Reconoce que hicieron un embalaje agresivo de su unidad de potencia

Newey admite su fallo en Jerez: "Fue un problema de Red Bull"

"El problema fue que la parte del chasis cercana al escape se incendiaba", dice Adrian

AmpliarNewey admite su fallo en Jerez: "Fue un problema de Red Bull"Newey admite su fallo en Jerez: "Fue un problema de Red Bull"

La tortura que sufrieron en Red Bull cuando veían que sus rivales iban acumulando kilómetros en Jerez mientras que ellos trasteaban con su motor sin parar obligó a Adrian Newey a hacer antes sus maletas para ponerse frente a su mesa de dibujo en Milton Keynes y rediseñar el coche. Ahora, a dos días de que la acción comience en Baréin, el británico, explica lo que les pasó: "El problema que nos detuvo en Jerez fue que la parte del chasis cercana al escape se incendiaba".

Adrian señala a la "falta de tiempo" como la causa del problema que sobrecalienta en exceso la unidad de potencia. "Era algo que teníamos que haber probado en el banco de pruebas si hubiéramos conseguido montarlo todo antes, pero Renault ha tenido problemas con su uso y por eso hemos tenido dificultades para hacer las partes a tiempo", dice a Autosport, y añade: "Creo que un par de semanas antes podríamos haber tenido todo listo para hacer las pruebas privadas en el banco, pero por desgracia, lo hicimos en público".

El motor Renault parece que tiene un requisito de enfriamiento particularmente grande

Sí, lavaron la ropa sucia ante todos los presentes en Jerez y asumen su culpa, porque no todos los problemas fueron causa del motor Renault. Newey arriesgó y esta vez la bola no cayó del lado de la fortuna: "Levantamos la mano por nuestra parte, fue un problema de Red Bull. Se podría decir que fue resultado de un embalaje agresivo, pero sentimos que teníamos que tomar algunos riesgos para tratar de conseguir un buen paquete que minimizase la pérdida aerodinámica para este gran requisito de enfriamiento".

Aunque, si bien al ingeniero de Red Bull no le cuesta reconocer su fallo, también le tira un pequeño dardo a sus suministradores franceses: "El motor Renault parece que tiene un requisito de enfriamiento particularmente grande. Los tres fabricantes de motores tienen un objetivo diferente para lo caliente que regresa el aire al plenum -cámara de aire- y Renault nos ha puesto un objetivo bastante difícil en ese sentido. Tiene todo tipo de ventajas si podemos llegar hasta allí, pero no es fácil de conseguir".

Newey finaliza señalando que la excesiva refrigeración que necesitan hace que el montaje del RB10 sea especialmente difícil: "Es un desafío montarlo todo. El área del radiador que necesitamos para enfriar el aire del turbo, además de toda la refrigeración extra para baterías, generadores, caja de control, etc., hace que sea casi el doble de grande que el año pasado con el V8. Tratar de montar eso sin comprometer demasiado la aerodinámica es todo un desafío". Y él es un especialista en superarlos…

Si te interesa esta noticia
Helmut Marko no niega que Red Bull quiera cambiar de motorista
Vettel: "No hay garantías de que no vaya a estropearse otra parte"
Renault, convencida de haber solucionado sus problemas
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top