EL RESPONSABLE DE LA FERRARI DRIVER ACADEMY

Baldisserri: "Jules se merecía tener la ocasión de pilotar en Ferrari"

Luca ha señalado que el francés era el ejemplo a seguir para el resto del grupo

Alaba su autocrítica y trabajo y resta sentido a las especulaciones sobre su futuro

AmpliarJules Bianchi subido al Ferrari en el test de Silverstone de 2014 - LaF1Jules Bianchi subido al Ferrari en el test de Silverstone de 2014

Hoy, el mundo del motor ha dado en Niza su último adiós a Jules Bianchi. El joven, de tan solo 25 años, falleció tras nueve meses de lucha después de su accidente durante el Gran Premio de Japón. Muchas han sido las figuras que han querido honrar la memoria del francés, pero pocos le conocían como Luca Baldisserri.

'Baldo', como es conocido, ha sido jefe de ingeniería en pista durante la época dorada de la Scuderia con Michael Schumacher, y jefe de la Ferrari Driver Academy. El italiano es una de las personas que más tiempo ha pasado con Jules, y ha querido hablar en La Gazzetta sobre su amigo, rememorando los inicios de sus andaduras juntos y destacando sus habilidades tanto fuera como dentro de la pista, asegurando que se merecía uno de los volantes oficiales de Ferrari.

Era el ejemplo a seguir cuando tenía que corregir a los demás chicos

"Los desafíos en karting fueron interminables. Recuerdo los inicios, no nos conocíamos bien y una vez lo llevé a Roma para la presentación de nuestro proyecto en la Csai. Era un poco vergonzoso y no hablaba bien italiano. El día anterior dimos una vuelta por Roma. Fue muy bonito. Ha sido nuestro primer piloto, el que había demostrado tener una mayor probabilidad de éxito. Se estaba mereciendo la posibilidad de pilotar en Ferrari. Era maduro, no solo al nivel de piloto, sino de carácter y gestión de todo aquello que  tiene un piloto de alto nivel".

"Su educación, su actitud, fueron instantáneamente lo que esperábamos. Pero Jules mostraba lo que realmente era. Por eso pensé que era aún más importante para nuestro grupo, era el ejemplo a seguir cuando tenía que corregir a los demás chicos", asegura. El italiano, ha querido destacar la capacidad de trabajo y sacrificio de Bianchi, metódico en su forma de abordar las carreras y con un carácter fuerte, de líder y con una autocrítica y preparación que le hacían mejorar día a día.

"No puedo decir que trabajar con él fuera fácil. Tenía un carácter fuerte. Trabajaba muchísimo, porque quería estar seguro de todos los detalles, los mecánicos implementaban todas las modificaciones. En esto, su enfoque era casi obsesivo, tenía un cuaderno en el que lo apuntaba todo, era muy crítico consigo mismo. Antes de cada sesión o de la carrera, Andrea Ferrari (su preparador) le daba un folio que resumía los puntos más importantes, Jules lo releía y se ponía en marcha… Nunca he visto a nadie hacer algo así, ni a Schumi".

 

NO TIENE SENTIDO ELUCUBRAR CON SU FUTURO

Tanto Luca di Montezemolo como Stefano Domenicali, se han apresurado a asegurar que Bianchi era el siguiente hombre en la lista de Ferrari. Jules, según apuntan varias fuentes, habría competido este año en Sauber como último escalón antes de llegar a Maranello, aunque 'Baldo' ha señalado que tiene poco sentido especular sobre su futuro, pues no se sabe cómo le habrían ido las cosas: "Es una pregunta sin respuesta, porque nadie sabrá nunca cómo habría respondido a la presión. Comentar tiene poco sentido".

Es una pregunta sin respuesta, nadie sabe cómo habría respondido a la presión 

"Pero puedo decir que Jules era un buen talento y tenía una buenísima base de partida. Siempre quería ganar: coche, kart, fútbol, bici, tenía una competitividad difícil de saciar. Y era el líder natural del grupo. Marchiello, llegó con él, lo seguía en todo". Desde el fatídico accidente del 5 de octubre, 'Baldo' ha estado en contacto con la familia y amigos de Bianchi y le visitó en varias ocasiones. Según señala, la familia le habló de pequeñas señales de cambio en el estado de Jules, aunque finalmente su situación empeoró.

"Fue a visitarlo en diciembre y febrero. Andrea y la familia me hablaron de pequeñas señales, movimientos imperceptibles. Pero en los últimos dos o tres meses hubo varias crisis e infecciones, estaba muy apagado. Sin él no será fácil. Echaré de menos nuestras charlas. Confiaba, decepcionado, tras ciertas decisiones que parecían haberle dejado a un lado. Y yo le explicaba que, en su lugar, se trataba de un camino a seguir antes de que Ferrari estuviera seguro de apostar por él. Pero, tras desanimarse, volvía más fuerte que antes. Lo echo de menos, lo echaré de menos".

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top