Buscan una mayor sostenibilidad del deporte

Mercedes y Ferrari apoyan reducir el precio de sus motores en 2018

La FIA acordó un precio reducido de 12 millones, pero aún no existe una solución definitiva

Red Bull teme que no se produzcan cambios, mientras que los fabricantes exigen cautela

"Vamos a ofrecer propulsores más baratos aunque no nos guste la idea", reitera Toto Wolff

AmpliarMercedes y Ferrari ostentan un gran poder político en la jerarquía actual de los equipos - LaF1Mercedes y Ferrari ostentan un gran poder político en la jerarquía actual de los equipos

Mercedes y Ferrari han reiterado su compromiso de reducir el precio de sus unidades de potencia para garantizar la sostenibilidad en el modelo de negocio actual de la Fórmula 1. Después de que las escuderías independientes sufrieran para afrontar el coste aproximado de 32 millones de euros durante las dos primeras temporadas de actividad con los V6 Turbo, los fabricantes aceptaron las exigencias de la FIA y accedieron a cifrar en apenas 12 millones el gasto requerido para utilizar sus motores a partir del año 2018.  

De esta forma, la Federación y el Grupo de Estrategia buscaban un equilibrio financiero que garantizara la supervivencia de los equipos más modestos antes de firmar un nuevo Pacto de la Concordia en 2020, fecha en la que se prevén avances en busca de un reparto presupuestario más equitativo. Hasta entonces, la dependencia del motor ayudará a que fabricantes de motores mantengan su ventaja sobre el resto de escuderías, aunque sin generar daños tan importantes en la estructura operativa del deporte.

No obstante, el acuerdo con la FIA deberá ser formalmente aprobado el próximo 30 de abril junto a la construcción del reglamento del 2017. La lentitud en torno a las decisiones gubernamentales del deporte ha generado cierta inquietud en equipos como Red Bull, hasta el punto de que Christian Horner cuestionara abiertamente que se fuera a producir una relajación en las exigencias económicas para los equipos.

Horner: "El tiempo se agotará a final de mes y nada va a cambiar"

"Ahora mismo, no estamos ni mucho menos cerca de haber cumplido con alguno de esos criterios, y creo desgraciadamente que no va a ocurrir, como suele ser el caso de este tipo de cosas. El tiempo se agotará a final de mes, no se habrá alcanzado nada y nada va a cambiar", indicó Horner ante la prensa desplazada al Circuito de Shanghái.

No obstante, desde Ferrari insisten en que se están produciendo avances importantes hacia un acuerdo más sensible con las fuerzas menos poderosas de la parrilla. "Hemos ido muy lejos en cuanto al suministro de motores. Hemos encontrado una forma por la cual los cuatro fabricantes pueden seguir suministrando de una forma que quizá no garantice la mayor ventaja económica, pero sí ofrezca continuidad para los otros equipos", indicó su presidente, Sergio Marchionne.

Por su parte, Toto Wolff lamenta que Red Bull no valore el esfuerzo de los fabricantes por construir una F1 más sostenible. "Hemos ofrecido motores mucho más baratos, y en realidad hemos cumplido los objetivos que nos marcamos. Hemos fijado la obligación de suministrarlos, lo cual no nos gusta especialmente, pero los hemos ofrecido para no volver a tener una situación como la de Red Bull. Todo eso está sobre la mesa", insiste.

En línea con su crítica a la postura de Red Bull, Wolff reitera que la negociación entre fabricantes y equipos independientes debe saldarse con un "equilibrio" de beneficios para ambas partes. "Luego todo se basa en los detalles del contrato y obviamente no todos están contentos. Él (Horner) no lo está, pero todo consiste en encontrar un equilibrio".

 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top