Pruebas SOYMOTOR.COM

Prueba Skoda Superb Combi 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: rey del espacio

Probamos la versión tope de gama del Skoda Superb Combi

La carrocería familiar ofrece un maletero de 660 litros y gran espacio interior

Los 280 caballos, el cambio DSG y la tracción integral añaden un plus al comportamiento

AmpliarPrueba Skoda Superb Combi 2.0 TFSI 280 4x4 DSG - SoyMotor.comPrueba Skoda Superb Combi 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: rey del espacio

En un mundo en el que los SUV dominan con mano de hierro las listas de ventas y las avenidas de las grandes ciudades, los automóviles con carrocería sedán han sido las grandes perjudicados y salvo las berlinas de representación, el resto parecen haber quedado relegadas al olvido. Sin embargo, tienen muchas virtudes para convertirse en el familiar perfecto, especialmente si recurrimos a sus versiones familiares.    

Es el caso del Skoda Superb Combi que he probado durante una semana y al que no le falta de nada: carrocería de casi 5 metros, espacio interior sin rival, uno de los maleteros más grandes del mercado y también un poderoso motor con empuje de deportivo y tracción integral. ¿Habrá logrado convencernos?

Fotos - Prueba Skoda Superb Combi

FOTOS: Prueba del Skoda Superb Combi

 

SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: PRIMERAS SENSACIONES

La recogida de la unidad de prensa es la Torre de Cristal, una de los cuatro gigantes que dominan el techo de la capital desde hace unos años. En la planta baja del garaje nos espera el Superb Combi y no es difícil encontrarlo, incluso sin recurrir a apretar el mando y buscar el destello de las intermitencias. Su gran tamaño y el color rojo de esta versión SportLine llaman poderosamente la atención, al igual que sus colosales dimensiones.

 

SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: MOTOR

Esta nueva generación del Superb, al igual que otros modelos del grupo VW, ha dado la puntilla al carismático V6 atmosférico, especialmente conocido por dar vida al Golf R32. Resulta que la anterior versión tope de gama del Superb también montaba esta mecánica con una cilindrada de 3.600cc e, ingenuo de mí, me llevé una ligera decepción al poner por primera vez en marcha al gigante checo.

Sin embargo, este me demostraría a lo largo de la prueba, que la razón del nuevo 2.0 TFSI se impondría a la “pasión V6”. Si bien este último es más sedoso y su sonido es mucho más gratificante, también dispone de menor respuesta a bajas revoluciones y sobre todo, es mucho más sediento. Si atendemos a las cifras oficiales, el antiguo V6 gasta tres litros más a los cien, diferencia que aumenta si circulamos en ciudad. En prestaciones, también está en cierta desventaja, debido a los 280 caballos y 350 Newton-metro de par del nuevo cuatro cilindros turbo.

Prueba Skoda Superb Combi

No debes subestimar al 2.0 TFSI, que cuenta con idéntica especificación y potencia al Golf GTi Clubsport que probé en el Jarama aunque debe arrastrar con unos cuantos cientos de kilos extra. A pesar de ello, el Superb Combi se mueve con inusual soltura entre el tráfico, y a poco que lo subo de vueltas, brinda una superioridad notable respecto al resto de vehículos que lo rodean.

Aunque no suene igual, el 2.0 TFSI es más rápido y eficiente que el antiguo 3.6 V6 atmosférico

Resulta ciertamente sorprendente la gran polivalencia del 2.0 TFSI, que bien sirve de base para el Golf más rápido de la historia en Nürburgring como ocupa el vano motor de una berlina familiar como la probada.

Recordemos que esta motorización es la más cercana en potencia a los modelos deportivos vRS que Skoda ofrece en otras gamas como el Octavia o el futuro Kodiaq vRS, ya confirmado oficialmente. Más adelante comprobaré como pese a no ser un deportivo, el Superb Combi puede sacarte más de una sonrisa en carreteras sinuosas.

En ningún caso podrá existir queja de las prestaciones, con una aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora que ronda los 6 segundos y unas recuperaciones poderosas -80 a 120 km/h en apenas 3,5 segundos- y una pasmosa facilidad para volar por autopista, su verdadero coto de caza, donde el Superb devora kilómetros a modo de alfombra voladora.

