TÉCNICA

¿Por qué pierde potencia tu motor?

La edad suele ser uno de los motivos principales en la pérdida de potencia de los motores

Al margen de su antigüedad, repasamos cinco motivos de pérdida de potencia comunes

AmpliarLas causas de pérdida de potencia en un propulsor pueden ser diversas - SoyMotorLas causas de pérdida de potencia en un propulsor pueden ser diversas

La vida útil de un vehículo desde que sale impoluto del concesionario hasta que acaba siendo chatarra está marcada por el uso que le llegue a dar su propietario. Sin embargo una tónica común para los coches que tiene una dilatada trayectoria es que con el tiempo sus motores sufren pequeñas pérdidas de potencia. Aunque la edad es la principal causa, existen otros motivos que afectan a la potencia de un propulsor.

  • Perdidas de presión: Es bastante habitual que por el desgaste de los materiales se puedan producir pequeñas fugas en el circuito del combustible que deriven en una bajada de potencia. Este proceso se puede repetir también por suciedad en los inyectores y en el filtro de la gasolina o incluso por un fallo en la centralita que gestiona la entrega de potencia.
  • Mezcla del combustible: Es habitual en los coches con cierta antigüedad y que no tienen un mantenimiento óptimo que se suela acumular suciedad en el filtro del aire, algo que puede afectar a la mezcla exacta de aire y combustible. Las mariposas de apertura o la dilatación de las juntas pueden también alterar la mezcla de combustible y por ende la potencia del motor.

2ns9a4o.jpg

  • Desgaste del árbol de levas: En coches con gran kilometraje no es del todo raro que se vean válvulas abiertas o que no terminan de cerrar bien por el desgaste del árbol de levas. Otro tipo de malformaciones en las propias válvulas también son motivo de pérdidas  de potencia.
  • Problemas en el encendido: Es menos común, pero también puede provocar pérdidas de potencia en los motores. Suelen estar asociados a deficiencias en el cableado de las bujías, de la centralita o de las propias bujías.
  • Rozamiento: Es la causa menos habitual, pero puede llegar a darse. El exceso de rozamiento por unos frenos agarrotados, un embrague en mal estado o un freno de mano muy tensado puede llegar a provocar falta de potencia, aunque en los vehículos actuales este proceso apenas se da. 

Estos cinco motivos son viejos conocidos por los amantes de los coches. Como se puede ver en este vídeo de Fifth Gear es posible recuperar parte de esa potencia perdida con los años mediante unas sencillas prácticas de mantenimiento:

  

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top