Acudimos a la presentación de la nueva gama

Al volante del Nissan Pulsar 2016: menos gases, más inteligencia

El compacto de Nissan se acoge a la normativa Euro6

Con todas las ayudas incluidas, puede comprarse un Pulsar por 12.900 euros

El motor 1.2 DIG puede asociarse al cambio por variador XTRONIC

AmpliarNissan Pulsar gama 2016, con motores Euro6 - SoyMotor.comNissan Pulsar gama 2016, con motores Euro6

El pasado martes, Soymotor.com acudió a la presentación del Nissan Pulsar 2016, curiosamente organizada el día Mundial sin coches. Allí pudimos conocer de primera mano las mejoras implementadas en la gama del compacto nipón fabricado en la planta barcelonesa de Zona Franca, especialmente pertinentes tras el 'Dieselgate' de Volkswagen, ya que afectan a su eficiencia medioambiental. De acuerdo, pasar de la normativa Euro6a a la Euro6b comporta pocos cambios sustanciales, pero acerca las cifras de este modelos a los estándares de un futuro necesariamente más limpio.

Antes de entrar en pormenores, y dado que estamos ante un modelo todavía muy nuevo en el mercado, cabe recordar que el Pulsar es el compacto de Nissan y que se caracteriza principalmente por tres cosas: goza de una muy buena relación calidad-precio, sus plazas traseras son espectaculares –de grandes– y lo animan unos motores lógicos y equilibrados para el comprador medio español. En el competidísimo segmento de los compactos, es una opción inteligente, racional, y ésa fue precisamente la sensación que nos transmitió el coche durante nuestra breve toma de contacto.

Nacido como alternativa a su propio Qashqai, es más económico que el SUV, al que también supera holgadamente en espacio interior, y pensado como complemento al Juke, añade mucho espacio a un precio realmente similar al del pequeño todocamino urbano. Con estos primeros datos, podría parecer que Nissan capta la atención y los deseos del público con el Qashqai y el Juke, pero entre sus modelos ofrece también el coche práctico y polivalente que en realidad necesita ese público. Y creemos que, de hecho, es así. No es casualidad que el Pulsar haya logrado un 2,5% de cuota de mercado en menos de un año, ya que al posicionamiento estratégico dentro de la marca se une esta política de precios:

Versión de acceso:
Pulsar DIG-T EU6 115 CV (85 kW) VISIA -> 12.900 euros

Precios recomendados:
Pulsar DIG-T EU6 115 CV (85 kW) VISIA -> 18.700 euros
Pulsar DIG-T EU6 115 CV (85 kW) ACENTA -> 20.150 euros
Pulsar DIG-T EU6 115 CV (85 kW) N-TEC -> 21.850 euros
Pulsar DIG-T EU6 115 CV (85 kW) TEKNA -> 23.550 euros
Pulsar DIG-T EU6 115 CV (85 kW) XTRONIC N-TEC -> 23.050 euros
Pulsar DIG-T EU6 115 CV (85 kW) XTRONIC TEKNA -> 24.750 euros
Pulsar DIG-T EU6 190 CV (140 kW) TEKNA -> 26.650 euros
Pulsar dCi EU6 110 CV (81 kW) VISIA -> 20.250 euros
Pulsar dCi EU6 110 CV (81 kW) ACENTA -> 21.700 euros
Pulsar dCi EU6 110 CV (81 kW) N-TEC -> 23.400 euros
Pulsar dCi EU6 110 CV (81 kW) TEKNA -> 25.100 euros

Con una configuración de gama y precios muy similar a la actual, resulta destacable –aunque no sorprendente– que se ha vendido más el motor 1.2 de gasolina turbo que el archiconocido y renovado 1.5 dCi, ahora con 110 caballos. La progresividad en la entrega de su potencia, los contenidos consumos y sus bajos niveles de vibración y sonoridad juegan a su favor, tanto como los 1.500 euros con los que el pequeño 1.2 DIG-T aventaja a su hermano Diesel.

Interior del Nissan Pulsar

VER GALERÍA DE FOTOS DEL NISSAN PULSAR 2016

El motor de gasolina ha reducido sus emisiones a 117 gramos de dióxido de carbono por kilómetro, con un consumo homologado de 5 litros a los 100 en condiciones mixtas. El Diesel, por su lado, ha reducido sus emisiones de CO2 en un 10%, igual que los consumos, y además con un incremento de 240 a 260 Nm en su par máximo. Su consumo homologado mixto es de 3,6 litros a los 100.

Los métodos para lograr esas mejoras son largos de explicar, pero sirva decir que en el 1.2 DIG-T las camisas de los cilindros están revestidas con grafito y se ha mejorado la inyección de gasolina a 200 bares de presión –aunque sobre estos motores y la emisión de partículas también se podría hablar largamente, y no siempre bien–.

