El ejecutivo de Hollande no fue consultado en ningún momento

El Gobierno de Francia desata una disputa contra la F1 en Paul Ricard

El Ministerio de Deportes no tuvo constancia de las negociaciones hasta el acuerdo final

Critican la poca "deferencia" de Christian Estrosi, presidente de la región de la Costa Azul

Los socialistas ponen en duda subvencionar el GP a expensas de las elecciones de 2017

AmpliarGradas del circuito Paul Ricard - LaF1Gradas del circuito Paul Ricard

El retorno del Gran Premio de Francia al calendario mundial de la Fórmula 1 ha supuesto la consecución de un acuerdo perseguido desde hace años por los dirigentes gubernamentales de la Costa Azul, cuyo presidente y antiguo piloto de motociclismo, Christian Estrosi, ha jugado un papel esencial a la hora de cerrar los términos y condiciones junto a Bernie Ecclestone. Mientras que Estrosi no dudado en definir la carrera como un acontecimiento positivo para la proyección global del país, el Gobierno estatal presidido actualmente por François Hollande ha mostrado abiertamente su descontento hacia el ambiente de secretismo imperante durante meses en torno al acuerdo definitivo con la FOM.

La confirmación de que Francia volvería a albergar un Gran Premio se produjo el pasado lunes, cuando Estrosi compareció en el Automobile Club de Paris junto a dirigentes institucionales y personalidades destacadas del automovilismo nacional. Alain Prost, Romain Grosjean y Eric Boullier mostraron abiertamente su apoyo a la iniciativa a través de una videconferencia reproducida a los asistentes, e incluso Jean Todt describió el acuerdo como "una buena noticia" al evitar que “la Fórmula 1 se desvinculara de sus raíces e historia", en referencia al legado de Francia como uno de los destinos más emblemáticos del automovilismo sobre territorio europeo.

Al menos los responsables podrían haberlo notificado al ministro" - Thierry Braillard

Frente al discurso optimista que ha entonado gran parte del sector francés en el paddock, el ministerio de deportes del Gobierno central ha lamentado que la región de la Costa Azul no notificara en ningún momento los avances registrados en las conversaciones con Ecclestone. "Estoy contento, pero al menos los responsables podrían haber tenido la deferencia de notificarlo al ministro", explica Thierry Braillard, responsable de esta competencia bajo la legislatura de Hollande.

Tal era el desconocimiento de las autoridades de París sobre la vuelta del Gran Circo en 2018, que incluso la noticia llegó a manos del ejecutivo a través de los medios de comunicación. “Sabía que se estaba estudiando un proyecto en Magny Cours y las cifras que cargaba Bernie Ecclestone, pero no puedo comentar sobre una información que únicamente he visto en la prensa”, confirma Braillard en este sentido. 

La organización de Paul Ricard estima una cifra cercana a los 14 millones de euros procedente de las arcas gubernamentales para asegurar con éxito su aterrizaje a la Fórmula 1, pero Braillard insiste en que el origen de la financiación "no es desde luego una prioridad para la gente". El ambiente de frialdad entre el Gobierno y la región es tangible, hasta el punto de que el ministerio estudie negarse a invertir dinero para la remodelación del circuito. "Como nos enteramos cuando todo ya estaba firmado, el Estado será un espectador atento", apunta Braillard.

El ejecutivo socialista de Hollande, cuya legislatura culminará con las Elecciones Presidenciales de 2017, se ha mostrado reticente durante los últimos años a financiar la vuelta de la Fórmula 1 al país. Según ilustraba la publicación F1i, dirigentes del Partido Republicano como Hubert Falco, alcalde de la localidad de Toulon, lamentaron durante el evento del lunes que la inacción del Gobierno central bloqueara cualquier intento de incorporar la carrera al calendario desde su entrada al Palacio del Elíseo en 2012.

 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top