Gill Sensors confía en la fiabilidad de su sistema

La FIA respalda al proveedor de los sensores del flujo de combustible

"La FIA nos dio una respuesta positiva sobre el rendimiento del medidor"

AmpliarDaniel Ricciardo durante el Gran Premio de Australia - LaF1Daniel Ricciardo durante el Gran Premio de Australia

En los días en los que la competición descansa hasta que la Fórmula 1 llegue a Malasia, un pequeño sistema está acaparando todos los debates. Como no podía ser de otra manera, el sensor del flujo de combustible está en boca de todos después de que le costará a Daniel Ricciardo el primer podio de su trayectoria en el Mundial ante sus compatriotas australianos. Ahora, los que defienden su postura, son los proveedores oficiales de la FIA.


La empresa británica Gill Sensors no se muestra preocupada por la fiabilidad de su sistema ya que aseguran haber recibido el respaldo del organismo internacional en todo momento: "La FIA nos dio (en Australia) una respuesta positiva sobre el rendimiento del medidor de flujo de combustible, confirmando su confianza en el desarrollo e indicando que los medidores cumplen con la especificación de precisión de la normativa".



La FIA nos dio una respuesta positiva sobre el rendimiento del medidor



Desde que surgió la polémica, el proveedor facilitó en su web los resultados de los datos de lectura de sus sensores, dejando patente que se ajustan en todo momento a las exigencias del reglamento y respondiendo a la falta de confianza en los sistemas que señalaban desde Red Bull. Afirman que el 92% de sus sensores tiene un margen de error del 0,25%, lo que entra dentro de la desviación máxima permitida por la FIA que es del 0,5%.



Una vez aclarado esto por parte del fabricante, y dejando a un lado la polémica, no deja de ser sorprendente el rendimiento que mostró la escudería energética en Melbourne después de tener un inicio de 2014 con más sombras que luces. Por eso, algunas personalidades del paddock muestran su preocupación por la recuperación de los austríacos, como Pat Symonds. "La velocidad con la que Red Bull se ha puesto al día debe hacer que todos se preocupen", avisa el director técnico de Williams.



Desde el propio equipo de Milton Keynes aumentan los temores de la parrilla con declaraciones como las de Christian Horner, que asegura que "en los test de Baréin el motor Renault estuvo funcionando a un 10% de su capacidad, y en Melbourne al 60%". Qué no harán con la unidad de potencia a su máximo rendimiento. Pero desde el proveedor francés son un poco más cautos: "Aún no estamos fuera de peligro en nuestra curva de aprendizaje, nuevos contratiempos serán inevitables", reconoce su director adjunto Rob White. De momento, han vuelto a impresionar a más de uno.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top