LE MANS

Porsche gana a Jackie Chan en el último asalto de las 24 Horas de Le Mans 2017

El español Antonio García roza su cuarta victoria en la categoría GTE-Pro para acabar tercero

Tres de los cinco coches punteros abandonan en distintas fases de la carrera, víctimas de su propia complejidad

Los únicos LMP1 que han terminado la carrera han pasado más de una hora en boxes para reemplazar su motor eléctrico

AmpliarPorsche gana a Jackie Chan en el último asalto de las 24 Horas de Le Mans 2017Porsche gana a Jackie Chan en el último asalto de las 24 Horas de Le Mans 2017

Porsche ha ganado las 24 Horas de Le Mans 2017 con el 919 Hybrid pilotado por Timo Bernhard, Earl Bamber y Brendon Hartley. Ha sido el decimonoveno triunfo de la casa de Stuttgart en la prueba de resistencia más importante del mundo. Sus grandes opositores, los japoneses de Toyota, han perdido a uno de sus coches cuando era líder holgado y a otro cuando tenía todo para pelear por el triunfo, así que su ‘maldición’ en la Sarthe continúa y emplaza su reto a 2018. El podio de Antonio García en la categoría GTE-Pro supone una fantástica noticia para la afición español, y también la quinta posición del Ferrari de Miguel Molina. Ésa sería la lectura superficial de una carrera que, sin embargo, ha sido tremendamente compleja de principio a fin, como los coches que la disputan.

Hoy, ante 258.500 almas que han poblado el enorme circuito francés con un ambiente único a medio camino entre las fiestas patronales y el macroconcierto, Porsche ha ganado a Jackie Chan en Le Mans. Han leído bien; hoy, la casa de Stuttgart ha tenido que doblegar a la superestrella de la acción de Hong Kong para llevarse su decimonovena edición de las 24 Horas o, mejor dicho, han vencido al Oreca Gibson dorsal 38 del equipo que comparte con su amigo David Cheng. Pero si les suena estrambótica la presencia de Jackie Chan en esta escena, aún lo es más saber que la victoria del 919 Hybrid de Timo Bernhard, Earl Bamber y Brendon Hartley ha sido apurada y contra un prototipo de una categoría inferior a la suya. La armada Porsche, con un coche de casi 1.000 caballos y la máxima tecnología híbrida, ha tenido que esperar a poco más de una hora para el final para situarse en cabeza por delante de un rudimentario equipo de LMP2, algo así como la Fórmula 2 de la Resistencia. 

Lo cierto es que la carrera empezó normalmente, con Alan Parsons Project y ‘Así habló Zaratustra’ en los altavoces, con Chase Carey dando el banderazo de salida y el grupo de LMP1 rápidamente destacado, con el Toyota del Poleman Kamui Kobayashi netamente destacado frente al Porsche número 1. Sin embargo, hay veces que Le Mans parece que tenga alma. Un alma capaz de emocionar, de sorprender, de extasiar o de derrumbar los ánimos de cualquiera. Y en las últimas 24 horas hemos vivido todo eso en el circuito de La Sarthe. 

Sólo así se explica que a la 1:30 de la mañana, quedase en pista tan sólo uno de los tres Toyota que empezaron la carrera diez horas y media antes. Los otros dos se habían retirado, uno tras otro y con una diferencia de tiempo de 21 minutos. Todo empezó a las 22:23, cuando el TS050 Hybrid número 8, con Sébastien Buemi al volante, emitió una sospechosa humareda. El piloto suizo se quejó de un sonido extraño, que, unos minutos después, el equipo asoció a un funcionamiento erróneo del freno delantero derecho. El verdadero origen del problema fue evidente unos minutos más tarde: el potente motor eléctrico del coche, situado en el eje delantero, requería una sustitución inmediata. A las 22:48, Buemi ya estaba en boxes, y allí permaneció durante algo más de una hora antes de reincorporarse a la pista. Tuvieron que cambiar un gran número de componentes, pero se reincorporó a la pista. 

Por su lado, el coche número 7 continuó como líder de la carrera, hasta que a las 00:33 tuvo que parar en boxes con el Safety Car en pista, entre otras cosas para cubrir al Porsche número 1 que se había detenido en los instantes previos, ya con la carrera neutralizada. En ese momento, y según nos ha confirmado el jefe del equipo Rob Leupen, se produjo un problema en el embrague del TS050 Hybrid en manos de Kobayashi. En el equipo nipón todavía no se explican exactamente qué ha pasado con el coche, ya que los coches no pueden sacarse del Parque Cerrado hasta que termina la carrera, pero el mentado problema de embrague fue a más y, finalmente, Kamui Kobayashi tuvo que bajarse de su montura, después de unos angustiosos minutos en los que intentó por todos los medios llegar a boxes con potencia exclusivamente eléctrica. Así terminó todo para el poseedor del récord histórico de la vuelta de Le Mans, en un fin de semana que se presentaba triunfal y acabó en las curvas… Porsche. 

