CURIOSIDAD

Opel da vida al Loryc ‘sardina’ eléctrico

Loryc se fundó en 1920 en Mallorca pero cerró en 1923

Su fabricación requiere 1.200 horas de trabajo artesanal

AmpliarEl Loryc Speedster toma prestados componentes del Opel Adam - SoyMotor.comEl Loryc Speedster toma prestados componentes del Opel Adam - SoyMotor.com

La marca balear Loryc resurge de sus cenizas con un modelo ‘retro’ 100% eléctrico que toma prestados del Opel Adam buena parte de sus componentes. 

Loryc es una de las empresas automovilísticas más antiguas de nuestro país. Fundada en Mallorca en 1920 por los empresarios baleares Rafael de Lacy y Antonio Ribas y el técnico francés de Renault Albert Ouvrard, que llegó a la isla tras el fin de la Primera Guerra Mundial, debe su nombre a las siglas de sus apellidos -Lacy, Ouvrard, Ribas-. 

A principios de los años 20, Loryc instaló su fábrica en la isla mayor de las baleares y en 1921 lanzó al mercado su primer modelo, un coche sencillo, fiable y económico, pero al mismo tiempo presentó un segundo modelo deportivo de 1.000 centímetros cúbicos y 35 caballos de potencia con una carrocería de aluminio, al que apodaron ‘la sardina’.

loryc_logo_weiss-01_0.jpg

Logo de Loryc, 1920

Lamentablemente, en 1923 Loryc cerró como consecuencia del crecimiento de la industria automovilística y las grandes cadenas de producción con las que esta pequeña empresa mallorquina no podía luchar.

Ahora, más de 90 años después, Charly Bosch -un empresario alemán afincado en Mallorca- ha resucitado a la marca para la fabricación del modelo deportivo de Loryc -la sardina-, esta vez denominado Speedster.

Este modelo, que en su día montaba un propulsor de gasolina, ahora equipa un propulsor eléctrico de 40 caballos de potencia -30 kilowatios hora-, aunque su apariencia sigue siendo totalmente ‘retro’.

El Loryc Speedster toma prestados del Opel Adam buena parte de sus componentes mecánicos, como la suspensión delantera, la dirección, los frenos y el eje trasero, entre otros. Además, su motor es totalmente eléctrico, por lo que es una mezcla perfecta entre el diseño del pasado y la tecnología del presente.

En su interior, el Loryc Speedster alberga una batería de 350 kilos que eleva el peso del conjunto a 800 kilogramos. El fabricante asegura que cuenta con una autonomía de 264 kilómetros y alcanza 80 kilómetros/hora de velocidad punta.

Para su fabricación son necesarias 1.200 horas de trabajo artesanal y sólo se producen 30 unidades al mes, lo que hace que su precio de 45.000 euros no parezca nada descabellado.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top