GP de Malasia - Carrera

Hamilton gana sobrado y Vettel acompaña a Mercedes en el podio

Esta vez sí, Lewis hace valer su pole y vence con comodidad

Rosberg completa el doblete de Mercedes y Sebastian acaba tercero

Alonso se aprovecha de la fatalidad de Ricciardo y finaliza cuarto

Todos los motorizados de Mercedes que han terminado lo han hecho en los puntos

AmpliarPodio del Gran Premio de Malasia - LaF1Podio del Gran Premio de Malasia

Se anunció su llegada y se presentó tímidamente con algunas gotas a mitad de carrera, pero la lluvia no llegó. Y no pasó nada, bueno, no pasó nada que no se esperara. Sabíamos que la ventaja de Mercedes era muy evidente, aunque el viernes quisieran esconderse detrás de la cortina se les podía ver los pies, y hoy sí la han aprovechado para llevar a sus dos monoplazas a lo más alto del podio.

Hamilton olvidó su amargo comienzo en Australia e hizo valer su pole desde la primera curva. Cuando todavía estábamos tomando asiento, Lewis ya tenía un cómodo margen con Rosberg, y así se mantuvo hasta que vio el banderazo final. Nico, que llegó a 17 segundos de su compañero, no pudo ni llegar a echarle el aliento al británico, que se ha mostrado inalcanzable y presenta sus credenciales. Si los demás no espabilan, no tiene rival, ni tan si quiera en su box.

El primer doblete de Mercedes de esta temporada, que tiene pinta de que no será el único, ha estado acompañado en la ceremonia del champán por Vettel. El alemán intentó echar un poco de sal a una carrera sin sabor acercándose mucho al alerón trasero de Rosberg tras su segundo parada, pero fue un espejismo. Cuando Nico hizo funcionar sus neumáticos blandos recién calzados puso pies en polvorosa y siete segundos les separaron al final. Al menos Sebastian ha podido resarcirse de su mal comienzo en Australia, algo que no pueden decir al otro lado del garaje energético.

r_mal.png

La desgracia se ha vuelto a cebar con Ricciardo. El australiano se estrenó magníficamente en su patria y le quitaron sus puntos, y hoy estaba haciendo una meritoria actuación y ha acabado con idéntico rosco. Después de luchar con Vettel por la tercera plaza y de tener controlado a Alonso le llegó la fatalidad. En su tercera y última parada en boxes, sus mecánicos le soltaron del gato con una rueda sin apretar y tuvieron que llevarle de nuevo al box para arreglarlo. Acto seguido, se le desprendió el alerón delantero en un bache y luego, para rematar, los comisarios le sancionaron con un Stop&Go de 10 segundos por el peligro de su parada.

Finalmente, Daniel optó por retirarse e ir a ahogar sus frustraciones en la ducha, algo que otro australiano se acostumbró a hacer con esos mismos colores. Esto no le pudo venir mejor a Fernando, que aseguraba así la cuarta plaza. Curioso que el infortunio de Ricciardo le haya beneficiado con dos cuartos puestos. Al español el podio siempre le quedó lejos. Su Ferrari devoraba los neumáticos medios y solo cuando montó los duros se mostró realmente competitivo.

Con esos Pirelli naranjas ya le había ganado bastante terreno a Ricciardo antes de que le sucedieran esa serie de catastróficas desdichas. Hulkenberg intentó arrebatarle los 12 puntos con los que el asturiano se sitúa tercero en el Mundial haciendo una parada menos, pero ni la asombrosa velocidad punta de su Force India pudo hacer nada ante la decisiva diferencia de compuestos. Alonso puede acabar medianamente satisfecho, y más cuando vio lo que pasó al otro coche rojo.

Y es que a Räikkönen el domingo se le puso cuesta arriba demasiado pronto. Magnussen le hizo 'el afilador' con su McLaren y le pinchó un neumático. Carrera arruinada (en la vuelta 27 estaba último y doblado por Hamilton) que no pudo arreglar terminando en los puntos, aunque se quedó cerca. Quienes sí lo hicieron fueron el resto de los motorizados de Mercedes, a excepción de Sergio Pérez que no pudo ni tomar la salida porque su VJM07 se quedó estancado en la cuarta marcha.

Batalla muy bonita entre McLaren y Williams que acabó con un empate técnico porque ambos salieron con 10 puntos. Button, hoy sí, por delante de Magnussen y Massa de Bottas, aunque desoyendo a su equipo. Desde el muro, al brasileño le despertaron sus demonios cuando le dijeron: "Valtteri is faster than you". Quizás, si se lo hubieran pedido de otra manera… Pero Felipe puso su orgullo por delante y también su posición.

Kvyat cerró el top ten dando otra agradable sorpresa a Toro Rosso, igual regalo que Grosjean hizo a Lotus. No pudo sumar ningún punto, pero si una carrera completa, un embalse de agua en medio del desierto del equipo de Enstone. Tras ellos, aprovechándose de los siete abandonos, terminaron ambos Caterham (a los que se vio incluso dar guerra) y el Marussia de Chilton en un gran premio que nos deja fríos. La nueva era prometía, pero tiene pinta de que hasta que no lleguemos a Europa Mercedes seguirá haciéndonos bostezar.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top