HISTORIA

Peugeot y el Dakar: 30 años de aventuras

Los franceses han participado seis veces en esta competición y acumulan cinco victorias

Jean Todt, Carlos Sainz y Jacky Ickx son algunos de los nombres que han formado equipo para esta marca

AmpliarPeugeot 205 T16 del París Dakar de 1987 - SoyMotor.comPeugeot 205 T16 del París Dakar de 1987

Hace 30 años, Peugeot decidía participar en la carrera más dura del planeta, el Rally Dakar. Era el 1 de enero de 1987, en París, y tres Peugeot 205 Turbo 16 estaban listos para tomar la salida. Era la primera participación oficial de la marca en el mítico raid africano.

El 205 Turbo 16 era el coche que hasta el año anterior había competido en el Campeonato del Mundo de Rallys. Con la prohibición del Grupo B, Peugeot decidió aprovechar el gran potencial del coche y lo adaptó para competir por África. Con los colores amarillos de una empresa tabaquera, el Peugeot se fundía de manera armónica con el paisaje. Menos armonioso fue la carrera para Ari Vatanen, que tras volcar en la etapa prólogo, remontó hasta el liderato de la general y llegó triunfador al Lago Rosa de Dakar. A la primera, Peugeot había ganado.

peugeot_205_turbo_16_dakar_1987_1.jpg

Pocos podían imaginar que comenzaba una era de dominio de la marca del león. En 1988, junto al 205 apareció uno de los coches más hermosos jamás vistos en el Dakar: el 405 Turbo 16. Mezclando patrocinios, estaba el azul de Pioneer, que creaba una de las decoraciones más recordadas. Era un coche innovador, con cuatro ruedas motrices y direccionales y 600 caballos para apenas 900 kilogramos, pero en un Dakar durísimo, que sólo acabaron 151 de los 603 participantes iniciales, se vivieron hechos atípicos. Ari Vatanen, líder destacado con el 405, padeció el robo de su vehículo en Bamako (no nos extraña, dado lo hermoso del diseño). Aunque lo recuperó, fue descalificado. Así, el coche de asistencia para Vatanen, el 205 de Juha Kankkunen, se hacía con la victoria.

El Dakar de 1989 se recordará siempre por el aplastante dominio de Peugeot. Con dos 405 y dos 205, para pilotos como Vatanen, Ickx, Fréquelin y Wambergue, el raid estuvo siempre bajo el control del equipo capitaneado por Jean Todt. Además, incorporaban por primera vez sistemas de navegación, una novedad muy útil en mitad del desierto. Tal fue la superioridad, que Todt, ante la feroz lucha interna entre Vatanen e Ickx, que ponía en riesgo la victoria, decidió echar a suertes el ganador. Ickx se decidió por la cara y Vatanen por la cruz. Y salió cruz. Aunque Vatanen perdió el liderato en la penúltima etapa por un error de navegación, lo que colocó a Ickx líder, el belga, caballero, cedió la posición en la última etapa y cumplió con el pacto que el azar había determinado.

peugeot_405_turbo_16_paris_dakar_1988.jpg

Para 1990 ya nadie dudaba que Peugeot era la gran favorita, pero si la superioridad del año anterior fue abrumadora, la de ese año fue demoledora. En la tercera etapa, los tres Peugeot eran líderes, y el cuarto, nuestro Salvador Serviá, estaba ya a una hora y media del líder, Ari Vatanen, al que no le inquietaron en el liderazgo, escoltado por sus compañeros Waldegard y Ambrosino, que completaban así el triplete para la marca. Era el punto final a una época gloriosa en el Dakar.

Peugeot estuvo apartada mucho tiempo, centrada en otros proyectos como el Mundial de Resistencia, la Formula 1, los Rallyes o las 24 Horas de Le Mans, pero la llamada del Dakar fue más fuerte, y en 2015 volvieron a la carga con el impresionante 2008 DKR, con un V6 turbodiésel de 340 caballos. Ya no se corría en África, pero el reto era igual o mayor que entonces. El primer año fue de aprendizaje, de pulir los pequeños errores y defectos. Carlos Sainz tuvo que abandonar, Peterhansel acabó en undécima posición y Despres en el puesto 34.

Pero 2016 iba a ser otra historia. Se sumaban Sebastian Loeb y Romain Dumas. El coche se había perfeccionado y Peugeot volvió por sus fueros. La victoria parecía cosa de Sainz, Peterhansel y Loeb, que debutaba en la prueba manteniendo el liderato, hasta que un vuelco en la octava etapa le hizo perder opciones. Fue Sainz el que tomó el relevo, pero en la novena etapa un problema mecánico acabó con sus aspiraciones. Era entonces Peterhansel el que tomaba el liderato y defendía los colores de Peugeot para conseguir un nuevo triunfo, el quinto para el león.

peugeot_2008_dkr_0.jpg

Peugeot ha tenido nombres legendarios, coches míticos y victorias épicas. El Dakar 2017 está a la vuelta de la esquina, y el león ya ruge hambriento de competición. ¿La sexta victoria?

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top