El motor sin riesgo perdería su emoción para el Campeón de 2008

Hamilton disfruta con la F1 por el riesgo que aún tiene

"Tratar de controlar los nervios es como un reto, incluso hoy todavía tengo nervios"

AmpliarLewis Hamilton al volante de su W04Lewis Hamilton al volante de su W04

La Fórmula 1, como cualquier competición de motor, es un deporte de riesgo. En cualquier curva, en cualquier adelantamiento, puedes encontrarte de bruces con el peligro, incluso con el miedo. El terrible accidente de Robert Kubica en Canadá 2007, la tuerca que impactó en Felipe Massa en Hungría 2009, el vuelo del Lotus de Romain Grosjean a menos de un palmo del casco de Fernando Alonso el año pasado en Spa... Ejemplos hay muchos. Pero ese riesgo es lo que hace a este deporte tan atractivo y espectacular.


Me alegro de que todavía tenga ese factor de peligro porque eso es lo que la hace tan emocionante



Así lo cree uno de sus más destacados protagonistas, Lewis Hamilton. Esa sensación de peligro a cada instante es lo que le da la vida al británico: "Definitivamente la F1 es peligrosa y me alegro de que todavía tenga ese factor de peligro porque eso es lo que la hace tan emocionante. Eso es lo que nos separa de cualquier otro deporte".



Afortunadamente, la seguridad ha mejorado a pasos agigantados en los últimos años y los pilotos casi siempre suelen salir ilesos de sus accidentes, pero nunca se podrá acabar con el riesgo.



De ser así, de alcanzarse la seguridad plena -una utopía-, la F1 sería un poco más aburrida. Las típicas mariposas en el estómago que todo piloto debe tener antes de que se apague el semáforo desaparecerían, y con ellas gran parte del espectáculo y de la emoción de las carreras. "Tratar de controlar los nervios es como un reto, incluso hoy todavía tengo nervios. Si no tengo esos nervios significa que no estoy preparado", se sincera Hamilton en Al Jazeera.



Sobre su marcha de McLaren: "Pensar en salir de allí es como salir de casa, y eso no es fácil"



Después de comentar la esencia de la competición, Lewis también habló de otra maniobra un tanto arriesgada, o al menos así lo pareció en un principio. Su paso de McLaren a Mercedes. Una elección que no fue fácil de tomar: "He sido parte de esa familia -McLaren- por un largo período de tiempo. Desde que tenía 13 años. Pensar en salir de allí es como salir de casa y no es fácil salir de casa. Cocina casera y gente que conoces y con la que estás cómodo. Así que hacer esa elección fue bastante difícil".



Pero la jugada, contrariamente a lo que parecía, le ha salido bien. Los de Woking están viviendo un 'annus horribilis' y en Mercedes han conseguido dar un paso adelante y colocarse en la lucha de las primeras posiciones. De haber seguido en McLaren, Hamilton no podría estar en la pelea por el título -48 puntos le separan de Vettel-, algo que se agradece porque tener a un piloto de su nivel arriba es garantía de espectáculo. "Honestamente puedo decir que me siento lleno de vigor. Es refrescante estar en un lugar nuevo", comenta el británico. Renovarse o morir.

Si te interesa esta noticia
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top