VÍDEO

Los 5 Porsche más aerodinámicos

AmpliarPorsche 935 Moby Dick en el túnel de viento - SoyMotor.comPorsche 935 Moby Dick en el túnel de viento

Si hace unas semanas Porsche nos traía los que consideraba modelos más especiales de su historia, hoy nos trae algo nuevo: los coches con las especificaciones aerodinámicas más extremas de su historia.

PORSCHE CAYMAN GT4

En 2015, Porsche presentaba el GT4, partiendo de la base del Cayman, pero incorporando una versión rebajada del motor bóxer seis cilindros de 3.8 litros del 911 Carrera S. Eso prometía, pero también significaba que el pequeño deportivo de motor central trasero necesitaría mucho agarre para poder ser domado. Además de mejores frenos, y una altura reducida, pero también una aerodinámica más refinada, donde destaca un prominente alerón trasero. El coche tiene un Cx de 0’32, y alcanza los 295 km/hora. Un juguete bastante radical.

 

PORSCHE 959

El 959 fue el producto alemán en la era de los supercoches. Surgido en 1986, la idea original era participar en el Grupo B de rallies, pero este se disolvió. Quedaba un coche espectacular, el primero en usar la tracción a las cuatro ruedas en un deportivo de este calibre, con su seis cilindros bóxer de 2.8 litros y 450 caballos de potencia. Se produjeron 337 unidades, en las que destacaba la perfecta integración de un enorme alerón trasero con las líneas de la carrocería, que además de entregar mejor agarre, daba una enorme estabilidad, unido a un sistema de altura variable inteligente. Su Cx era de 0’31, y su velocidad máxima, 317 km/hora. Al final, deportivamente fue exitoso: ganó el París Dakar de 1986, y fue primero en su categoría –séptimo en la general- en las 24 Horas de Le Mans del mismo año. Sigue siendo un objeto de deseo para los amantes del automóvil.

 

PORSCHE 911 RS 2.7

En 1973, Porsche decidió fabricar un modelo para las carreras, que necesitaba para su homologación en el Grupo 4 de la FIA de 500 unidades. El modelo en cuestión tomaba como base el Porsche 911S, pero el motor crecía a los 2.7 litros, siempre bóxer de seis cilindros, con 210 caballos. Pero lo que más llamaba la atención era el alerón fijo, integrado en la carrocería, con cierta forma de morro de pato, que le daba un Cx de 0’40 y una velocidad máxima de 245 km/hora. El coche era tan bueno, que se produjeron 1.580 unidades, que siguen siendo a día de hoy exigentes en su conducción.

 

PORSCHE PANAMERA TURBO

El Panamera es el coche familiar de la marca. Familiar por tamaño, porque con su motor turbo de 4.8 litros V8, su potencia de 513 caballos habla más de un superdeportivo que de una berlina. Pero para poder pegar el coche al suelo cuando está siendo exigido, Porsche incorporó un alerón trasero, en este caso retráctil, que se integra perfectamente en el coche cuando no está desplegado. De manera espectacular, se abre en tres planos que se acoplan una vez abierto. Eso le da al Panamera la carga aerodinámica necesaria para mantenerse estable en la carretera, y un Cx de 0’29 para una velocidad máxima de 306 km/hora.

 

PORSCHE 935 MOBY DICK

En 1978, la tercera versión del 935 fue desarrollada. Se trataba de un coche de carreras pensado únicamente para Le Mans, con la denominación de 935/78, pero conocido más comúnmente como 'Moby Dick' por su aspecto algo aballenado. Bueno, y por su agresividad también. En realidad, por su color blanco y su espectacular cola. Contaba con un motor turbo bóxer de seis cilindros y 3.2 litros que le otorgaban 845 caballos, gracias en parte a sustituir la refrigeración por aire por la de agua, lo que mejoraba el enfriamiento del turbo. Pero su característica más especial y llamativa era su trasera. Claramente de estilo 'long tail', destacaba por su perfil descendente rematada por un impresionante alerón que le ofrecía una baja resistencia aerodinámica en las largas rectas de La Sarthe, pero a la vez entregaba la suficiente carga en curva y a alta velocidad. Un estudio aerodinámico muy refinado. De hecho, era el coche más rápido en la recta de Les Hunaudières con sus 366 km/hora. Pero problemas de motor hicieron que acabase sólo octavo. Se desquitaría, en parte, al año siguiente, cuando tres 935 coparon el podio, pero no eran este modelo. Sin embargo, Moby Dick tuvo una vida breve por el cambio de reglamento. Con un Cx de 0’36, sigue siendo un coche de carreras admirable.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top