Actualidad

¿Quieres estrenar un Range Rover de 1978? Ahora es posible

Land Rover restaura a fondo diez unidades del famoso todoterreno

Estarán disponibles a partir de 135.000 libras

AmpliarRange Rover - SoyMotorRange Rover

Ir por mitad del campo, de la montaña, del desierto o de la nieve, en la selva o en mitad de la ciudad, pero en un ambiente de lujo. Ese era el objetivo del Range Rover Classic, el original, que cumple ahora 45 años.

Los todoterreno no eran nada nuevo, pero eran coches toscos, de acabados básicos, dirigidos a labores de trabajo en terrenos difíciles donde el lujo y la distinción no eran esperados. Pero Range Rover cambió eso, y dio inicio al segmento de todoterreno lujoso.

En realidad, todo vino de los Estados Unidos, donde el concepto de Sports Utility Vehicle (SUV) empezaba a ser utilizado en los años sesenta en coches como el Ford Bronco. La sección estadounidense de Range Rover estaba impaciente por entrar en esa cuota de mercado y envió a Inglaterra un Range Rover Series II 88 equipado con un Buick V8 y un interior lujoso y cuidado. La casa matriz recogió el guante.

En 1967 se iniciaron los estudios para un todoterreno lujoso, con el proyecto "100-inch Station Wagon". Y en junio de 1970 se presentó el primer modelo, un tres puertas diseñado por un equipo formado por Spen King, Gordon Bashford y David Bache, equipado con un motor V8 de aluminio, derivado del Buick, que entregaba 135 caballos en sus 3.5 litros. Pronto llegarían evoluciones de motor, y los diésel. Y en el exterior, los cinco puertas

El coche era una revolución por su concepto. Sí, era más un todoterreno que un coche de calle, pero podía conducirse como una berlina, con el equipamiento y el confort de estas, mientras estabas vadeando un rio. Se mantuvo en producción hasta 1994, aunque pudo adquirirse hasta 1996, conviviendo con su sucesor, el P38A, lo que llevó a denominar al original como Range Rover Classic. En ese tiempo, fue el primer coche en ganar el Dakar, en 1979, pero también el primer todoterreno que incorporó ABS o control de tracción.

Con el P38A se subió el juego. Se renovó la estética, pero también el interior, donde se dispuso de la opción de colocar el carísimo cuero Connolly. Como resultado de la adquisición por parte de Rover por BMW, el coche disponía de un motor de seis cilindros y 2.5 litros de la marca bávara, pero también del Rover V8, siendo la última generación que dispuso del motor británico. Eso sí, fue el primer coche en tener la posibilidad de incorporar como opción el GPS. Aunque padecía de algunos problemas de fiabilidad, el coche tuvo mucho éxito.

Su vida llegó hasta 2002, cuando apareció el L322. Fue un enorme salto de calidad. El exterior era espectacular, aun manteniendo las raíces en el Range Rover original. Pero en el interior, el lujo y los acabados eran propios de coches de muy alta gama. Sus precios, obviamente, también. La mano de BMW se hizo muy presente, no solo con el motor sino también con la electrónica. De hecho, este modelo y el BMW X7 comparten muchos componentes. Se dijo adiós a la caja manual, existiendo solo la automática.

Con la llegada del último Range Rover en 2012, el L405, llegó la tecnología híbrida eléctrica con motor diésel, de origen Jaguar, tras haber adquirido TATA ambas marcas. El coche no fue una evolución del anterior, sino que se partió de cero, siempre relativamente hablando. Fruto de ello es que está construido íntegramente en aluminio. Y aunque se mantiene como un todoterreno puro, poco a poco se ha visto desplazado de los parajes inhóspitos. Raro es verlo ya en mitad de un camino pedregoso. 

Pero el espíritu del Range Rover no ha muerto, y aunque ahora el suntuoso lujo se haya impuesto a la aventura, siempre seguirá latente en su interior, dispuesta a liberarse en cualquier momento. Un 'primera edición' restaurado se puede comprar en el mercado por 150.000 euros, aproximadamente.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top