PRIMERA PRUEBA

Toyota Hilux 2018: dos enfoques para mantenerse en la cima

Ha sido el modelo más vendido de su segmento durante la última década

Ofrece cuatro niveles de acabado con dos enfoques diferenciados, uno lúdico y otro comercial

Su precio parte de 28.195 euros en la versión comercial y 30.468 euros como turismo

AmpliarToyota Hilux 2018: dos enfoques para mantenerse en la cima - SoyMotor.comToyota Hilux 2018: dos enfoques para mantenerse en la cima

La octava generación del Toyota Hilux llegó en 2017 con una propuesta tan versátil para trabajo como para el ocio y nosotros lo hemos puesto a prueba para comprobar si, tras 10 años como líder de su segmento, tiene todo lo necesario para mantenerse en la cúspide. Su precio parte de 28.195 euros en su variante comercial y 30.468 euros en el caso de matricularse como turismo, y ya está a la venta en los concesionarios españoles.

El Toyota Hilux es considerado uno de los todoterreno más resistentes y capaces del mercado y quizá por ello, desde su lanzamiento en 1958, se han vendido 19,5 millones de unidades en más de 150 países. En España es el pick-up de más éxito desde hace una década y, durante los últimos años, su liderazgo en el sector industrial ha superado el 50% de cuota de mercado en más de una ocasión.

No obstante, el Hilux no se conforma con ser un vehículo comercial y, con motivo de la nueva normativa que permite matricular los pick-up también como turismos y circular a 120 kilómetros/hora –antes estaban limitados a 90 por hora–, su nueva generación ha incorporado una serie de mejoras que le permiten ser un vehículo más confortable y atractivo para un uso lúdico y particular.

toyota-hilux-descenso.jpg

En este sentido, el Toyota Hilux 2018 ofrece dos caras: una orientada a los profesionales –su comprador tradicional–, con los niveles de acabado GX y VX, y otra pensada para clientes particulares, con los acabados VXL y Limited, que estrenan los habituales descuentos de la marca. Sus niveles de equipamiento superior, destinados a un uso recreativo, sólo están disponibles con la carrocería de doble cabina, mientras que las versiones de cabina sencilla y extendida se asocian a los acabados para uso profesional.

La versión destinada a particulares ofrece una superficie de carga de 1,52 metros de largo y 1,54 de ancho, y permite cargar hasta 1.040 kilos de peso –225 kilos más que su predecesor– y remolcar hasta 3.200 kilos. En su caja, recubierta con una superficie protectora, puede equipar numerosos accesorios como una cubierta rígida o flexible e incluso un techo con o sin ventanillas, además de una caja de almacenamiento o un suelo deslizante sobre raíles de aluminio para adaptarse a las necesidades de cada propietario.

toyota-hilux-trasera.jpg

Con el público particular en mente, Toyota ha mejorado el confort a bordo del Hilux, pero sin sin mermar sus capacidades off-road. Mantiene una configuración clásica con tracción total desconectable, reductora, diferencial trasero, eje rígido y ballestas, en contraposición al nuevo Nissan Navara y sus emparentados Mercedes Clase X y Renault Alaskan, que recurren a los muelles helicoidales. Incluye control de descenso y ayuda en pendiente, que junto a su altura libre al suelo de 29 centímetros, y sus ángulos de ataque y salida de 31 y 26 grados respectivamente, le permiten superar casi cualquier obstáculo que pueda surgir fuera del asfalto.

En el exterior los cambios son sutiles, y sólo algunos detalles como las llantas de aluminio de 18 pulgadas y los estribos laterales cromados delatan la orientación más dinámica y aventurera en las versiones VXL y Limited, pero en el interior, el equipamiento tecnológico y de seguridad ofrecen un confort de marcha a la altura de cualquier SUV con un plus de eficacia fuera de asfalto.

toyotahiluxvxl201827.jpg

El habitáculo del Hilux destaca por su solidez y ofrece un espacio amplio y confortable tanto en las plazas de delante como en las traseras, donde se ha empleado materiales resistentes pero que presentan un buen aspecto y un nivel de calidad adecuado a su precio. La posición de conducción es elevada y gracias a su gran superficie acristalada y cámara de visión trasera –de serie desde el acabado XV– ofrece una buena visibilidad en todas direcciones.

Desde el acabado VXL cuenta de serie con climatizador automático, sensor de aparcamiento, sistema multimedia con pantalla táctil de 7 pulgadas y el sistema de asistencia en carretera Safety Sense, que incluye la detección de peatones con pre-colisión, avisador de cambio involuntario de carril y reconocimiento de señales. El acabado Limited incorpora de serie elementos de equipamiento como faros 'full Led', acceso y arranque sin llave, asientos de cuero calefactados y ajuste eléctrico para el conductor.

La oferta mecánica del Toyota Hilux está formada únicamente por el propulsor turbodiésel D-4D de 2.4 litros y 150 caballos, con un par máximo de 400 Newton metro, asociada a una caja de cambios manual de seis velocidades o una automática por convertidor de par de las mismas relaciones. Se trata de un motor algo ruidoso a altas revoluciones pero empuja con fuerza en cualquier circunstancia y, al ralentí y con las marcha cortas engranadas, tiene fuerza suficiente para superar pendientes muy empinadas incluso con piedra suelta.

toyota-hilux-barro.jpg

Lo hemos conducido a buen ritmo sobre pista muy embarrada donde avanzó sin problemas y nos transmitió una sensación de control y seguridad. Además, si se hace uso únicamente de la propulsión trasera, ofrece un alto grado de diversión al volante. No hemos podido comprobar su comportamiento en vías rápidas ni carretera de montaña, pero sí en un circuito todoterreno donde superó sin problemas todos los obstáculos, cruces de ejes y pendientes pronunciadas. Si bien es cierto que no resulta tan cómodo como el Toyota Land Cruiser que también hemos probado, sí ofrece un confort de marcha razonable y capacidades off-road muy similares a un precio inferior.

La gama de precios del Toyota Hilux 2018 parte de 28.195 en su versión GX, si se matricula como vehículo comercial –30.468 euros como turismo–, y llega hasta 36.500 con el acabado Limited para particulares. La marca estima que el acabado de acceso acaparará el 70% de las ventas, pero espera lograr un 25% de total con el acabado de VXL, a un precio de 33.500 euros. Para todos los acabados, dotar al Hilux del cambio automático tiene un sobrecoste de 2.000 euros.

toyota-hilux-ejes.jpg

Con este nuevo enfoque de vehículo para el ocio más allá del uso profesional, Toyota espera superar en un 20% las 400.000 unidades vendidas en 2017 y alcanzar nuevamente el 50% de cuota de mercado en un segmento que crece significativamente.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Mk pro drift

Esta bastante guapa, la cambiaba por la mia que tengo una vieja sin pensarlo :D

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top