ACTUALIDAD

Un investigador valenciano tiene la clave para acabar con los atascos

El algoritmo que ha desarrollado busca reducir los 13.000 taxis de Nueva York a menos de 3.000

Beneficioso para los taxistas: mismo dinero en turnos más cortos

AmpliarEn Nueva York y San Francisco compartir taxi es un 40% más barato - SoyMotor.comEn Nueva York y San Francisco compartir taxi es un 40% más barato

Estrés, contaminación y aumento del consumo energético, estas palabras podrían aparecer en la definición de 'atasco'. En las grandes ciudades, cada vez es más común el fenómeno de 'ride-sharing', que consiste en que varios clientes comparten un vehículo. Un investigador español del Instituto Tecnológico de Massachusetts –MIT– ha desarrollado un algoritmo para optimizar este proceso y reducir el tráfico de coches en las grandes urbes.

El estudio, publicado en el último número de la revista Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América –PNAS–, permitiría reducir los 13.000 taxis que circulan por la ciudad Nueva York a menos de 3.000.

¿Y cómo funciona este algoritmo? Se reciben las llamadas que se realizan a los taxis, se trata de buscar la mejor ruta y se asignan los pasajeros. También se recolocan los vehículos vacíos a las áreas con mayor demanda para mejorar la calidad del servicio y se puede aplicar a las flotas de coches autónomos.

El servicio, por supuesto, conlleva una ligera pérdida de tiempo pero su investigador, Javier Alonso, ha explicado que es comparable con lo que se tarda en aparcar un coche.

De esta forma, mejora la calidad de vida de los ciudadanos y para los clientes es una opción más económica. Los atascos no son un tema baladí, pues suponen cada año 116.000 millones de euros - si se tiene en cuenta el gasto de combustible y el tiempo perdido - sólo en Estados Unidos, el 1% de su PIB, según un estudio del Instituto de Transporte de Texas.

Compartir vehículos ya es posible hoy en día gracias a compañías como Lyft, Via y Uber. El servicio Uberpoool de esta última ya está en funcionamiento en Nueva York y San Francisco y sale un 40% más barato, a cambio de tener que esperar y aceptar a otros viajeros durante el recorrido.

Un sistema que suena ideal para Madrid, capital en la que los niveles de contaminación se han disparado en los últimos meses. Aunque esta práctica es ilegal aún en nuestro país, durante los protocolos antipolución la empresa ofertó descuentos a los pasajeros.

Una medida, no necesariamente perjudicial para los taxistas, pues según ha explicado Alonso a la sección de Tecnología del diario El Confidencial, "los trabajos serán mejores, los conductores podrán ganar el mismo dinero con turnos más cortos".

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top