24-horas-le-mans-pit-stopt.jpg

En esa misma zona, la que lleva el nombre de la competencia, iba a continuar la debacle de Toyota. A la 1:15, Nicolas Lapierre adelantó al LMP2 de Simon Trummer al final de la recta de meta, con el coche que compartía con José María ‘Pechito’ López y Yuji Kunimoto. En el camino hacia la curva Tertre Rouge, el Toyota experimentó un corte automático de la inyección de gasolina, un recurso habitual para mantener el objetivo de gasolina por vuelta que marca el reglamento. Desgraciadamente para Lapierre, Trummer –un piloto con experiencia en GP2, no un amateur– no advirtió la bajada momentánea de rendimiento del Toyota y le embistió con el consecuente pinchazo y salida de pista hacia la grava. Lapierre volvió al asfalto y emprendió su camino a boxes, pero lo peor estaba por llegar:  la rueda reventó y destruyó toda la parte hidráulica del coche en la zona, una grave avería que devino en incendio y en el inevitable abandono del dorsal número 9.

El único Toyota superviviente, el de Nakajima, Buemi y Davidson se quedó en la quincuagésima posición de la general, a 25 vueltas del líder y a 6 del otro Porsche, una posición prácticamente irrecuperable, salvo que el maleficio visitase también el box de la competencia alemana. Pero eso es justo lo que iba a suceder diez horas después con el coche marcado con el número 1.

Jani, Lotterer y Tandy pasaron una noche más o menos normal y pasaron en cabeza la llamada ‘happy hour’, cuando las curvas Porsche huelen al café de los comisarios y los coches son más rápidos que nunca por la óptima temperatura y humedad de la pista. Sin embargo, a las 11 de la mañana, con el laureado André Lotterer al volante, la presión de aceite del motor V4 de su Porsche 919 Hybrid dijo basta, y lo hizo en los primeros compases de una vuelta, cuando encaraba la majestuosa recta de Les Hunaudières. No la terminó el alemán: lo intentó también en modo eléctrico. Paró y volvió a ponerse en marcha, pero por pocos metros. La agonía de su montura no tenía vuelta atrás, y apenas superó la chicane Forza antes de bajarse del coche y dejar la carrera con un liderato de 13 vueltas que se iba a escurrir giro tras giro como un reloj de arena.

En ese momento, se ha hecho visible algo que nadie esperaba: un LMP2 ocupaba el liderato de la carrera. La flota de coches más ricos tecnológicamente hablando de la historia se habían doblegado momentáneamente a la rudeza y simpleza de los LMP2, a coches que consumen más del doble de gasolina por vuelta, de propulsión trasera y no integral, de características básicas y no moldeadas durante 24 horas al día y 7 días a la semana en multimillonarios túneles de viento. Uno de los coches del Jackie Chan DC, con su chasis Oreca y con Oliver Jarvis, Thomas Laurent y Ho-Pin Tung al volante encabezaba la caravana. Tenía prácticamente tres vueltas de ventaja respecto al Porsche perseguidor. Lo más impactante es que ese coche había sido, en realidad, el primero de los punteros en sufrir un problema grave durante la carrera. A las 18:29, el coche de Bernhard desfiló por boxes con un problema similar al que luego sufrió el Toyota número 8: perdió toda la potencia en el motor eléctrico delantero y requirió su reemplazo con más de una hora perdida en los boxes. Esos dos coches iban a ser los únicos LMP1 que iban a ver la bandera a cuadros. Sí, 20 horas después, el ritmo demoledor de ese Porsche 919 que se había averiado antes que ningún otro, ha terminado con la toma del mando de la carrera a falta de una hora y cinco minutos para el final. Ahí terminó el sueño de Jackie Chan, o al menos una parte del mismo, porque conquistar la segunda posición final en la clasificación general es algo que estaba fuera de cualquier pronóstico apenas unas horas antes.

La carrera en su pelea por la victoria absoluta ha sido realmente caótica, y ha puesto sobre la mesa la increíble complejidad de los coches híbridos LMP1. Coches que son capaces de batir el récord histórico del circuito en una vuelta con ‘lift and coast’ en la última parte de la recta de Les Hunaudières. Sí, han escuchado bien. Kamui Kobayashi pudo –y tuvo que hacerlo, por reglamento– levantar el acelerador de su Toyota TS050 Hybrid en medio de la recta de Les Hunaudières y aun así rodó más rápido que nadie en toda la historia de la carrera. Fue más eficiente que nadie en la historia, nos dejó a todos boquiabiertos, sí. Pero estos coches, el Toyota y el Porsche, son también delicadísimos, más difíciles de entender y conservar en marcha que ninguna otra generación de coches punteros en Resistencia. Es la misma o mayor complejidad de la que tienen los motores de Fórmula 1, pero con la necesidad de mantenerse en pista durante 24 horas. Eso habla de la magnitud del reto, cuya traducción en pista hemos podido percibir claramente: han tenido que lograr el liderato a falta de una hora y unos minutos para el final, después de invertir aproximadamente 60 veces más de lo que cuesta un equipo de LMP2, y terminar la carrera para sacarle apenas una vuelta de ventaja.

