GP de Bélgica F1 2017
Los neumáticos se desintegraban en carrera

Los equipos expresan su indignación por las explosiones de los Pirelli en Silverstone

Se habla de un posible boicot para el GP de Alemania

Los pilotos muestran su miedo a correr con los mismo neumáticos

Los neumáticos están dominando esta temporada de Fórmula Uno, y tras las explosiones que han sufrido en el Gran Premio de Gran Bretaña cinco pilotos distintos, los pilotos amenazan con hacer huelga si no se toman medidas inmediatas. La seguridad es uno de los principales objetivos que se ha perseguido durante los últimos años, y ahora pilotos como Lewis Hamilton han confesado sentir miedo por la posibilidad de tener un accidente a causa de los Pirelli.

Una nueva crisis golpeó el paddock de Silverstone el domingo después de ver cómo algunos de los neumáticos de Pirelli inexplicablemente explotaban mientras que otros se mostraron desinflados o con daños visibles. Para desgracia de los aficionados, se habla de boicot por parte de los pilotos en la carrera de Nurburgring de este fin de semana.
Felipe Massa, uno de los pilotos que se vieron afectados por estas explosiones, mostró su preocupación al acabar la carrera: "Bueno, por supuesto que vamos a hablar de eso”. Ante la opción de parar la carrera por motivos de seguridad, El brasileño dijo que “lo hubiera entendido perfectamente. Estas cosas no pueden ocurrir en estos circuitos”. El piloto de Ferrari, quien estuvo a punto de morir en 2009 cuando un muelle desprendido por otro coche le golpeó su casco afirmó que el problema debe solucionarse, sobre todo para los próximos circuitos como Spa y Monza.
Él no fue el único piloto que mostró su rechazo, Mark Webber habló cauto: "Todavía no es diciembre, así que me quedo tranquilo". El australiano, el cuál normalmente habla de forma abierta ante las situaciones polémicas, admitió que las autoridades de la F1 han hecho "oídos sordos" a las preocupaciones de los pilotos con Pirelli.
Pero el director de carrera Charlie Whiting, reconoció que incluso la FIA estuvo "muy cerca" de ondear la bandera roja el domingo por razones de seguridad.
Lewis Hamilton, que lideraba el domingo la carrera cuando su neumático explotó espectacularmente, reveló: "Es la primera vez en toda mi carrera que he sentido el peligro. Yo estaba pensando en parar (retirarse de la carrera). No sé por qué tengo que poner mi vida en riesgo por estos malditos  neumáticos”.
Tampoco perdió la oportunidad de quejarse Niki Lauda, el triple campeón del mundo que se quemó tras un accidente en 1976, dijo: "Si eso (el neumático) pisado te golpea en la cara, te rompería el cuello".
El presidente de la FIA, Jean Todt, según informó el diario alemán Bild, convocó una reunión de crisis inmediata con Whiting y Pirelli a última hora de la tarde del domingo, tras la carrera. Además, ell francés ha convocado una reunión de emergencia más formal con Pirelli y los equipos de F1 para el miércoles: "Nuestra prioridad es la seguridad de los pilotos. Debemos tomar las decisiones correctas y no reaccionar emocionalmente", dijo Todt a Canal Plus Francia.
Una solución discutida, más sugerida por aquellos que a menudo han tenido problemas competitivos con los neumáticos de 2013, es volver a los neumáticos de 2012. Toto Wolff, director ejecutivo de Mercedes, fue el primero en pronunciarse: "No sé si eso va a suceder, o si la estructura se puede cambiar, pero es un hecho que es muy peligroso".
Otro de los temas más comentados como causa de las explosiones de los neumáticos fueron las chicanes del circuito. Lauda restó importancia a los bordillos, afirmando que ahí no está el problema: "Tenemos bordillos en todos los circuitos y todo el mundo conduce por encima de ellos. Están para eso. Si los neumáticos no pueden manejar los bordillos, entonces no cambia los bordillos, se cambian los neumáticos", dijo a RTL alemana. Alonso estuvo de acuerdo con el austríaco: "Creo que los bordillos estaban perfectamente bien".
Como solución a los problemas de delaminación vistos desde principio de temporada, Pirelli introdujo un nuevo neumático con kevlar diseñado para evitar esos problemas, cambio al que se negaron equipos como Lotus y Force India, pero sólo porque Pirelli insistió en que el problema era más estético, más que un problema de seguridad apremiante. Ahora, la seguridad, el peligro y la amenaza de muerte son las palabras en boca de todos.
Desde Lotus se pronunció por una parte el ingeniero Alan Permane: "Si Pirelli dice que los neumáticos no son seguros, entonces no detendríamos los cambios necesarios para venir," dijo a Auto Motor und Sport de Alemania. Por otra parte, en declaraciones a Canal Plus, el jefe del equipo Eric Boullier se mostró de acuerdo: "Ahora que estamos hablando de la seguridad, es algo diferente. Vamos a sentarnos alrededor de una mesa y hacer todo lo que podamos para ayudar a Pirelli".
El mayor problema de cara a la próxima carrera es que la reunión de la FIA se llevará a cabo el miércoles, sólo dos días antes de comenzar los libres en el circuito de Nurburgring. El propio Lauda comentó la impotencia de solucionar el problema a tiempo: "En Alemania no puedes hacer nada”.
Pero más allá de esto, según el periódico brasileño O Estado de S. Paulo, algunos equipos están proponiendo que el próximo test de jóvenes pilotos en Silverstone se convierta en una prueba de desarrollo de los neumáticos en toda regla, permitiendo correr con los pilotos principales.
"Es una idea que se debe discutir en los próximos días", dijo el jefe del equipo Ferrari Stefano Domenicali.
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top