Prueba Skoda Superb Combi

La archiconocida caja de cambios DSG de 6 velocidades completa un paquete que podremos adaptar a nuestro gusto con los distintos modos de conducción –modifican la respuesta del motor, la asistencia de la dirección y la electrónica-. Las levas, al igual que en el Subaru Levorg que probé hace unos meses, dejaban que desear por tacto, si bien el tiempo de respuesta del DSG es de los mejores de su segmento. En modo Eco disponemos de navegación a vela, muy útil para rebajar consumos.

PRESTACIONES*


SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG
0-50 km/h 2,2 segundos
0-100 km/h 5,9 segundos
0-402 metros (1/4 milla) 13,7 segundos
Fuerzas G máxima en curva 0,77 G

*Obtenidas con el acelerómetro Beltronics Vector FX2

 

SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: INTERIORES Y EQUIPAMIENTO

Llegamos a uno de los apartados donde el Skoda Superb Combi se muestra intratable. Igual que un superdeportivo saca pecho en circuito o en prestaciones puras, nuestro protagonista no tiene rival si hablamos de espacio interior.

Y no lo digo yo, sino nuestro metro reglamentario que por poco se queda corto para medir alguna de las cotas del Superb. Valga como ejemplo el espacio para las rodillas en las plazas traseras con un máximo de 49 centímetros, lo que da la sensación de ir una pequeña limusina. Y es que algunas cotas superan incluso al Mercedes Clase S, ¡y eso que este le saca casi 0,3 metros de longitud a nuestro Skoda! Otra de las claves es la enorme batalla de 2,84 metros, una de las más largas de su segmento, lo que unido a esta carrocería familiar Combi supone el combo definitivo en este apartado.

Prueba Skoda Superb Combi

En las plazas delanteras nos reciben unos anatómicos asientos deportivos forrados en una agradable combinación de cuero y Alcantara, si bien sólo el del conductor dispone de reglajes eléctricos. La visibilidad es buena en todos los planos si bien echo de menos unos retrovisores exteriores un poco más grandes. Piloto y copiloto se quedarán asombrados si echan un vistazo detrás, e incluso este último podrá hasta sentir cierta envidia del espacio disponible.

Prueba Skoda Superb Combi

Como digo las cotas de las plazas traseras son de matrícula de honor, un verdadero privilegio que tres ocupantes disfrutarán sin estrecheces gracias a los 1,32 metros de anchura total de la banqueta trasera o los 95 centímetros de altura para la cabeza –serían más sin el techo panorámico opcional-. Eso por no hablar del ya comentado espacio para las piernas. Simplemente sensacional.

Tampoco se queda atrás el maletero que dispone de una capacidad de 660 litros y 117 centímetros de largo, y que gracias a unas formas muy regulares permite aprovechar al máximo el espacio. La boca de carga situada a 57 centímetros del suelo o el cierre eléctrico del portón facilitan la tarea. Plegar los asientos es realmente sencillo gracias a un  sistema de plegado rápido bien ideado, lo que nos deja un espacio de 1 metro de ancho por 2,10 metros de profundo y 1.950 litros de capacidad. ¡Perfecto para la mudanza!

Prueba Skoda Superb Combi

El Skoda Superb Combi se permite el lujo de superar en algunas mediciones interiores a todo un Mercedes Clase S

La capacidad de carga y un amplio habitáculo es algo que presuponía a este Superb incluso antes de probarlo, sin embargo también me ha sorprendido el gran salto de calidad y acabados respecto a modelos anteriores del fabricante checo. Parece que por fin alguien en el grupo Volkswagen se ha dado cuenta que, si bien hay que posicionar las distintas marcas del grupo, esto no debe estar reñido con un diseño interior notable. Este acabado SportLine dispone de una iluminación ambiental muy agradable –y configurable en varios colores- y elementos exclusivos como tapizados en cuero y Alcantara así como otros detalles que suben el nivel.

