Crisis Caterham

Las puertas de la fábrica de Caterham, cerradas

El administrador de las instalaciones se niega a abrir las instalaciones

Hoy los empleados no han podido acceder a sus puestos de trabajo

Los coches aún no han embarcado hacia Austin

AmpliarMarcus Ericsson en Rusia - LaF1Marcus Ericsson en Rusia

Los empleados de Caterham no han podido entrar hoy en la fábrica de la escudería, y es que un banco malayo acreedor de Tony Fernandes ha cerrado temporalmente las instalaciones.

Los únicos presentes en Leafield son los monoplazas del equipo, que aún no han embarcado en destinación Estados Unidos para el Gran Premio de Austin. La participación de la escuadra en esta carrera está en serio peligro.

"Hoy no pueden entrar en la fábrica. Están utilizando mis instalaciones y no me han pagado", ha dicho en declaraciones a la agencia Reuters el administrador accidental de las instalaciones, Finbarr O'Connell.

La supervivencia de Caterham pende de un hilo. Tony Fernandes se vendió el equipo a finales de junio, pero no traspasó sus acciones a los nuevos dueños, un grupo de inversores liderado por Colin Kolles. Tras tres meses de espera, la administración Kolles se ha plantado.

Fernandes no se ha quedado quieto y ha justificado su inmovilismo en el hecho que los compradores todavía no han efectuado el pago acordado en el Acuerdo de Venta, que fecha del pasado 29 de junio.

O'Connell no ha descartado que el equipo pase a manos de una nueva dirección. "Se trata de ver quién tiene el dinero para que esto funcione".

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top