El sonido de los monoplazas la mayor preocupación

Montezemelo y Ecclestone buscan soluciones para mejorar esta F1

El presidente de Ferrari ha viajado a Londres para reunirse con Bernie

Eliminar los 100 kg/h de flujo de combustible sería un posible remedio

La FIA y la FOM también convocarán reuniones para tratar el tema

AmpliarMontezemelo y Ecclestone buscan soluciones para mejorar esta F1Los dos Ferrari por el pit lane de Sepang

La era V6 que ha dado comienzo este año ya ha conseguido con solo dos carreras lo nunca visto, poner de acuerdo a todo el mundo. Eso sí, no busquen el lado positivo porque lo que ha hecho es poner a todos en su contra. Los grandes premios de Australia y Malasia caerán en el olvido en poco tiempo porque nadie querrá recordar mañanas tan aburridas, además, si a eso le sumamos el escaso ruido de los coches y su pérdida de potencia, hace que sea una quimera encontrar a alguien satisfecho con esta Fórmula 1.

Por eso, los que mandan quieren enderezar el rumbo del Mundial antes de que se vaya a la deriva y ya empiezan a buscar soluciones para hacer que este deporte siga siendo atractivo tanto para las masas como para los propios equipos y pilotos. Con ese objetivo, Luca di Montezemolo se ha subido hoy a un avión con destino a Londres para reunirse con Bernie Ecclestone según informa La Gazzetta dello Sport.

Una de las cosas que más preocupan es el sonido sordo que emiten estos nuevos propulsores V6 Turbo de 1.6 litros y que afecta gravemente a una de las señas de identidad de la Fórmula 1. Además de velocidades de vértigo y emoción en la pista, lo que más atrae a los espectadores que llenan el circuito es el ruido ensordecer que sale de las bestias del automovilismo, por eso, cuando se comprobó de primera mano cómo era la nueva banda sonora de las carreras las críticas llegaron en masa.

Pero cambiar esa característica de los nuevos monoplazas no va a ser fácil porque se necesitaría una modificación drástica del reglamento técnico. Como explicó ayer Remi Taffin, responsable de Renault, la diferencia de decibelios de estos coches se debe a dos motivos, la bajada de revoluciones (se ha pasado de las 18.000 rpm a las 12.000 rpm a las que se llega este año) y el turbo, que actúa como un silenciador.

Una posible solución sería permitir a los monoplazas que alcanzaran las 15.000 rpm que establece como máximo el reglamento, y eso podría hacerse echando abajo la norma que dejó sin su segundo puesto en Australia a Ricciardo: el flujo de gasolina. Si la limitación de 100 kg/h de combustible que establece la normativa se cambiara, se podría dar más potencia al motor y con ello incrementar su sonido. Ahora bien, se necesitaría acortar la distancia de las carreras porque los depósitos no se pueden agrandar ya que alteraría demasiado el diseño de los F1.

Como suele pasar con estas cosas, es previsible que a los que les va bien ahora, Mercedes y sus clientes, se opongan a cualquier cambio, pero Ferrari y Renault presionaran para obtenerlo porque así podrían sacar más provecho a sus unidades de potencia. El de Bernie y Montezemolo no es un caso aislado, ya que mientras el Mundial esté en Baréin la FIA y la FOM también organizarán reuniones para tratar el asunto. La nueva era ha empezado provocando dolores de cabeza y ahora buscan una aspirina que los calme.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de 1571

mas les vale que lo mejores,,pues en cuantro sea de pago perderan el 80% de la audiencia,,ellos veran...

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top