En el motor Diesel, la estrategia ha pasado por implementar una trampa de óxidos de nitrógeno –LNT, Lean NOX Trap en inglés– y pistones de acero, con menos deformaciones y tolerancias que los de aluminio.

Estos dos motores copan la inmensa mayoría de las ventas del Pulsar, y el 1.2 DIG-T incluye también una versión con el cambio automático XTRONIC, un variador con posiciones fijas que ya conocíamos, por ejemplo, en la segunda generación del Qashqai. Su funcionamiento es suave, y las posiciones fijas nos separan del típico CVT de sonido anodino con el motor permanentemente en el régimen de par máximo. Apenas varía los consumos –0,1 litros más a los 100– y las emisiones contaminantes –2 gramos más– respecto a las versiones manuales. 

 

Contacto con el 1.6 DIG-T

El Pulsar dispone de una tercera motorización, testimonial en ventas pero necesaria en cualquier gama que no quiere parecer 'huérfana' sin una potente versión aspiracional. No se compra, pero se desea, y eso también cuenta. Quizá por eso fue la variante con la que tomamos contacto durante la presentación a la prensa. 

Equipado con el acabado Tekna, el más caro, nuestro Pulsar equipaba la cámara de visión 360 grados, la tapicería de cuero y la llamada 'segunda fase del escudo de protección', que incluye elementos como el detector de movimiento, el control de ángulo muerto y la alerta de cambio involuntario de carril. Por supuesto, también lleva de serie los elementos de los acabados N-TEC, Acenta y Visia, entre los que destaca el sistema Nissan Connect, con su curiosa APP para smartphones, el sistema de navegación integrado en pantalla de 5,8 pulgadas y el Google 'send to car'.

Una vez a bordo, nos reafirmamos en las similitudes con el Qashqai, con calidades perfectamente en la media del segmentos y mejores acabados. Una buena noticias para un coche fabricado en Zona Franca, y con motores y cajas de cambios fabricadas en Valladolid y Sevilla. La ergonomía es buena, la postura de conducción tan correcta como la de casi cualquier compacto generalista… e inmediatamente percibes –y no creo que se trate de sugestión por conocer las cotas de antemano– que detrás de ti hay un gran espacio, algo que se confirma al tomar asiento en las plazas traseras, amplísimas, altas, suficientes para tres personas… la ventaja frente al Qashqai en este apartado es notable.

Arrancamos el motor 1.6 DIG-T, francamente silencioso y nos ponemos en marcha para descubrir progresividad, suavidad… y escasa contundencia. La lineal curva de par nos impide sentir un gran empujón en ningún momento, con lo que la sensación de aceleración es menor de lo habitual en un coche de su potencia. Eso no es un inconveniente, salvo para los amantes de la 'patada' de los turbo. No aparenta la potencia que en realidad sí eroga, aunque tampoco un consumo homologado de 5,9 litros como efectivamente arroja en condiciones de homologación, y que se vuelven unos contenidos 7,5 u 8 litros en una conducción viva.

presentacion-nissan-pulsar-2016-valencia.jpg

El Pulsar 1.6 DIG-T que condujimos durante la presentación

Por suspensión, es confortable. No molesta con grandes balanceos, pero no aporta un tacto deportivo como otros compactos de su potencia. Cierto es que tampoco existe ningún Toyota Auris, prefijado como rival clave del Pulsar por los responsables de Nissan, que logre esas sensaciones. Tampoco el Hyundai i30 ni tantos otros compactos que hoy ya no necesitan una versión radical. Si el Pulsar la exige en el futuro, seguramente Nismo podría echarle horas extra.

Un último comentario a la vida a bordo: quizá propiciada por la insistente brisa marina, asomó en el Pulsar una sonoridad aerodinámica que no noté en el Qashqai y que, sin resultar molesta, parecía querer recordarnos que conducíamos un compacto redondo, pero generalista.

Después de nuestro breve recorrido, un último vistazo a la parte trasera nos recuerda que la visibilidad posterior estaba a la altura, como la capacidad del maletero, holgado pese a las enormes plazas traseras. Sus formas no son las más regulares, la carga no puede distribuirse en varios niveles, pero aporta lo principal, 385 litros de carga, ampliables a lo incontable si abatimos los asientos. Bien hecho.

Un diseño atractivo, las herencias del Qashqai, una configuración de equipamientos muy lógica y una gama de motores pensados para las necesidades de cualquier mortal hacen del Nissan Pulsar una interesante opción. Y si el presupuesto no abunda, a la configuración inicial Visia con el motor 1.2 de gasolina no le falta nada de lo esencial.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top