PRETEMPORADA EN BARÉIN - DÍA 8

Mercedes despide el invierno desde lo más alto, hora de pensar en Melbourne

Mercedes no defrauda, Williams padece el primer y único fallo mecánico de la pretemporada

Fernando Alonso es tercero; Sebastian Vettel rueda, pero sin llevar el coche al límite

AmpliarLewis Hamilton con el Mercedes en Baréin - LaF1Lewis Hamilton con el Mercedes en Baréin

El invierno ha acabado para la Fórmula 1 ahora que los terceros y últimos ya han llegado a su conclusión. Lewis Hamilton ha confirmado una vez más las buenas sensaciones que Mercedes ha inspirado desde su debut en Jerez, y se ha consagrado como el más veloz de una jornada plagada de banderas rojas.


El tópico dice que no se puede extraer ninguna conclusión de unos test. Eso es una (gran) verdad, pero la cautela no impedirá que las flechas de plata vuelen de Sakhir a Melbourne cargando con la etiqueta de favoritas, distinción de la que se han apropiado a base de exhibir el mejor coche y el mejor motor en prácticamente cada sesión en la que han participado.



Hamilton ha dado un total de 70 vueltas, con un mejor tiempo de 1'33''3 que lo habría situado noveno en la sesión de clasificación del año pasado. Pero más allá del resultado, lo más importante ha sido ver que el inglés se ha mantenido fiel a la tónica de las últimas jornadas y ha capitalizado la fiabilidad de su mecánica mientras las de sus rivales sucumbían una a una a la exigencia del desierto de Sakhir.



El magnífico estado de forma de los clientes de Mercedes es una realidad, y para verlo sólo tenemos que fijarnos en la extraordinaria labor de Williams. No es un error creer que ellos son la verdadera revelación del invierno, más incluso que la progresión de los de Brackley, pues ésta se podía intuir desde el pasado verano por las alentadoras informaciones que se filtraban de su seis cilindros turbo.



Williams ha mejorado, ha evolucionado. Han desechado un motor Renault que habría resultado inservible para hacerse con uno idéntico al de Hamilton y Rosberg, y se han catapultado en la parrilla ayudados por Pat Symonds, Felipe Massa y un Valtteri Bottas que en 2013 supo estorbar a Pastor Maldonado. Siempre podrá decirse que Williams está rodando con un coche ilegal (podrían ir por debajo del peso mínimo para impresionar a los patrocinadores, es legal al tratarse de unos test), pero las sensaciones que transmiten sus pilotos anticipan un año más que positivo para la escuadra.



De hecho, hoy los de Grove han sufrido su primer y único problema de fiabilidad en todo lo que va de temporada. Ha sido un fallo en el motor, sí, pero es digno de mención que éste había superado su vida útil. Un bonito contratiempo que a Christian Horner le encantaría tener en Red Bull, sin lugar a dudas.



En la tercera posición encontramos a un viejo conocido, Fernando Alonso. Después de  ayer Kimi Räikkönen sufriera problemas en el conector del monoplaza, el único objetivo del asturiano era hacer kilómetros y acumular buenas sensaciones y confianza para la cita de Melbourne, experiencia. Sin embargo, su jornada ha sido más tumultuosa de lo esperado. Primero ha sido un problema en la transmisión, un fallo que, aunque solucionable, ha acortado su labor en la sesión matinal. Posteriormente, el bicampeón ha visto las banderas rojas a falta de 40 minutos para el final cuando se ha quedado detenido en la curva 12, aunque por suerte para él sus mecánicos han podido reparar el F14 T a tiempo y ha podido volver a pista por última vez.



¿Cómo despide Ferrari el invierno? No lo hace como el equipo más rápido, pero tampoco como el más lento. La situación es más alentadora que en años pasados, y es evidente que el coche tiene más potencial que algunos de los Cavallinos de este pasado lustro. Ferrari tiene fiabilidad, y eso será crucial, especialmente en un año donde cada piloto sólo podrá valerse de cinco motores por Campeonato.



Red Bull, por otra parte, ha pasado página y ha abandonado la apocalíptica sesión de ayer sábado para acumular un total de 77 vueltas en el RB10, todas ellas a un ritmo lento para no forzar la maquinaria. Hoy han rodado a cuatro segundos de los líderes, y la lógica sugiere que en Australia van a tener que correr a medio gas o desconectar el ERS para minimizar riesgos e intentar tomar la bandera a cuadros. El talón de Aquiles de los austríacos es la fiabilidad, y aún está por ver si el coche ha mejorado lo suficiente como para aguantar 300 kilómetros sin arder o romperse. Desde Italia se rumorea que en Montmeló llegará un nuevo chasis, el RB10B, una revisión detallada del diseño que tantos problemas ha dado hasta ahora. No es la primera vez que Adrian Newey plantea una solución radical de este calibre, pues en la pretemporada de 2012 introdujo un RB8B en los últimos tests de Barcelona.



En elaboración.

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de 1571

ahora sabremos a ciencia cierta quien sera el mejor en la primera carrera,se acabo el aparentar o esconder,,haber que hace williams y massa mucha presion veo en ellos..este año veo a ferrari menos presionada que los ultimos años,haber que pasa,en breve lo sabremos.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top