Los ingenieros de Skoda también han resuelto con acierto la conectividad y vida a bordo con detalles poco comunes como numerosas tomas de 12V, USB y hasta una toma de 220V en las plazas traseras, que permiten por ejemplo recargar un pórtatil. Además, detrás disponemos de aireadores y selector de temperatura para sentirnos como en casa. El detalle definitivo lo encontramos en las puertas delanteras, que esconden dos paraguas para salvarnos de aguaceros imprevistos.

SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: CONDUCCIÓN

Nuestro recorrido habitual de pruebas me permitió comprobar la distintas facetas que esconde esta berlina con carrocería familiar de grandes dimensiones. Si bien es verdad que, a día de hoy, es difícil probar un automóvil nuevo que vaya mal, lo cierto es que el Skoda Superb me dejó un buen sabor de boca incluso en escenarios que, a priori, no parecen idóneos para sus 4,8 metros de largo y larguísima batalla.

Prueba Skoda Superb Combi

Es precisamente aquí, en los puertos de montaña de la Sierra norte de la capital donde comprobamos la equilibrada puesta a punto del chasis y suspensiones, que junto a los neumáticos Pirelli Cinturato P7 en medidas 235/40 R19, reducen la sensación de flotación y el balanceo general de este “transatlántico de la carretera”. El equipo de amortiguadores y muelles no es regulable pero muestra un ajuste equilibrado con una punto extra de rigidez que mejora las reacciones y las hace más directas sin perjuicio de la comodidad en uso diario.

Apoyado en la tracción integral para mitigar el subviraje, el Skoda Superb aprovecha los 280 caballos para catapultarte entre curvas. En plena trazada se muestra ciertamente ágil para sus dimensiones si bien los excesos son cortados de raíz por el control de estabilidad. En cualquier caso, la capacidad para ir rápido es notable y más que adecuada para la mayoría de los mortales. Si te compras este coche para correr en puertos o circuito, el problema no es del coche sino tuyo. Pese a ello se defiende más que dignamente a un ritmo interesante en trazados sinuosos.

Prueba Skoda Superb Combi

La combinación de motor, cambio y tracción dotan de cierto carácter deportivo a nuestro protagonista

La autovía A1 nos da una nueva visión del poderío del paquete formado por cambio, propulsor y tracción, mientras disfruto de una sensación total de aplomo y ciertos automatismos como el mantenimiento de carril o control de crucero. Es vías rápidas donde el Superb Combi se muestra como pez en el agua, donde dispone de una capacidad excelente para hacer viajes de forma cómoda y tan rápida como el conductor desee.

En entornos urbanos sin encuentro ciertas limitaciones, dadas lógicamente por sus grandes dimensiones. Si bien no es tan ancho como otros modelos que he probado –Mercedes-AMG C 63 Coupé o Audi TT Roadster-, su longitud general es un problema a la hora de aparcarlo en ciudad. En paralelo no resulta sencillo encontrar un hueco semejante y en batería a menudo sobresale la zaga o el morro. Es el peaje a pagar por un espacio interior sin rival.

SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: ECONOMÍA DE USO

De acuerdo con el configurador de la marca, puedes tener tu propio Skoda Superb Combi desde 22.290 euros. Todo un precio de derribo si tenemos en cuenta el espacio, las cualidades ruteras y el buen hacer del modelo checo. Claro que por ese precio no esperes una versión tan equipada ni potente como la que hemos probado, sin embargo sirve para hacerse una idea de los precios competitivos de la gama.

Prueba Skoda Superb Combi

En nuestro caso, hemos probado la versión tope que incluye, como ya hemos comentado, el motor más poderoso, tracción 4x4, cambio DSG y el acabado Sport Line. Con todo ello el precio de nuestra unidad es de 44.820 euros –sin descuentos ni extras-, nada menos que ell doble que el modelo básico. A este precio base habría que añadir extras como el techo panorámico o el equipo de sonido Canton Sound System, dos extras recomendables para que no nos falte de nada.

