Shanghái es el circuito más exigente para los frenos del año

Pirelli llevará los compuestos medio y blando para China

las curvas 3-4, 7-8, y 12-13 requieren de una aceleración progresiva

El P Zero medio es de bajo rango de trabajo; el blando ofrece un alto rango de trabajo

Cargando vídeo...

El Gran Premio de China, para el que se han seleccionado los compuestos medio (en blanco) y el blando (en amarillo), es una carrera que ha sido tradicionalmente dominada por la estrategia. Con un asfalto liso y algunas curvas enlazadas –incluido la curva peraltada 13– esta versátil combinación de neumáticos se adapta bien a las variadas exigencias del circuito de Shanghái.

Paul Hembery, responsable de Pirelli Motorsport: "Siendo ésta la tercera carrera del año en la que seleccionamos la combinación de medio y blando, tras los cercanos tests de Baréin, los equipos están empezando a acumular información sobre el funcionamiento de los neumáticos con los complejos coches 2014. Como resultado, la estrategia de neumáticos está empezando a ser un factor más importante en las carreras".

"China es un circuito que ha demostrado la eficacia de una buena estrategia de neumáticos en el pasado, por lo que los equipos podrán hacer un buen uso de lo aprendido de los datos de la primera parte de la temporada, y explorar las opciones estratégicas disponibles con nuestra gama P Zero. Ya anteriormente hemos comprobado la variabilidad del clima en Shanghái, así que como siempre, la capacidad de asimilar información rápidamente de acuerdo con las circunstancias cambiantes será la clave para obtener el máximo provecho de las cubiertas".

Jean Alesi, embajador de la marca Pirelli: "China no es un circuito que conozca bien, pero parece proporcionar mucho espectáculo, y éste es el momento del año en que la estrategia comienza a ser importante, porque los equipos están empezando a explorar las capacidades y el potencial de sus coches después del primer período de desarrollo. Para los neumáticos, eso es importante, porque ya estamos viendo que los equipos son cada vez más capaces de extraer todo su potencial, a medida que se acelera el desarrollo. Baréin fue una carrera fantástica, así que si podemos ver un nivel de competencia como ese durante todo el tiempo, podemos esperar una temporada fantástica".

 

Cómo se asignan y distribuyen los neumáticos en cada gran premio

Los neumáticos se asignan a los equipos de forma absolutamente aleatoria y con  ayuda de un código de barras; un proceso que lleva a cabo la FIA, el órgano rector del deporte. El código de barras es el 'pasaporte' del neumático, que se incrusta firmemente en la estructura durante el proceso de vulcanización y no se puede intercambiar. El código contiene todos los detalles de cada uno de los neumáticos, por lo que permite su trazabilidad a lo largo del fin de semana con el software RTS de Pirelli (Racing Tyre System).

La FIA recibe una lista de los códigos de barras y luego asigna cada uno de ellos - y por lo tanto cada uno de los neumáticos - a los equipos de forma absolutamente aleatoria. Pirelli no está involucrado en este proceso, lo que implica que  la firma italiana no puede influir en la asignación de unos neumáticos para un equipo. En cualquier caso, un riguroso proceso de control de calidad garantiza que todos los neumáticos que salen de la fábrica son totalmente idénticos.

Una vez en el circuito, los neumáticos se distribuyen a los equipos siguiendo estrictamente las indicaciones de la lista que ha preparado previamente la FIA. Los códigos de barras permiten, tanto a la FIA como a Pirelli, asegurar que los equipos, de acuerdo con la normativa, están utilizando los neumáticos correctos.

 

El circuito desde el punto de vista del neumático

En Shanghái hay una serie de curvas rápidas que los pilotos superan en aceleración, lo que significa que pueden aprovechar al máximo el par extra de este año. En particular, las curvas 3-4, 7-8, y 12-13 requieren de una aceleración progresiva, pero también es importante contar con el mapa motor adecuado con el fin de evitar un excesivo giro del neumático y, con ello, posibles daños.

Los altos niveles de carga aerodinámica utilizados en China implican altas velocidades en las curvas, con fuerzas que pueden superar los 3,8 G. Los neumáticos más blandos se ven sometidos a mayores fuerzas en curva, ya que generan un mayor agarre. Cerca del 80% de la vuelta se completa en curva.

El circuito de Shanghái cuenta con una serie de largas rectas, que tienen un efecto sobre los neumáticos. Las rectas enfrían los neumáticos, lo que implica que tienen que volver a subir su temperatura de forma rápida en las curvas que siguen.

El P Zero medio (en blanco) es un compuesto de bajo rango de trabajo, mientras que el blando (en amarillo) ofrece un alto rango de trabajo. Este emparejamiento asegura un rendimiento eficiente en una amplia gama de condiciones, uno de los motivos por lo que esta combinación ha demostrado ser tan eficaz este año.

China es el circuito más exigente para los frenos de todo el año, y el nuevo sistema de freno 'by wire' también tiene un efecto sobre los neumáticos. Este circuito somete a los neumáticos a un pico máximo de frenado de 4,3G.

El año pasado, Fernando Alonso ganó la carrera para Ferrari con una estrategia a tres paradas, saliendo tercero de la parrilla con neumáticos blandos, para luego completar tres stints con el compuesto medio. Jenson Button terminó quinto con una estrategia de dos paradas.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top