Visita al garaje de Triple Eight

Jamie Whincup, sorprendido: Max Verstappen nunca ha hecho punta-tacón

El holandés se sorprende del estilo de pilotaje de los famosos V8

La categoría australiana fue uno de los platos del menú en el Gran Premio de Australia

AmpliarMax Verstappen al volante del V8 Supercar de Red Bull Holden Racing Team en Albert Park - SoyMotor.comMax Verstappen al volante del V8 Supercar de Red Bull Holden Racing Team en Albert Park - SoyMotor.com

El piloto holandés de Red Bull en Fórmula 1, Max Verstappen, pasó por el box del equipo homónimo de la categoría Supercars antes de terminar quinto en el Gran Premio de Australia disputado ayer en el bello circuito de Albert Park, en Melbourne. Jamie Whincup, siete veces vencedor en la categoría, y el actual campeón, el neozelandés Shane Van Gisbergen, respondieron a las incesantes preguntas de la joven revelación del Gran Circo.


Una vez en el box, tanto Whincup como Van Gisbergen destacaron y subrayaron el conocimiento de Max sobre los Supercars: "Es genial que sepa mucho sobre nuestra categoría y vea las carreras de vez en cuando. Se mostró muy interesado en los coches y tenía muchas ganas de conocer cada uno de los secretos que esconden. Nos lanzaba preguntas de forma constante, y se nota que tiene ganas de pilotar uno, ya sea el Sandman –que ya pilotó el año pasado Daniel Ricciardo– o conducir uno propiamente de carreras", explica Van Gisbergen a la web oficial de los Supercars. 



La mayor diferencia entre los turismos y los monoplazas es el estilo de conducción. Más allá la diferencia visual obvia, el estilo de pilotaje cambia por completo. En un fórmula, lo importante es frenar lo más tarde posible y acelerar cuanto antes, mientras que en un coche más pesado hay que saber mantener la inercia a lo largo de las curvas, pues es más complicado acelerar debido al peso.



Esa celeridad que se pide en un monoplaza obliga a frenar con el pie izquierdo, para así conseguir una menor diferencia de tiempo entre que se pisa el freno y el acelerador. En los turismos suele usarse el famoso punta-tacón en las reducciones de marchas, pues muchas veces los turismos no tienen cambio secuencial.



El reparto de peso afecta también al pilotaje, y un Supercar tiene las masas centradas en la parte delantera. Eso provoca que la parte trasera sea muy nerviosa en las frenadas, con lo que el punta-tacón no sólo ayuda a mantener la caja de cambios en mejores condiciones, sino a controlar un poco más la transferencia de peso desde los neumáticos traseros y así controlar el sobreviraje. 



Max me preguntó si freno con el pie izquierdo, y le dije que no sabía hacerlo



"Max me preguntó si freno con el pie izquierdo, y le dije que no sabía hacerlo, pero que usaba el punta tacón. Entonces se sorprendió como un niño pequeño y me comentó que nunca lo había probado. Se nota que somos de tradiciones distintas. Él es más un piloto 'de PlayStation', pero claramente es un talento", continúa Whincup.



"Me gustaría ver a tipos de F1 probar los Supercars. Lo más complicado sería en las frenadas, aunque Fabian Coulthard frena con el pie izquierdo y no le va mal. También sería difícil para ellos el paso por curva. Nosotros tan sólo tenemos 200 kilos de carga aerodinámica a 200 kilómetros/hora, mientras que ellos ya tienen esos 200 kilos tan sólo circulando por el pit-lane. Las diferencias son enormes", concluye el actual campeón de los Supercars.



Este fin de semana se disputaron cuatro carreras no puntuables para los Supercars en Albert Park, con victoria global del evento –el piloto que más puntos sumó a lo largo de las cuatro carreras– para Scott McLaughlin, del Dick Johnson Racing Team Penske. Red Bull Holden Racing Team no tuvo el mejor fin de semana, y el mejor de sus pilotos fue Whincup, quinto. Van Gisbergen sufrió un accidente en la tercera carrera y tan sólo pudo ser undécimo en el cómputo final. 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top