CURIOSIDAD

Subastado el prototipo del 206 GT Dino

AmpliarSubastado el prototipo del 206 GT Dino - SoyMotor.comSubastado el prototipo del 206 GT Dino

Con motivo del Rétromobile de París, la casa de subastas Artcurial llevó a cabo una subasta de modelos muy particulares. Sin duda, uno de ellos fue el Dino 206 Berlinetta Speciale, nada más y nada menos que el prototipo del que acabaría siendo el 206GT que todos conocemos.

Dino primero fue un motor. Luego, fue un modelo fabricado por Ferrari sin serlo. Un Dino era un Dino, y un Ferrari un Ferrari. Aunque hoy se mezclen. El por qué, se debe a la prematura y dolorosa muerte de Alfredo 'Dino' Ferrari, por distrofia miotónica, en junio de 1956. Dino trabajaba en un motor V6, que acabó recibiendo su nombre, que equipo incluso al equipo de F1, que fue el nombre de modelos de Sport-Prototipo. Pero faltaba algo. Y ese algo era un coche de calle.

En 1965, Battista 'Pinin' Farina comenzó el estudio sobre un coche de motor trasero, equipado con el motor V6 a 65 grados, de 2.0 litros, y 217 caballos. El chasis sobre el que trabajar era el de un modelo de competición, el Dino 206 P, con número 0840. Lo que Pininfarina hizo, en el que es el último proyecto bajo su batuta (falleció en 1966), fue una obra de arte. Cuando se presentó en el Salón de París de 1965, el éxito fue rotundo.

Enzo Ferrari tuvo que verlo con buenos ojos. Y dio luz verde para la producción del modelo de serie, que sería ligeramente diferente, entre otras cosas porque el chasis ya no era el de un modelo de competición. Nacía, así, el 206 GT, que sería que es el primer coche que salió de Maranello con motor central, pero sin el emblema de Ferrari. Se había creado la marca Dino. Había nacido el homenaje más profundo que un padre dedicado a la industria del automóvil podía darle a un hijo: crear una marca en su honor.

Lo que vemos es el germen. Un coche único. No existe otro en el mundo. Y su subasta en Rétromobile fue un momento muy especial. El 206 P Berlinetta Speciale alcanzó la cifra de 4.390.400 millones de euros. Un coche que, por cierto, estuvo desde 1967 en exposición en el Museo del Automobile Club de L’Ouest, en Le Mans, por expreso deseo de Sergio Pininfarina tras el homenaje del ACO a la muerte de su padre, y con el consentimiento de Enzo Ferrari. Y son ellos los que lo han vendido.

En las curvas del precioso Berlinetta Speciale, en el rugido de su motor, se esconden las caricias de un padre a su malogrado hijo. Esperemos que su nuevo custodio sea un fiel guardián de tan preciado tesoro.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top