Confía en que "nadie interfiera" en su batalla

Lauda cree que Hamilton y Rosberg "se respetarán" más en 2015

La gestión del campeonato será "más fácil" al haberse conocido mutuamente en 2014

De hecho, el austriaco espera un Rosberg combativo con "potencial" para ser campeón

AmpliarWolff, Rosberg y Hamilton en un acto con Mercedes - LaF1.esWolff, Rosberg y Hamilton en un acto con Mercedes

Niki Lauda, presidente no ejecutivo de Mercedes AMG, ha asegurado que la relación entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg mejorará notablemente en 2015 después de que ambos hayan adquirido un mayor “respeto mutuo” durante los polémicos acontecimientos que desarrollaron en su batalla por el campeonato de 2014.


Los constantes encontronazos entre ambos pilotos sobre el asfalto ya se habían producido de forma asidua a lo largo de la primera mitad del mundial, con episodios como el de Mónaco en el que Rosberg aparcó su monoplaza de forma inesperada en la escapatoria de la bajada del Mirabeau, dando así a la sospecha de que se trataba de una decisión deliberada del germano para mantener la pole position en la Q3.



Spa fue el momento más caliente. Desde entonces, volvimos a tenerlo todo bajo control



Sin embargo, no fue hasta Bélgica cuando la inconsciencia de Rosberg a la hora de gestionar las maniobras sobre su compañero de equipo tanto en materia deportiva como psicológica provocó la guerra civil en la entidad de Brackley, y es que el toque contra la rueda de Hamilton fue la metáfora perfecta de una burbuja de tensión que explotaba en plena lucha por el título mundial con el monoplaza más dominante de la parrilla.



Según Lauda, el éxito de que la relación entre ambos no terminara en un grave conflicto de intereses para Mercedes AMG recae únicamente en que los pilotos aprendieron a respetarse mutuamente a raíz de las diferencias surgidas durante el transcurso de la temporada.



“Cuando te sobrepones a todos esos problemas –ese ganó el campeonato, el otro no, ese le ha tocado al otro, y el otro no-, va a ser más fácil porque se respetan entre ellos a su nivel de rendimiento”, ha destacado el austriaco en declaraciones a Autosport.



De hecho, se llegaron a imponer restricciones en los mensajes de comunicación por radio tras lo sucedido en Spa, un panorama que, junto a las caras serias de los pilotos y las declaraciones encendidas a los medios internacionales, denotaba la enorme trascendencia del conflicto fraguado dentro del equipo.



“Spa fue el momento más caliente. Desde entonces, volvimos a tenerlo todo bajo control todos juntos, no diciéndoles algo, sino dándose cuenta de qué deberían hacer. Ahí todo empezo a funcionar y el resultado fue increíble. Están luchando entre ellos, se abrazan y uno felicita al otro”, ha comentado.



Además, Lauda ha negado con rotundidad que la victoria final de Hamilton sobre Rosberg en 2014 pueda otorgar al británico una ventaja de cara a la próxima campaña, y es la experiencia y fortaleza de su compañero de equipo será uno de los motivos por los que la Fórmula 1 podría ser testiga de un nuevo capítulo de batallas y emoción sobre la pista entre los coches plateados.



“Eso es exactamente lo que necesitamos porque Nico volverá a luchar, y tiene potencial por delante. Aún queda algo por extraer de su velocidad, su rendimiento y las aportaciones técnicas que nos da. La batalla entre los dos va a ser de nuevo divertida. Y espero que nadie más interfiera”, ha manifestado.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top