24-horas-le-mans-carrera.jpg

Un precioso empeño tecnológico y un infierno deportivo. Sin embargo, Rob Leupen, el director de Operaciones de Toyota Gazoo Racing, lo tiene claro: "Volveremos el año que viene. Sabemos que tenemos muy buen coche y, además, nunca hay que rendirse". Y lo mismo han dicho en Porsche, con el incentivo añadido de la victoria. Cómo contradecirlos cuando hemos vivido una carrera emocionante e imprevisible hasta la bandera a cuadros, aunque ésta sea la crónica de los desastres.

 

GTE-PRO: PELEA POR LA VICTORIA HASTA LA BANDERA DE CUADROS

Después de pasar 23 horas y media con varios coches en la misma vuelta, y dos de ellos completamente pegados, a falta de cinco minutos para el final, Adam ha lanzado el ataque que iba a ser definitivo. Al final de Les Hunaudières, en la durísima frenada de Mulsanne, y con un LMP2 superando a ambos contendientes por el exterior, el Aston Martin se ha lanzado al interior, pero con demasiado optimismo. Se ha pasado de frenada y el piloto de Corvette ha logrado acelerar antes y mejor por el interior. Ha acelerado sin contemplaciones y ha llegado a tocar al Aston en busca de la trazada que le permitiese ganar velocidad más rápidamente. Por un momento, todo parecía hecho para el Corvette, pero en la última chicane de la penúltima vuelta, y tras varias salidas de pista del Corvette, el Aston Martin ha tomado el liderato al tiempo que el coche de Taylor, el de Antonio García, sufría un pinchazo en el neumático delantero izquierdo. Por tanto, victoria de Aston Martin y tercera posición para el Corvette, que ha perdido comba con el neumático reventado y ha sido superado 'in extremis' por el Ford GT dorsal 67. Se trata, en todo caso, de un resultado muy meritorio para García, Magnussen y Taylor.

 

CLASIFICACIÓN 24 HORAS DE LE MANS

clasificacion-24-horas-le-mans.jpg

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
15 comentarios
Imagen de Alfavuelve

[#10 chaosridden5] Considero que es un portal que tiene como epicentro a Alonso, lo cual es razonable y no me molesta en demasía, sino no estaría aquí, igualmente un nivel aceptable de objetividad se va a pretender ya que es una página periodística. Con respecto a Le Mans, no es el tipo de competencia con la que tengo mayor afinidad y conocimiento, por lo que prefiero escuchar y leer, comentando poco o nada. Tal vez, con este post, solito me acabo de poner en camisa de once varas.........

Imagen de niki_prost

[#9 EVV] "'Le Mans' no es lo que fue". No tiene ni idea de lo que dice.

Imagen de niki_prost

[#9 EVV] Eso es más que ridículo. El circuito no está "lleno de chicanes", en absoluto.

Imagen de Nagashizzar

[#9 EVV] Lo sé yo también lo pr3fiero son Chicanes pero ya sabemos porque las pusieron, vale mas la vida de un Piloto que nuestra diversión, eso sí espero que revisen el reglamento de los LMP1 porque ya llevan unos años con constantes problemas de fiabilidad...

Imagen de 1973
Imagen de chaosridden5

Final de infarto, me ha encantado esta competición.
PD: en torno al 0% de usuarios que acusan a esta página de ser "Fórmula Alonso" han venido a comentar las 24 horas de Le Mans. Curioso :)

Imagen de EVV

[#4 Nagashizzar] 'Le Mans' no es lo que fue . . . el circuito lleno de 'chicanes' para reducir la velocidad .

Imagen de EVV

Brendon Hartley el ex piloto de 'Epsilon Euskadi , venciendo en 'Le Mans' , vivir para ver .

Imagen de EVV

Tuve la suerte de ir tres veces con las batallas míticas de 'Ford' , 'Ferrari' y 'Porsche' , entonces era el circuito de verdad con una punta de 407 Km. / h. , y sin las 'chicanes' de hoy en día que lo han destrozado , los coches actuales con tanta tecnología son 'de cristal' y se rompen con solo mirarlos .

Imagen de Fangio

Felicitaciones Miquel Molina...!!!

Páginas

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top