El Tribunal Internacional decide mañana sobre el 'Pirelligate'

Mercedes: "No hemos incumplido la regla, actuamos de buena fe"

"La prueba fue realizada por Pirelli, no por nosotros"

Pirelli: "No entendemos la acción disciplinaria"

La FIA sobre la aprobación de Whiting: "Es irrelevante"

AmpliarMercedes: "No hemos incumplido la regla, actuamos de buena fe"Mercedes: "No hemos incumplido la regla, actuamos de buena fe"

Hoy se ha llevado a cabo en París la vista decisiva del 'Pirelligate' con el Tribunal Internacional de la Federación Internacional de Automovilismo -FIA- como juez final. Una vez que los doce miembros del Tribunal han escuchado las alegaciones que han realizado las tres partes involucradas en el caso del test privado de 1.000 kilómetros que se llevó a cabo en Barcelona –Mercedes, Pirelli y la propia FIA- durante las siete horas que ha durado la vista, han convenido que mañana viernes darán a conocer las medidas que van a tomar al respecto.

Es la primera vez desde su creación en 2010 que el Tribunal Internacional de la FIA tiene que intervenir en un asunto del Mundial de Fórmula 1, lo que explica la importancia que ha adquirido este caso, el más polémico que se recuerda en los últimos años. El hecho que ha provocado esto es el ya famoso test que Pirelli y Mercedes llevaron a cabo en Montmeló días después de la celebración del GP de España, en el que la escudería alemana utilizó el monoplaza de esta temporada, el W04, pilotado por Hamilton y Rosberg, algo que entra directamente en conflicto con el Artículo 22 del Reglamento Deportivo. "Se debe considerar un entrenamiento en pista a cualquier rodaje en una pista que no forma parte de un evento y que es asumido por un competidor que participa en el campeonato, usando los monoplazas que se adapten al Reglamento Técnico actual de la Fórmula 1 además de aquellos al año anterior y posterior", reza el artículo.

Howard (abogado de la FIA): "No fue un acuerdo de la FIA, solo fue la interpretación de Whiting"

La primera en tomar la palabra en la vista fue la FIA, personada por su representante legal Mark Howard. El organismo internacional se ha sentado ante la audiencia en París debido a que Charlie Whiting, el director de carrera, fue quien, supuestamente, dio luz verde a Mercedes y Pirelli para llevar a cabo el test. Pero, Howard asegura que ellos jamás concedieron tal permiso y que la aprobación de Whiting no es vinculante: "Sea o no consentido por Whiting, es irrelevante, porque las pruebas en relación con el artículo 22 constituyen una infracción, a menos que el Consejo Mundial del Deporte de Motor garantice un cambio de la regla". Howard continuó explicando que Mercedes se puso en contacto con Whiting para preguntar por la legalidad del test. Éste preguntó a Sebastian Bernard, abogado de la FIA, que le respondió que podría realizarse pero con la obligación de que Pirelli invitara al resto de equipos a presenciar las pruebas. En cualquier caso, Howard y la FIA se desmarcan de Whiting afirmando que esa "comunicación no fue un acuerdo por parte de la FIA, solo fue la interpretación que Whiting y Bernard hicieron del artículo 22".

 

Mercedes se declara inocente

Tras la FIA, el turno de palabra fue para Paul Harris, abogado de Mercedes, y su premisa fue bien clara: el equipo alemán no ha incumplido el reglamento. Y la razón que ha argumentado para su defensa es que fue un test montado por Pirelli, no por ellos: "Esta prueba no fue realizada por Mercedes, es irrefutable que eran unos test de Pirelli. Este hecho ha sido confirmado por Pirelli. Todos los presentes aquel día han dado anónimamente la misma información de qué es lo que estaba pasando, de quién lo estaba organizando y de quién era el responsable". Además, Harris leyó un correo electrónico que Whiting escribió a Bernard, que dice lo siguiente: "A mi juicio, dicha prueba no sería en realidad llevada a cabo por los competidores, se podría argumentar que fue hecho por Pirelli. ¿Podríamos tomar esta posición?". A lo que Bernard, presente en la sala, añadió que "podrían tomar esa posición porque no fue organizado por el competidor", que es lo que prohíbe expresamente el mencionado artículo 22.

