PRUEBA

Peugeot 2008 SUV Trophy: un día en el campo

AmpliarPeugeot 2008 SUV TrophyPeugeot 2008 SUV Trophy

Peugeot ha celebrado este fin de semana el 2008 SUV Trophy, un evento para presna y particulares donde se ha puesto a prueba las cualidades dinámicas y off road del nuevo crossover utilitario de la marca del león.

La familia SUV de Peugeot crece en modelos y ventas, y la marca ha querido celebrarlo en la madrileña aldea de Fresno de Torote donde el nuevo 2008 ha sido el protagonista.

El evento, ofrecía a los participantes la posibilidad de probar el pequeño todocamino tanto en asfalto como fuera de él, y en SOYMOTOR no hemos querido perdérnoslo.

La versión que hemos conducido, el GT Line, equipaba el motor turboalimentado de gasolina 1.2 PureTech de 130 caballos. Esta mecanica, presente en otros modelos de la marca como el 308, representa la apuesta de Peugeot por el downsizing con motores de poca cilindrada pero gran potencia.

Nuestra unidad contaba con cambio manual de seis velocidades, pero también está disponible con cambio automático por convertidor de par con seis relaciones denominado Peugeot EAT6.   

peugeot_2008_suv_trophy_piedras.jpg

En cuanto a los neumáticos, todas las versiones del 2008 montan de serie neumáticos mixtos M+S -Mud+Snow, Barro+Nieve-, pero es posible sustituirlos por neumáticos exclusivamente de asfalto. La unidad que probamos calzaba los originales en medida 205/50/17. 

Para comenzar nuestra prueba hicimos un breve trayecto por carretera convencional sin alcanzar áltas velocidades. En general, la respuesta del motor nos ha parecido buena en a cualquier régimen. Sube rápidamente de revoluciones y, a pesar de ser una mecánica turboalimentada, empuja con fuerza hasta las 5.000 vueltas.

peugeot_2008_suv_trophy_peralte.jpg

El 2008 es esencialmente un vehículo confortable, y si bien al entrar en una curva a velocidad media -entre 80 y 90 kilómetros/hora- se percibe un amago de subviraje y un pequeño balanceo de la carrocería, el vehículo sigue perfectamente la trazada marcada sin llegar a actuar el control de estabilidad. En ningún momento nos transmitió la sensación de inseguridad.

La dirección electrónica es muy sensible y apenas ofrece resistencia, algo a lo que contribuye el corto radio del volante, pero que se agradece a la hora de hacer maniobras de estacionamiento.

En cuanto a frenada, el pequeño SUV de Peugeot responde con contundencia gracias a sus discos de freno en las cuatro ruedas -ventilados de 283 milimetros delante, y macizos de 249 milímetros detras-.

peugeot_2008_suv_trophy_cruce_de_ejes.jpg

El Peugeot 2008 es un modelo derivado del 208, hecho que no le impide ser un vehículo capaz fuera de asfalto. Con un ligero giro de muñeca es fácil colocar el selector del Grip Control -control de tracción- en la opción más adecuada para la superficie sobre la que se circula y es posible elegir entre ‘asfalto’, ‘nieve’, ‘todocamino’, ‘arena’ o ‘desconexión total del ESP‘.

Con el selector del Grip Control en modo ‘todocamino’ examinamos sus capacidades off road en una pista forestal donde demostró un comportamiento más que aceptable a pesar de no contar con tracción integral ni reductora, aunque es cierto que tampoco afrontamos ninguna subida ni bajada especialmente empinadas donde fuesen precisas.

La suspensión trabaja bien para contener los movimientos de la carrocería y en general se percibe como un vehículo confortable al rodar sobre superficies bacheadas y piedras.

peugeot_2008_suv_trophy_balancin_0.jpg

Nuestra ruta nos llevó de regreso al lugar del evento, La Casita del Olivar, donde pudimos comprobar las capacidades del 2008 en un circuito de obstáculos, con pasillos de roca, peraltes, cruce de puentes e incluso un balancín donde el pequeño SUV se desenvolvió sin dificultad.

En general, el comportamiento del 2008 nos ha parecido correcto en todo momento tanto en asfalto como fuera de él.

peugeot_2008_suv_trophy_balancin.jpg

Respecto al interior del vehículo, nuestra impresión fue que la mayoría de los plásticos y recubrimientos son de buena calidad. El puesto de conducción es elevado y ofrece buena visibilidad por encima del capó, pero un conductor con estatura superior a 1,80 metros tendrá algunas dificultades para encontrar la distancia perfecta del asiento sin quedar demasiado encima de los pedales o demasiado alejado del volante –quizá la regulación en altura y profundidad del volante debería tener mayor recorrido-.

Los asientos traseros son confortables con suficiente espacio para las piernas de un adulto y es notable la altura del techo tratándose de un vehículo pequeño. En la imagen superior se puede apreciar cómo el techo del vehiculo se eleva y ofrece mayor altura en la parte posterior. 

El Peugeot 2008 cifra un consumo médio homologado de 4,8 litros a los 100 kilómetros. Durante la prueba no pudimos confirmar este dato puesto que al realizar un trayecto por pistas forestales, las mediciones no fueron representativas.

El evento se completó con un pequeño concierto de música country en directo una variada oferta gastronómica de food trucks al más puro estilo americano.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top