionarlo en 2016, y un podio sólo es posible en 2016 si ocurren circunstancias locas", añade.



Por el momento, la prioridad de Renault se basa en emular la forma de trabajo de Mercedes con el objetivo de "crear una base adecuada para el éxito a largo plazo", una circunstancia que ven factible gracias a su amplia experiencia en la categoría reina. "En Mercedes, la tarea era similar a la de ahora. La esencia del equipo en Enstone sigue sabiendo cómo fabricar buenos coches, pero vivimos en una era diferente a 2005", apunta Bell. Sobre su trabajo en el RS16, el británico apunta que "tendré más influencia en el desarrollo del motor, aunque yo no sea ingeniero de motor. El chasis y el motor deben estar relacionados; debo asegurarme de que marchan en la misma dirección y los recursos se distribuyen correctamente", concluye.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Perán

[#1 Perán] Cuanto*

Imagen de Perán

Veo que en Renault, al ver a Mclaren Honda, habrán pensado: "canto más cenizos seamos, mejor nos irá". xDDDD

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top