ENERGÍAS ALTERNATIVAS

Forze VI y su récord en Nürburgring con hidrógeno

Un grupo de estudiantes comanda este interesante proyecto

El Forze VI está diseñado sobre la base de un Caterham Seven

AmpliarEste es el Force VI - SoyMotorEste es el Force VI

Nürburgring; banco eterno de pruebas. Todo vehículo que se precie ha pasado por sus 73 curvas en algún momento de su vida. Los fabricantes no sólo buscan los límites de sus coches en el Infierno Verde, sino que también compiten por ser los mejores. La tabla de tiempos corona al mejor GT, al mejor tracción delantera o a los mejores superdeportivos. Sin embargo, hoy el hidrógeno y la ilusión de unos estudiantes son los protagonistas.

Os presentamos al Force VI. Este monoplaza que luce resplandeciente en la foto posee desde hace unos días el récord de vuelta rápida en Nürburgring para un vehículo propulsado por hidrógeno. Detrás de este proyecto, un grupo de 50 estudiantes de la Universida Tu Delf, en Holanda. Tras su volante, el ex piloto de F1 holandés Jan Lammers. Ingredientes perfectos para demostrar que el hidrógeno es una fuente de energía alternativa muy eficaz. No obstante, rodar por debajo de los 11 minutos en Nürburgring es algo muy destacable.

En el aspecto técnico, este Force VI está diseñado y construido sobre la base de un Caterham Seven. Mejor dicho, sobre su chasis, puesto que la carrocería es de diseño propio en fibra de vidrio. Esto permite al Force VI arrojar un peso en la báscula de 900 kilogramos aproximadamente. Dos tanques de tres kilos de hidrógeno a 350 bares son el motor de este vehículo. Mediante la mezcla del hidrógeno con el oxígeno recibido por el sistema de admisión, se genera electricidad que permite alcanzar a este vehículo los 258 caballos de potencia.

Esta máxima potencia de 258 caballos sólo puede ser mantenida durante media hora -unas tres vueltas-, tiempo más que suficiente para conseguir el crono final de 10 minutos, 42 segundos y 58 centésimas. Parte de la clave de este registro radica en su aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de cuatro segundos y su velocidad máxima de 210 kilómetros por hora, discreta pero efectiva a lo largo del Infierno Verde. Además, uno de sus puntos fuertes es que sus tanques de alta presión sólo tardan tres minutos en recargarse.

El éxito cosechado por estos 50 estudiantes de la Universidad Tu Delf y las buenas palabras de Jan Lammers tras bajarse del monoplaza han fortalecido el proyecto. De hecho, estos estudiantes amenazan con volver y han confirmado que están trabajando para mejorar las especificaciones de este monoplaza. Si la potencia máxima actual es de 190 kilovatios, en el próximo prototipo esperan llegar hasta los 200 kilovatios (kW). ¿Conseguirán romper la barrera de los diez minutos en Infierno Verde?

 

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top