Harris (abogado de Mercedes): "Ferrari también ha cometido una infracción usando el coche de 2011"

Después de defenderse, Mercedes pasó a la ofensiva y atacó a Ferrari por el test que realizó Pedro de la Rosa en el mismo circuito catalán y del que ya dijo la FIA que fue legal porque se rodó con el Ferrari 150º Italia, el coche de 2011. Según Harris, si la interpretación de Mercedes del artículo 22 ha sido incorrecta, "Ferrari también ha cometido una infracción porque el que se usase el coche de 2011 no significa que ese coche no estuviera acorde con el reglamento de 2012 o de 2013", ya que sólo hay una diferencia de medio segundo entre ambos coches y "los cambios en términos de rendimiento son minúsculos". Harris también sacó a la luz unos test que Ferrari realizó con Massa el año pasado en Montmeló antes del GP de España y concluyó que "la falta de transparencia en ambos casos es idéntica". Morir matando…

Por su parte, Ross Brawn -jefe del equipo de Brackley- aseguró que, aunque es inevitable adquirir algún conocimiento con la prueba, no han obtenido una ventaja competitiva en su rendimiento. "No veo cómo. No sabíamos qué neumáticos estábamos usando, ni cuáles eran los objetivos de Pirelli. Siempre trabajamos según el principio de que es mejor no tener información a tener información errónea, por lo que no sé cómo podríamos haber usado la información de esos entrenamientos", argumentó el inglés. La FIA no se lo cree y curiosamente, en la carrera anterior al test, en España, los Mercedes sufrieron un tremendo desgaste de los neumáticos que no se volvió a ver ni en Mónaco ni en Montreal. Eso sí, Brawn admitió que usaron telemetría, pero "únicamente para estar seguros del funcionamiento normal del coche". Por último, Mercedes reconoció arrepentirse de usar cascos diferentes para sus pilotos: "Lamentamos la decisión de que nuestros conductores llevaran cascos negros –dicen que lo hicieron por seguridad-, lo lamentamos y pedimos disculpas".

 

Pirelli no quiere someterse a la FIA

La última en tomar la palabra fue Pirelli con Dominique Dumas, su abogado. El suministrador de neumáticos dice no entender la "acción disciplinaria": "No somos un competidor que está bajo la normativa de la FIA, sólo estamos actuando con los derechos permitidos por la FIA. Ferrari y Red Bull han confirmado que no tienen quejas contra nosotros, y también es imposible entender el procedimiento. Las afirmaciones son infundadas, ya que se ha reconocido que no hemos violado el reglamento". Para basarse en dicha afirmación, Dumas recordó el escándalo de Renault en 2008 –cuando Nelsinho Piquet se estrelló en Singapur para que ganara Alonso- por el que Flavio Briatore fue sancionado a perpetuidad. Desde entonces, la FIA no tiene potestad para sancionar a aquellos que no han aceptado cumplir su reglamento, caso de Pirelli. Ante esto, la FIA ha dejado claro que "Pirelli debe regirse por la normativa".

Las cartas del conflicto más sonado de los últimos años están sobre la mesa. Mercedes espera que el Tribunal Internacional no sea demasiado duro en caso de que les impongan una sanción. Creen que con una reprimenda o con que los prohíban participar en los test de jóvenes sería suficiente castigo porque no tenían intención de incumplir con la normativa: "Actuamos de buena fe". Con o sin buena fe, si se ha obtenido un beneficio ilegalmente debe sancionarse. ¿Pensará igual el Tribunal Internacional…?

Si te interesa esta noticia
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top