GP de Estados Unidos F1 2017
Su futuro, cada vez más cuestionado

Palmer: "Si hago un buen trabajo hasta el final, seguiré en Renault"

El británico busca brillar a partir de Singapur para mantenerse otro año en la Fórmula 1

El interés en Ocon y Sainz no le preocupa: "No hay una decisión; yo sigo en la batalla"

Niega haber realizado un mal debut y justifica la crítica popular al mal ritmo del RS16

AmpliarJolyon Palmer - LaF1Jolyon Palmer

Jolyon Palmer cree que los siete Grandes Premios restantes del Campeonato Mundial ofrecerán una oportunidad única para demostrar su talento al volante y erigirse de esta forma como candidato a revalidar su asiento dentro del equipo Renault a partir de la próxima temporada 2017. Pese a mostrarse incapaz de cubrir el perfil de piloto joven con talento que anhelan desde Enstone para construir un nuevo proyecto ganador en la Fórmula 1 y quebrantar la hegemonía absoluta de Mercedes, el británico se muestra confiado en que logrará sobreponerse a las deficiencias mecánicas del RS16 hasta despuntar en la batalla interna contra Kevin Magnussen, condición imprescindible antes de negociar su futuro con los máximos responsables del equipo.


La cúpula de Renault ha subrayado en varias ocasiones la necesidad de apostar por el talento de una joven promesa como garantía inequívoca de éxito en la Fórmula 1. En estos términos ya se pronunciaba Frederic Vasseur el pasado mes de mayo, cuando confesó abiertamente que su estrategia pasaba por trazar una colaboración similar a la que forjaron Alonso y Ferrari o Vettel y Red Bull, dos ejemplos triunfantes en la historia reciente del deporte. Aunque la versión oficial siempre apuntara a la cautela, los nombres de Palmer y Magnussen nunca parecieron casar con los términos de esta estrategia, limitando su presencia actual en el equipo a una medida propia de un año de “transición” como el que atraviesa la estructura francesa.



La constatación de esta hipótesis se produjo al inicio de la gira europea, cuando el nombre de Sergio Pérez comenzó a figurar entre las opciones más atractivas para completar la alineación oficial de Renault en 2017. Con el mexicano prácticamente descartado de las quinielas ante su inminente continuidad bajo las filas de Force India, otros nombres como Carlos Sainz o Esteban Ocon suenan con fuerza para fortalecer el proyecto en 2017, hasta el punto de que varias voces autorizadas ya asuman el adiós de sus pilotos actuales a final de la presente temporada. Mientras que Sainz se limita a no profundizar en los rumores, la prensa francesa afirma cada vez con más rotundidad que Ocon vestirá de amarillo tras su paso por el equipo Manor.



Ajeno a la posibilidad de finalizar su trayectoria en la Fórmula 1 con tan sólo un año de experiencia, Palmer insiste en que conseguir buenos resultados a partir de este fin de semana será determinante para mantenerse vinculado a la estructura de Renault.  “Aún no hay una decisión y estoy en la batalla por el asiento. Si hago un buen trabajo este fin de semana y los siguientes mientras no se haya tomado una decisión, y si puedo demostrar por qué debo quedarme, estoy seguro de que estaré aquí”, explica el piloto británico en unas declaraciones concedidas a Motorsport.com.



La falta de interés de otros equipos cierne expectativas aún más negativas en torno al futuro de Palmer dentro de la categoría reina. Si bien es cierto que sus actuaciones desde Silverstone han mejorado ligeramente respecto al primer tercio de la temporada, la estrategia del británico se centra ahora en sorprender a los ingenieros de Renault y afianzar internamente su talento como garantía de estabilidad para los próximos años. “Es más fácil impresionar al equipo en el que estás, porque ellos analizan todos los datos y miran tus carreras con microscopio, así que si haces algo bien, lo van a ver. Los otros equipos no lo ven tanto; solamente ven el resultado”, explica en este sentido.



Sea como sea, Palmer lamenta que los problemas deportivos de Renault en su retorno a la Fórmula 1 le hayan impedido demostrar sus cualidades al volante, una circunstancia a la que achaca gran parte de las malas valoraciones del paddock hacia su rendimiento en 2016. “Es más difícil hacerlo en un coche que normalmente no puede pasar de la Q1. Es una pena; a veces siento que hago carreras muy buenas y nadie lo sabe, porque estás rodando fuera de los diez primeros. Es entendible, pero simplemente es más complicado impresionar. Si estuviéramos dentro del Top10, creo que muchas veces la gente diría: ‘wow, qué gran adelantamiento’ ó ¡qué buena carrera! Pero simplemente es así”, sentencia.



 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top