ÉPICA REMONTADA

Antonio García firma una victoria antológica en las 12h de Sebring

El Cadillac #10 soporta los ataques del Mustang Smapling Racing y aumenta el liderato

Antonio García se transforma en David y vence a Goliat: los Ford GT

AmpliarAntonio García en una foto colgada en su Twitter – SoyMotor.comAntonio García en una foto colgada en su Twitter

En las 12 horas de Sebring de 2017 ha habido dos ganadores. El oficial, que ha sido el equipo de Wayne Taylor, y Antonio García. El madrileño se ha llevado los titulares más importantes tras derrotar en un duelo directo a los tres Ford GT de Ganassi

El ritmo de los coches de la marca del óvalo azul ha sido demencial. Pese a salir uno de ellos desde el pit-road por problemas en el cambio, a mitad de carrera ya estaban las tres unidades de Chip Ganassi en el grupo que lucharía por la victoria. Pese a esa ventaja del trío de Ford, que también fue clara en Daytona, Antonio no se rindió. 

El Chevrolet #3 se asemejó a un saco de boxeo. Jan Magnussen se enzarzó en una pelea con el Ford #68 de Billy Johnson pasada mitad de carrera, y casi sale perdiendo. Una maniobra demasiado arriesgada que pudo costar la victoria final. Tan sólo relegó al C7R a la sexta posición del pelotón, siendo el coche más lento. Pero el arma secreta de la marca de General Motors fue la noche. Bueno, y García. 

Justo al anochecer, salió una bandera amarilla que agrupó al pelotón. Era el momento de Antonio. Con una precisión de un cirujano, rebasó uno a uno a sus rivales. Sin cometer un simple error. Trazó con gracia, agresividad y efectividad. Y se colocó segundo. Segundo y recortando al Ford #66. El líder. Antonio no terminó ahí, pues con las paradas bajo bandera verde, consiguió esa primera posición. Su ritmo demencial, le valió ponerse líder. 

Pero como toda victoria, el camino no estuvo exempto de sufrimiento. A falta de 1 hora, última neutralización de la carrera. Eso juntó al pelotón, y por ello apareció un rival inesperado: el Porsche 911 de Patrick Pilet. Otro invitado sorpresa a lo que, sobre el papel, se dibujó en las primeras vueltas como la fiesta de Ford en Sebring 50 años después de la victoria de Bruce McLaren y Mario Andretti. El 911 presionó a García, pero desapareció del retrovisor a falta de 40 minutos. La suerte sonrió a Antonio: el Porsche sufrió un pinchazo que dilapidó la pelea por la victoria. Entonces, Antonio, administró la ventaja. 

No es fácil hacerlo. No se trata de conducir. Se trata de ser capaz de responder ante el imperante ritmo de los Ford. Sí, insistiré: los Ford eran el mejor coche hoy en Sebring, pero no ganaron. Ya sea por pundonor o por talento, no ganaron. Lo hizo Antonio. Y, de paso, sus compañeros en el Chevrolet #3. ¿El motivo físico? Una gestión de otro planeta de los doblados. 

Pasaban las vueltas, y el Ford seguía a 1,5 segundos de media. García notaba el aliento de los ganadores de Le Mans y de Daytona. El aliento del que muchos consideran un prototipo más que un GT -pese a que cumple el reglamento. El coco, el coche a batir. El arte de doblar fue clave, y el Ford se hizo chico conforme se daban vueltas: García le tiraba doblados en zonas complicadas como el que asedia a una ciudad, y lo hizo de forma constante. Y así, 12 horas después de empezar cuarto, el Chevrolet #3 con Antonio García al volante cruzó la meta séptimo en la clasificación global, primero en su categoría: GT Le Mans. Antonio y Chevrolet demostraron una cosa, y es que Ford es batible. ¿Hay que trabajar de forma perfecta? Sí. ¿Hay que esforzarse? Mucho. Pero así son las carreras, imprevisibles. 

La pelea por la victoria global de la carrera fue también de las duras. Una hábil estrategia y el uso correcto de los doblados permitió al Cadillac #10 arrebatar el liderato al Mustang Sampling Racing, y cruzó la meta con casi 12 segundos de ventaja. Con esta victoria, se acomodan en la primera posición en el IMSA Weathertech Sportscar championship. 

En GT Daytona la victoria fue para Jeroen Bleekemolen, Ben Keating y Mario Farnbacher. El trío de Riley Motorsports a bordo del Mercedes AMG GT3 #33 jugaron bien sus cartas, y tras un adelantamiento con roce incluído, dejaron atrás a los actuales campeones, el Ferrari #63 de Scuderia Corsa. 7

Por último, y no por ello menos importante, los Prototype Challenge tuvieron una carrera tranquila. Con tan sólo cuatro participantes en la prueba, James French pudo alzarse con la victoria, dejando al #8 de Starworks Motorsport a más de una vuelta de ventaja. 

Esta semana se ha celebrado San Patricio. El trébol de cuatro hojas es un distintivo en el casco de Antonio. Desde sus inicios en el kárting lo viste, lo luce. Desde esos momentos en los que sueñas con ganar carreras. Y hoy ganó la ilusión, el esfuerzo y la dedicación. Hoy, ganó Antonio García.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top