A TIROS

El Seat León de la policia italiana presume de blindaje

Un auténtico arsenal de balas no consigue atravesar la coraza del Seat León

Ni siquiera piedras de gran tamaño pueden romper las ventanillas del coche

Cargando vídeo...

Tiros, piedras, golpes... Es perfectamente lo que podría sufrir un Seat León de la Polizia italiana en mitad de una manifestación. Los vehículos adquiridos tanto por los Carabinieri como por la Polizia di Stato deben aguantar los mayores envites y antes de estar de servicio, deben pasar un test de 'calidad'. Y no, no consiste en ver si su consumo es el adecuado o en cuanto hace una aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora. Se trata de poner a prueba la resistencia del Seat León a base de acribillarlo a balazos.

Después de ver el video, se puede decir que los Seat León han pasado la prueba con nota. Protegidos bajo la especificación B4, los nuevos modelos de la casa de Martorell son capaces de proteger de los disparos de prácticamente cualquier arma corta. Esto es posible gracias a que estos Seat León han 'engordado' en 22 milímetros en las zonas acristaladas, sobre todo en la luna frontal, quizá la más susceptible de ataques. También las puertas han sido reforzadas con paneles que resisten impactos a 1.400 kilómetros/hora.

Para hacerse una idea de la resistencia de todos los componentes del Seat León de la policia, sólo hay que poner en una lista las armas que serían inútiles contra sus defensas. Acorde a las pruebas realizadas, cualquier pistola de 9mm o inferior no tendría nada que hacer, como tampoco una de los revólveres más potentes del mercado, el Magnum 44. Otro gallo cantaría en caso de utilizar rifles como el AK-47 o subfusiles como el Uzi, pero parece poco probable que en el día a día o en manifestaciones violentas se puedan topar con armas de estas características.

Los Seat León también pasaron con nota test de velocidad y resistencia en 30.000 kilómetros

Pero las pruebas no terminaron ahí. También se realizó un test por separado para comprobar la resistencia de los cristales de las ventanillas. Estos resisten los envites y golpes de piedras de gran tamaño lanzadas directamente contra el cristal a través de un tubo a varios metros de altura, consiguiendo así reforzar la protección de los agentes. Y lo mejor, con apenas cambiar las puertas completas y las lunas, los coches de pruebas quedaron perfectamente operativos para ofrecer sus servicios a la policía italiana.

Y es que estos Seat León además cuentan en su haber con otras pruebas. Las puertas de los mismo se abrieron y cerraron 100.000 veces con un robot o realizaron 30.000 kilómetros sin descanso (solo para repostar), alcanzando a su vez los 200 kilómetros/hora en las pruebas de persecución gracias a su motor 2.0 TDi. En definitiva, estas unidades policiales están preparadas y más si tenemos en cuenta su equipamiento específico, que va desde las habituales y necesarias sirenas, hasta la jaula de seguridad trasera para los detenidos, la geolocalización por GPS o el sistema de radio policial.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top