Prueba Skoda Superb Combi

Los consumos me han parecido contenidos para el empuje, volumen y peso del Superb Combi y el lastre de la tracción integral. En nuestro circuito de pruebas de unos 140 kilómetros de longitud gastó 8,7 litros cada 100 kilómetros, si bien en autopista se puede bajar un litro sin demasiadas dificultades. Los 66 litros de capacidad no te permitirán superar los 1.000 kilómetros de autonomía como en las versiones TDI pero si acercarte a los 700, lo que no está nada mal para sus 280 caballos

Si somos suaves con el pie derecho, se pueden conseguir medias inferiores a 10 litros en ciudad y de unos 7 en carretera convencional. Si apuramos las marchas y nos damos más alegrías el consumo sube exponencialmente, no hay que olvidar que disponemos de 280 caballos.

SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: RIVALES

En el mercado de vehículo nuevo existen opciones semejantes al Superb Combi, si bien no es sencillo hacerle frente por cotas interiores o por maletero. Entre todas las alternativas hemos seleccionado las siguientes:

Volkswagen Passat Variant: dentro del mismo grupo, Volkswgen ofrece la opción del Passat Variant, que para asimilarlo a nuestro protagonista habría que elegir con el paquete deportivo R-Line o bien en acabado Sport. Además de una imagen más deportiva, el Passat Variant es algo más pequeño en dimensiones generales –mide 4,76 metros y la batalla tiene 2,79 metros- y dispone de la última tecnología, como un cuadro digital o el motor TDI Biturbo de 240 caballos. El precio del Volkswagen Passat Variant Sport con motor 2.0 TSI de 280 caballos y tracción integral 4Motion parte de los 48.520 euros, unos 4.000 más caro que el Skoda. Eso sí, el maletero alcanza los 650 litros, sólo 10 menos que su rival checo.

Mazda 6 Wagon: el japonés que estrena imagen supone una alternativa exótica y menos vista que el Skoda. A su favor una concepción más deportiva, un diseño diferente y atractivo y un precio algo inferior. El maletero cubica “sólo” 522 litros pese a medir 4,8 metros de largo. Las motorizaciones son algo más limitadas, con un 2.2 turbodiésel de 175 caballos y un 2.5 gasolina atmosférico de 192 caballos. Mazda pide 42.465 euros por el Mazda 6 Wagon 2.2 Diesel AWD en acabado Luxury Premium, el más completo de la gama.

Prueba Skoda Superb Combi

SKODA SUPERB COMBI 2.0 TFSI 280 4x4 DSG: CONCLUSIONES

Si estás buscando un automóvil para toda la familia y con espacio hasta para hacer una mudanza pero no te convencen los grandes SUV, no deberías pasar por alto el Skoda Superb Combi. Esta nueva generación supone un gran salto adelante respecto a su antecesor en calidades, imagen o tecnología dentro del grupo Volkswagen. Skoda quiere elevar su cuota de mercado con un producto bien terminado y puntuando notablemente en muchos apartados. El precio es otro de sus argumentos frente a la competencia, mientras que por espacio interior es el rey del segmento.

En esta versión tope de gama incluso tiene cabida una faceta deportiva poco común en berlinas familiares de este tamaño gracias a un propulsor excelente que acompañado del cambio DSG y la tracción integral lo hace eficaz y más rápido de lo que imaginas. Todo ello sin consumir más de lo necesario –teniendo en cuenta que tiene 280 caballos- y con unas cualidades viajeras destacadas. En definitiva, si el tamaño no es un problema, Skoda te ofrece un automóvil muy completo y equilibrado por un precio más que razonable. ¿A qué esperas para darle una oportunidad?

Prueba Skoda Superb Combi

FICHA TÉCNICA

  Mercedes-AMG C63 Coupé
Motor (tipo): Gasolina cuatro cilindros 16V turbo e intercooler
Cilindrada (cc): 1.984
Potencia (CV/rpm): 280 / 5600-6500
Transmisión: Automática doble embrague 6 velocidades
Velocidad máxima (km/h): 250
Aceleración 0-100 km/h (s): 5,8
Consumo medio homologado (L/100 km): 7,2
Largo/ancho/alto (m): 4,85/1,84/1,46
Peso (kg): 1.635
Emisiones CO2 : 164. Euro 6
Precio en euros: 44.820
Lanzamiento: 2016
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top